4 de abril de 2022 - 3:39 PM

40 años de la guerra de las Malvinas: Obispo pide construir una Argentina de hermanos

POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

Soldados guerra de las Malvinas se encomiendan a Virgen de Luján, 1982. Crédito: Obispado Castrense de Argentina.
Soldados guerra de las Malvinas se encomiendan a Virgen de Luján, 1982. Crédito: Obispado Castrense de Argentina.

A 40 años de la guerra de las Malvinas, los obispos de Argentina, jefaturas de las fuerzas armadas y del orden, fieles, entre otros, oraron por los caídos y sus familias y pidieron a la Virgen de Luján que los proteja para lograr ser una patria de hermanos. 

En la Catedral de Nuestra Señora de Luján se celebró el 2 de abril una Misa presidida por el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Mons. Oscar Ojea. Concelebraron el Arzobispo de Mercedes-Luján, Mons. Jorge Scheinig; el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera; y obispos Auxiliares.

Entre los invitados estuvieron ministros de Estado, el secretario de Culto de Buenos Aires, jefaturas de las fuerzas armadas y del orden, entre otros.

En la homilía, Mons. Scheinig expresó que “la patria hace las veces de padre y de madre que ampara, cuida, protege y da seguridad a todo un pueblo. La patria es herencia que abraza, es identidad que sostiene, es tierra que contiene, es pueblo que camina con un destino común. La patria es pasado, presente y futuro. La patria es encuentro”.

“Necesitamos urgentemente sacar a la patria de cualquier tensión, para no debilitarla o excluirla. Sin patria somos errantes y corremos el serio riesgo de quedarnos sin fraternidad, de desconocernos, destratarnos, ignorarnos, maltratarnos”, aseguró el Arzobispo de Mercedes-Luján.

En ese sentido, Mons. Scheinig sostuvo que se deben hacer “enormes esfuerzos por cuidarnos y ampararnos los unos a los otros”, porque “muchas pueden ser las personas que hoy cargan con un sentimiento de orfandad, sentimiento que las deja a la deriva, descuidadas y desprotegidas”.

“Ese ha sido el doloroso testimonio que nos han dado los sobrevivientes de Malvinas, lo que han experimentado durante la guerra y luego de ella, la de sentirse abandonados a su suerte. Esa terrible experiencia humana ha sido un pecado gravísimo del que muy poco nos hemos arrepentido y del que muy poco hemos aprendido”, agregó.

Por ese motivo, Mons. Scheinig alentó a “trabajar duro para que la patria no se pierda” y “hacer realidad una patria de hermanos”.

Para ello, es “imprescindible hacernos cargo los unos de los otros y darnos seguridad y hacerlo sin indiferencias ni indolencias, sin pasividad ni improvisación”.

“En nuestra patria toda persona debe ser reconocida, respetada en su dignidad, toda persona debe tener su lugar, un lugar concreto que nada ni nadie pueda arrebatarle”.

“Seguramente, en este desafío de construir una patria de hermanos, por momentos algunos se sentirán más fuertes y podrán dar fortaleza a los más débiles y en otras ocasiones los fuertes se convertirán en débiles y necesitarán ser fortalecidos por otros que tal vez estuvieron en situaciones de debilidad y desprotección”, afirmó el Arzobispo de Mercedes-Luján.

Guerra de las Malvinas

El 2 de abril de 1982 los soldados argentinos desembarcaron en las Islas Malvinas con el fin de recuperar esos territorios tomados en 1833 por Gran Bretaña.

Luego de 10 semanas de conflicto, en la que fallecieron 649 soldados argentinos y 255 soldados ingleses, Inglaterra obtuvo el control de las Islas. 

Una imagen de la Virgen de Luján acompañó durante ese tiempo a los soldados con Misas diarias, oraciones e incluso encabezó una procesión al finalizar el conflicto.

Fue un capellán inglés que ayudó a enterrar a los soldados argentinos el que pidió llevar la imagen mariana a Inglaterra para rezar por los fallecidos de ambos países.

No se supo más de la imagen, hasta que en 2016 un periódico de la Asociación de Veteranos de Guerra de Malvinas (AVEGUEMA) publicó un artículo donde mencionó que la Virgen de Luján se encontraba en la Catedral Castrense de San Miguel y San Jorge en Aldershot, Inglaterra.

Tras verificar su hallazgo, la imagen mariana fue restituida el 30 de octubre de 2019 a Argentina, durante una Audiencia General con el Papa Francisco.

Desde entonces, la Virgen de Luján ha recorrido las distintas capellanías en Argentina y encabezado actividades relacionadas con el 40° aniversario del conflicto bélico.

Etiquetas: Argentina, Conferencia Episcopal Argentina, Aniversario, Islas Malvinas, Guerra de las Malvinas

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios