Camino Sinodal causa tensiones entre obispos de Alemania y Polonia

Obispo Georg Bätzing (Alemania) y Arzobispo Stanisław Gądecki (Polonia). Obispo Georg Bätzing (Alemania) y Arzobispo Stanisław Gądecki (Polonia). | Créditos: Bistum Limburg/Episkopat.pl. / Bistum Limburg/Episkopat.pl

Una disputa pública entre el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana y su homólogo polaco tomó otro giro el lunes cuando ambos se reunieron para discutir lo que el obispo alemán llamó “irritaciones”.

Mons. Georg Bätzing, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, y Mons. Stanislaw Gądecki, presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, conversaron el 27 de noviembre durante una pausa en la reunión anual del Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas (CCEE) en Malta, según informó CNA Deutsch, agencia en alemán del Grupo ACI.

El Episcopado alemán confirmó el encuentro, llevado a cabo luego de la enérgica carta —publicada el 21 de noviembre— en la que Mons. Bätzing acusa a su homólogo polaco de hacer “declaraciones falsas sobre el Camino Sinodal”.

Mons. Bätzing, también Obispo de Limburgo, criticó rotundamente al Arzobispo de Poznan por plantear varias serias preocupaciones sobre el controvertido proceso alemán con el Papa Francisco.

El prelado alemán acusó a Mons. Gądecki de “exceder su autoridad” y de “comportarse poco fraternalmente” al no plantear la cuestión en Roma, durante la primera sesión del Sínodo de la Sinodalidad. El obispo alemán no explicó cómo debería haberlo hecho el prelado polaco, dado el tiempo limitado asignado a los delegados para los discursos.

Ambos ya habían intercambiado opiniones sobre la controvertida iniciativa alemana: a inicios de 2022, Mons. Gądecki expresó serias preocupaciones sobre si el Camino Sinodal alemán tenía sus raíces en el Evangelio.

Más en Mundo

“Habían surgido irritaciones”

La última misiva de Mons. Bätzing a través de la frontera germano-polaca —publicada por el periódico Rzeczpospolita— probablemente provocó el lunes un encuentro incómodo entre los dos prelados.

Después de la conversación, el presidente del episcopado alemán afirmó que habían hablado "francamente" entre sí, "antes de celebrar juntos la Santa Misa, sobre las irritaciones que habían surgido".

“Estuvimos de acuerdo en que estos no son tiempos fáciles para la Iglesia en ambos países”, continuó Mons. Bätzing, “y que queremos permanecer juntos como vecinos, especialmente en estos tiempos, incluso si percibimos diferencias culturales en la legítima diversidad del catolicismo y buscamos nuestro camino hacia un buen futuro en el que aspiramos a ser testigos de las buenas noticias para la gente, como siempre lo hemos hecho”.

El obispo alemán añadió que en el futuro "las preguntas que surjan y los posibles malentendidos en nuestra percepción mutua deben abordarse y compartirse de forma probada y comprobada en el grupo de contacto germano-polaco".

No está claro si esta maniobra del prelado alemán disipará las preocupaciones sobre el Camino Sinodal. No sólo han aumentado los temores de un nuevo cisma en Alemania en los últimos meses, sino que durante años los líderes de la Iglesia, no sólo de Polonia sino también de los países nórdicos y de todo el mundo, han planteado públicamente sus preocupaciones sobre el Camino Sinodal.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

El Vaticano también ha intervenido repetidamente contra el proceso alemán.

El 24 de noviembre, Roma informó a los obispos alemanes que la ordenación de mujeres y los cambios en las enseñanzas de la Iglesia sobre la homosexualidad no podrían ser temas de discusión en las próximas reuniones con los delegados del Camino Sinodal alemán en la capital italiana.

Días antes, el Papa Francisco les manifestó a cuatro destacadas mujeres alemanas —que hace unos meses habían abandonado el Camino Sinodal— que compartía sus preocupaciones.

El presidente de la Conferencia Episcopal Alemana y otros organizadores del Camino Sinodal han desestimado o denunciado todas las preocupaciones.

En su última carta a Mons. Gądecki, Mons. Bätzing afirmó que “en ningún lugar de los textos del Camino Sinodal” había una “intención de provocar una revolución en la Iglesia universal”.

Traducido y adaptado por el equipo de ACI Prensa. Publicado originalmente en CNA.

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.