Estos hermanos alcanzaron juntos la santidad

Santos Cosme, Francisco y Escolástica San Cosme. Crédito: Dominio Público - Wikimedia Commons | San Francisco Marto. Crédito: Bill Perry - Shutterstock | Santa Escolástica. Crédito: Zvonimir Atletic - Shutterstock

En el marco de la fiesta de los gemelos San Cosme y San Damián, que se festeja cada 26 de septiembre, recordamos el testimonio de algunos hermanos de sangre que alcanzaron la santidad compartiendo el camino de la fe. Aquí te lo contamos.

1. San Cosme y San Damián 

Se cree que vivieron entre los siglos III y IV. Fueron médicos y ofrecieron su profesión para atender a los enfermos de manera gratuita en la actual Turquía. De este modo se ganaron el apelativo de “los sin dinero”. 

En medio de una persecución contra los cristianos, fueron crucificados, pero las piedras y flechas que les lanzaba la multitud no tocaban sus cuerpos, sino que milagrosamente retornaban a sus atacantes, quienes huían despavoridos. 

Murieron decapitados. Son patronos de cirujanos, médicos, dentistas y farmacéuticos.

2. San Benito y Santa Escolástica

Más en Mundo

San Benito (480-547) fundó su primer monasterio en Montecasino (Italia) y siguió una regla muy estricta de mortificaciones, convirtiéndose en un gran exorcista. Santa Escolástica también fundó un convento, cerca de donde vivía su hermano. 

Se reunían para rezar y conversar de la vida espiritual. Un día Benito tenía que separarse de ella por respeto a sus reglas, pero la habían pasado tan bonito hablando de Dios y cantando, que ella oró para que cayera una lluvia torrencial. Así, ambos continuaron con su edificante compartir. El monje falleció poco después de que su hermana partiera al cielo.

3. San Francisco y Santa Jacinta Marto

Estos niños santos tuvieron el privilegio de contemplar en vida a Nuestra Señora de Fátima. Tras las apariciones, Francisco Marto (1908-1919) solía frecuentar al Santísimo. A él le pareció que Jesús y la Virgen estaban muy tristes y por ello buscaba consolarlos con sus oraciones y sacrificios.

Jacinta Marto (1910-1920), por su parte, rezaba mucho por la conversión de las almas que están en peligro de condenarse en el infierno. Además, ofrecía sacrificios por el Santo Padre. Los dos hermanos rezaban asiduamente el Santo Rosario. Sus restos están enterrados en el Santuario de Fátima, en Portugal.

Suscríbete a ACI Prensa

Recibe nuestras noticias más importantes por email.

Dona a ACI Prensa

Si decides ayudarnos, ten la certeza que te lo agradeceremos de corazón.