El P. Oscar Martín, sacerdote de la Diócesis de Ciudad Real (España), sufre acoso por predicar la doctrina católica sobre la homosexualidad y señalar en una homilía las carencias afectivas en la infancia como origen "en muchos casos" de la atracción hacia personas del mismo sexo. 

El P. Martín es párroco rural y atiende las localidades de Villarta de San Juan, Cinco Casas y Arenas de San Juan. 

El pasado 16 de diciembre, celebró Misa en la parroquia de Santa María La Mayor de su localidad natal, Consuegra, para conmemorar el segundo día del triduo a Nuestra Señora de la Esperanza. 

En la homilía comenzó tratando sobre la expectación de la Virgen durante el embarazo de Jesús y cómo los deseos del corazón “nunca son desconocidos para Dios”. Y hablando de los anhelos, explicó que hay veces en que la persona ignora su origen. 

Así, abordó la cuestión de aquellos que sienten atracción por otros del mismo sexo. 

Más en España

El P. Martín expuso que, “en muchos casos, eso procede de una carencia no satisfecha en los comienzos de su vida, en los primeros días, meses de su vida”.

En concreto, se refirió a quien nace “con una sensibilidad especial, más sensible, más necesitado de atención, de afecto, de besos, de abrazos, de juegos, de contacto físico con su padre”.  

En ocasiones, “no se lo ha dado o no le ha dado lo suficiente”. Entonces, afirmó el presbítero, “ese agujero, esa carencia queda ahí y sale. Acaba saliendo confundida”. 

De tal forma que una falta de estima en la infancia se expresa en estas personas “con ese contenido sexual”, cuando “lo que busca es un afecto sano y un cariño sano de otro hombre, lo que él no ha recibido de niño”.

El P. Martín prosiguió desde el ambón aseverando que para quienes experimentan esta atracción hacia personas del mismo sexo “el amor sano de un amigo, el cariño, la cercanía, el abrazo sano, casto de un amigo sería una gran ayuda”. 

De esta manera, “si él quiere, con un poco de esfuerzo y con una ayuda como la que digo, puede cambiar su situación”. 

(El artículo continúa después)

Las palabras del sacerdote fueron reflejadas en los medios locales, de tal forma que se creó una polémica social. Esta ha desembocado en la condena de organizaciones como el sindicato Comisiones Obreras y en la convocatoria de un acto de acoso al sacerdote. 

El vídeo del escrache fue difundido a través de Twitter el pasado día 27 por el diputado nacional de Vox por Ciudad Real Ricardo Chamorro. En las imágenes se aprecia cómo el sacerdote es seguido por una turba de personas que le abuchean y gritan “fuera, fuera”. 

El Obispado de Ciudad Real ha confirmado a ACI Prensa que, en efecto, este acto de escrache contra el P. Martín se produjo, pero no ha podido especificar la fecha exacta. Las mismas fuentes afirman que no se va a producir ninguna reacción pública a lo sucedido por parte del Obispado.

La Iglesia y la homosexualidad

El Catecismo de la Iglesia Católica aborda la cuestión de la homosexualidad en los artículos 2357, 2358 y 2359. En ellos se explica que quienes experimentan atracción hacia el mismo sexo “deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza”.

Al mismo tiempo, se especifica que “se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta”.

La Iglesia enseña, además, que la tendencia homosexual es “objetivamente desordenada” y “constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba”.

Respecto de los actos homosexuales, el Catecismo afirma que “son intrínsecamente desordenados” y “no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual”, de tal manera que “no pueden recibir aprobación en ningún caso”.

“Las personas homosexuales están llamadas a la castidad” y “mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana”.