4 de junio de 2019 6:50 pm

Acusan a presidente de Obispos de Estados Unidos de mal manejo en caso de coerción sexual

Redacción ACI Prensa

Cardenal Daniel DiNardo / Crédito: Addie Mena (ACI Prensa)
Cardenal Daniel DiNardo / Crédito: Addie Mena (ACI Prensa)

El Cardenal Daniel DiNardo, Arzobispo de Galveston-Houston y presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB) fue acusado de manejar incorrectamente una denuncia de coerción sexual que habría cometido su exvicario general.

Una mujer del estado de Texas afirma que el Cardenal DiNardo permitió que el sacerdote, quien la habría coaccionado sexualmente, sea trasladado a otra diócesis y continuara en su ministerio a pesar de que le prometieron lo contrario.

Laura Pontikes, católica del área de Houston, dijo a Associated Press (AP) que si bien el Cardenal DiNardo reconoció que había sido “víctima” de manipulación por parte de un sacerdote arquidiocesano, el Purpurado permitió que el sacerdote continuara en ejercicio.

Durante un periodo difícil de su vida, Pontikes buscó en 2007 el consejo de Mons. Frank Rossi, vicario general de la Arquidiócesis de Galveston-Houston. La mujer alega que el sacerdote comenzó a presionarla, y también a su familia, por millones en donaciones; y que en 2012, ambos iniciaron una relación sexual que duró más de un año, cuando se reunían por orientación espiritual.

También alega que el sacerdote intentó absolverla sacramentalmente de los pecados sexuales que cometieron, lo cual es una falta canónica grave que puede llevar a la excomunión.

La Arquidiócesis cuestionó la explicación de Pontikes y dijo a AP que Mons. Rossi no escuchó la confesión de la mujer durante o después de su relación física, aunque no está claro cómo pudo confirmarlo, ya que los sacerdotes tienen prohibido identificar a los penitentes. Según AP, esa acusación ahora está sujeta a una revisión del “Vaticano”.

Pontikes afirma que terminó su relación con Mons. Rossi y se lo informó a la Arquidiócesis de Galveston-Houston en abril de 2016.

Por su parte, la Iglesia local dijo que instó a la mujer a informar el asunto a la policía, aunque se resistió a hacerlo. Las denuncias fueron presentadas a las autoridades en 2018 y ahora están sujetas a una investigación criminal.

Mons. Rossi renunció a su parroquia en mayo de 2016, afirmando que enfrentaba “problemas personales muy difíciles”.

Pontikes dijo que la hermana Gina Iadanza, una funcionaria de la Arquidiócesis, le dijo que a Mons. Rossi nunca se le permitiría volver a ser párroco. Sin embargo, la Arquidiócesis dijo a AP el reporte de Pontikes “no es preciso”.

Según el medio de comunicación, Pontikes y la Arquidiócesis estuvieron comprometidos por dos años en la mediación del asunto; pero no se informó si se llegó a un acuerdo.

Mons. Rossi regresó al ministerio activo después de un período de tratamiento, y en julio de 2017 se le otorgó el estado de retiro en la Arquidiócesis “con permiso para ministrar en la Diócesis de Beaumont”, según un anuncio de la Arquidiócesis de Galveston-Houston.

“Será el párroco de Our Lady of the Pines en Woodville, Texas”, señala el texto.

La Diócesis de Beaumont dijo a AP el 4 de junio que se le informó que Mons. Rossi era un sacerdote “en regla” cuando fue aceptado y que no se presentaron denuncias de mala conducta en su contra.

Asimismo, anunció el 4 de junio que Mons. Rossi fue puesto bajo “licencia administrativa”.

Vos esti lux mundi, el Motu Proprio publicado el 7 de mayo por el Papa Francisco, instruye que un clérigo acusado de obligar a una persona a tener una relación sexual “a través del abuso de autoridad”, debe estar sujeto a un proceso penal canónico.

Si bien el documento entró en vigencia el 1 de junio, todavía es posible que Mons. Rossi pueda enfrentar cargos canónicos por abusar de su posición para iniciar una relación sexual.

Vos estis lux mundi también exige investigaciones canónicas de los obispos acusados ​​de obstaculizar o descuidar las investigaciones sobre las denuncias de conducta sexual inapropiada, aunque no está claro si esas disposiciones se aplicarán a las denuncias contra el Cardenal DiNardo, ya que el abuso de cargos por coacción sexual no se había entendido como un crimen canónico hasta la promulgación de Vos estis lux mundi.

El Cardenal DiNardo, quien sufrió un derrame cerebral en marzo, es el encargado de dirigir la próxima semana la Asamblea de Primavera de la Conferencia de Obispos de Estados Unidos. Se espera que los obispos discutan un plan para implementar las nuevas normas sobre abuso, así como otros asuntos relacionados con la actual crisis de abuso sexual de la Iglesia.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, Abuso sexual, Obispos de Estados Unidos, USCCB, Cardenal DiNardo, inconductas sexuales, abuso

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios