Cardenal que acompañó al futuro Beato Pironio en sus últimos días: “He conocido un santo”

Cardenal Estanislao Karlic Cardenal Estanislao Karlic. | Crédito: Julieta Villar / ACI Prensa.

En pocos días, la Iglesia en Argentina celebra la beatificación de uno de sus más distinguidos fieles, el Cardenal Eduardo Pironio, cuyo ministerio dejó una huella indeleble. ACI Prensa habló con uno de sus compañeros en el Episcopado, el Cardenal Estanislao Karlic, quien testimonia su amistad franca y generosa, y su entrega total a Dios.

El Cardenal Estanislao Esteban Karlic nació en Oliva (Córdoba) en 1926. Fue Arzobispo de Paraná, Presidente del Episcopado Argentino, y uno de los redactores del Catecismo de la Iglesia Católica, entre otros hitos que marcaron su vida sacerdotal y su ministerio episcopal.

Hoy, con 97 años y 10 meses —69 de ellos como sacerdote—, vive junto a una decena de religiosas en el monasterio benedictino Nuestra Señora del Paraná, en un pueblo llamado Aldea María Luisa, de la provincia de Entre Ríos. 

Su dificultad para caminar y su escasa visión no le impiden celebrar la Misa cada día, aunque con la asistencia constante de una religiosa, que permanece a su lado durante la ceremonia y le va marcando los pasos a seguir. Sin embargo, en el momento de la Consagración, el cardenal se sumerge en el misterio de la Eucaristía con presencia absoluta, con una profundidad que se ve y se siente.

Su memoria es frágil. "No recuerda hechos históricos", advierte su secretaria Haydeé, quien lleva 39 años trabajando con él. Sin embargo, conserva con nitidez en su interior los momentos y las personas que han marcado su vida. 

Una de esas personas fue su gran amigo, el Cardenal Pironio, que será proclamado beato en pocos días, en una ceremonia programada para el sábado 16 de diciembre en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, donde descansan sus restos.

Más en América

"Ahí viene el santito", solía decir Pironio cuando veía llegar a Karlic. Su amistad entrañable no conoció límites. Tal es así, que a principios de 1998, al enterarse que el estado de salud de su amigo se agravaba, el entonces Arzobispo de Paraná, que se encontraba en Alemania, no dudó en viajar a Roma para quedarse a su lado hasta el día de su muerte, el 5 de febrero de ese año.

Poco más de 25 años después, su gran amigo va camino a los altares y el Cardenal Karlic conversó con ACI Prensa sobre su figura, modelo de amor y entrega a Dios. 

Estar con Pironio "era sentirse en un clima de fiesta", aseguró. Aún lleva consigo el recuerdo de haber compartido momentos gozosos de su vida, que “quisiera tenerlos presentes porque me enriquece y me produce alegría".

El Cardenal Pironio "era de un trato tan auténtico, tan generoso, tan agradable", recordó sobre su compañero de camino. "Me ha enriquecido por su cercanía, por su gratuidad y el deseo de bien en sus expresiones; realmente me ha hecho dar deseos de ser parecido a él", reconoció.

En cada encuentro, Pironio “nos daba la verdad de su personalidad, la verdad de su fraternidad. Por eso doy gracias a Dios de haberlo conocido, y quiero decirlo. Es una persona que realmente era un hecho de Dios bueno que quería, por medio de él, manifestar su bondad", añadió.

Como amigo era "muy franco, muy generoso, sin gestos que manifestaran algún interés". Para Karlic, Pironio fue "como un hermano, por no decir un padre", un hombre que daba "lo que podía dar, y en ese sentido, darse él mismo". Procuraba tener actitudes "que valieran para ese momento y valieran como modelo, delante de los hombres y antes delante de Dios, sobre todo", agregó.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

"No me acuerdo de ningún gesto de egoísmo. Encontrarnos con él era encontrarnos cómodamente, sabiendo que si algo podía hacer por nosotros lo haría", precisó.

El Cardenal Karlic recuerda especialmente "cómo miraba” el futuro beato. La suya, describió, "era una mirada de entrega y de entregarse. Una franqueza preciosa", porque “hasta en la mirada quería manifestar ese don de sí”.

“Nos miraba con la verdad de su corazón porque quería ser realmente hermano nuestro", sostuvo.

Saber que ese hermano va camino a los altares "es una gran alegría", aseguró el purpurado. Su beatificación, afirmó, "es el reconocimiento de la Iglesia del don de Dios que ha recibido en él, y a la vez el mandato de imitación de su estilo".

El futuro beato Pironio tenía una especial predilección por la pastoral de los jóvenes. De hecho, fue el impulsor de las Jornadas Mundiales de la Juventud, que siguen celebrándose periódicamente y reúnen a miles de asistentes de todo el mundo en un encuentro con Dios, con sus hermanos católicos y con el Santo Padre. 

A esos jóvenes, desde la provincia de Entre Ríos, el íntimo amigo del próximo beato argentino les aconseja "imitar la personalidad entera de amor a Jesús, y por Jesús, de amor a toda la humanidad, de Pironio".

"Que tengan el coraje de esa entrega de su vida, porque todos estamos llamados a ser semejantes a Jesús, y así semejantes a los que han querido imitar a Jesús. En Pironio tenemos un verdadero modelo", agregó.

"Dios nos lo regaló para nosotros, para nuestra fraternidad humana, y para nuestro camino a Él". 

En su caso personal, el cardenal asegura que Pironio fue instrumento de Dios: “El camino de Dios llegó a mí por él, y está llegando ahora mismo. Qué lindo es pensar, qué lindo es poder decir: he conocido a un santo, estoy recordando a un santo”.

"Quiero recibir de él lo que Dios me está mandando. De él quiero recibir la verdad de su entrega a Dios, y por Dios, la entrega de su santo servicio al mundo", concluyó.

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.