Caso Jacob Blake: Católicos rezan por la paz ante disturbios en Estados Unidos

Caso Jacob Blake: Católicos rezan por la paz ante disturbios en Estados Unidos
Foto referencial. Crédito: Unsplash - Therese Westby (der) / Pawel Janiak (izq).

Los católicos siguen orando por la paz después de la tercera noche de violencia en la ciudad de Kenosha, en Wisconsin (Estados Unidos), en medio de las protestas por el caso del afroamericano Jacob Blake, quien ha quedado con la mitad del cuerpo paralizado debido a los disparos de un policía.

Desde el domingo 23, cuando un policía en Kenosha disparó contra Blake siete veces, la ciudad ha sido escenario de protestas pacíficas, pero también de hechos violentos contra edificios públicos, negocios y autos. Además se registraron disparos.

El Departamento de Policía de Kenosha informó que dos personas murieron durante los disturbios del martes. El jueves 27 se declaró por quinta vez toque de queda en Kenosha.

Entre los videos virales, destaca uno en el que se muestra a manifestantes incendiar un conjunto de autos usados ubicado al otro lado de la calle donde está la iglesia de St. James.

En referencia a este video viral, un miembro de la parroquia St. James dijo a CNA, agencia en inglés del Grupo ACI, que "el mal que ven, no lo es todo". "Recuerde que cuando ora y cuando actúa en paz y con amor, ocurren muchas cosas buenas en el mundo también", dijo.

Esta persona pidió a CNA permanecer bajo anonimato para no ser víctima de acosos como el "doxxing", que es la difusión de información privada para intimidar, humillar o amenazar a quienes declaran.

Más en Mundo

El miembro de la parroquia dijo que en la noche del lunes 24 la iglesia fue blanco del vandalismo, pero sufrió menos daños que otras propiedades vecinas, como el concesionario de autos usados incendiado por manifestantes. 

Según los informes, ese mismo día una multitud se reunió frente a la iglesia y uno de los manifestantes alejó del templo al resto de personas para dirigirlas hacia otra propiedad.

Indicó que los manifestantes rompieron varias ventanas de la iglesia, y pintaron en su puerta principal la palabra "burn" (quemar), una cruz invertida en los exteriores y la frase "dios ha muerto", además de otras blasfemias en la propiedad de la escuela parroquial.

El miembro del personal de la iglesia, que reside en Kenosha de toda la vida, dijo que los disturbios eran "desgarradores de ver" y afirmó que el tiroteo, protestas y disturbios posteriores, son cosas que no suceden en el área, y que por ello "nadie supo cómo manejarlo".

Dijo que muchos de los que participan en las protestas y disturbios "no son de Kenosha" y que voluntarios locales han ayudado a la iglesia y al pueblo a limpiar todos los daños.

Además, señaló que los católicos locales están pidiendo a los sacerdotes que se unan para rezar el rosario y oraciones de exorcismo. "Hay muchas personas que solo están tratando de que la mayor cantidad posible de personas oren por todo lo que está sucediendo, y por la paz y para que nuestra comunidad esté a salvo nuevamente", dijo.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

El miércoles 26, la madre de Blake llamó a los manifestantes a permanecer en paz. "Mientras oro por la sanación de mi hijo, física, emocional y espiritual, también he estado orando incluso antes de esto, por la curación de nuestro país. Dios nos ha puesto a todos y cada uno de nosotros en este país, porque quería que estuviéramos aquí", dijo.

En un video de la escuela parroquial St. Joseph en Kenosha, el P. Todd Belardi rezó con los alumnos el Rosario por la justicia y la paz en el mundo y "especialmente aquí en Kenosha, por todos los recientes sucesos ocurridos la noche pasada".

El lunes, el Arzobispo de Milwaukee, Mons. Jerome Listecki, también rezó por la curación de Blake y por la paz en la comunidad. Afirmó que solo con actos de misericordia, de protección de la dignidad de toda persona humana y "con respeto por el bien común" y una "búsqueda inquebrantable de la igualdad y la paz", deben purgarse los pecados de violencia, injusticia, racismo y odio.

El caso de Jacob Blake

El domingo 23 de agosto se hizo viral un video en el que se muestra cómo un oficial de policía disparó siete veces al afroamericano Jacob Blake por la espalda a una distancia reducida, mientras subía a su camioneta en Kenosha, Wisconsin (Estados Unidos).

El Departamento de Policía de Kenosha señaló que los oficiales presentes en el lugar del tiroteo estaban en medio de un operativo relacionado a una disputa doméstica.

Luego del lamentable suceso, Blake fue llevado a un hospital del área de Milwaukee y según señaló el martes 24 de agosto el abogado de su familia, Jacob tiene paralizada la parte inferior del cuerpo y sería un "milagro" que vuelva a caminar.

Ante los disturbios durante las protestas por el tiroteo policial a Blake, el condado de Kenosha declaró toque de queda de emergencia la noche del domingo hasta la mañana del lunes. Lo mismo ocurrió los días posteriores hasta el miércoles 26.

En la segunda noche de disturbios, grupos de manifestantes incendiaron varios edificios, destruyendo parte de un distrito comercial en Kenosha. También fueron bloqueadas varias carreteras.

El miércoles, la policía de Kenosha informó que en la noche del martes dos personas murieron y una tercera resultó herida durante un tiroteo y dijo que tres oficiales involucrados fueron puestos en licencia administrativa.

El miércoles por la tarde, The New York Times informó que la policía arrestó a Kyle Rittenhouse, de 17 años, en Antioch (Illinois), acusado de homicidio intencional en primer grado, de acuerdo a un documento de la Corte de Lake County.

El periódico de Winsconsin, Milwaukee Journal-Sentinel, informó que grupos de personas armadas también fueron vistos el martes por la noche vigilando negocios, entre ellos, una estación de servicio y una tintorería.

En las redes sociales circulan videos que muestran protestas pacíficas, pero también violentas.

El comunicado de la oficina del fiscal general informó que la División de Investigación Criminal (DCI) está liderando la investigación y cuenta con la asistencia de la Patrulla Estatal de Wisconsin y la Oficina del Sheriff del Condado de Kenosha.

"Todas las fuerzas del orden involucradas están cooperando plenamente con DCI durante esta investigación. Los agentes implicados han sido puestos en licencia administrativa", añadió.

Hace unas horas, la policía de Kenosha informó que el miércoles 26 en la tarde arrestaron a 9 individuos que ocupaban vehículos que contenían varios artículos que incluían cascos, máscaras de gas, chalecos protectores, fuegos artificiales ilegales y presuntas sustancias controladas. Por ello, declaró toque de queda en la ciudad el jueves 27 desde las 7:00 p.m.

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.