Noticias del 31-12-01

El Papa estuvo en contacto con dos millones y medio de fieles el 2001

VATICANO, 31 Dic. 01 (ACI).- Según estadísticas oficiales dadas a conocer el último día del año por la Sala de Prensa de la Santa Sede, el Papa Juan Pablo II se encontró directamente con más de dos millones y medio de fieles durante los diversos eventos públicos.

La Santa Sede consideró el número de fieles que vieron directamente al Papa durante las 43 audiencias generales de los miércoles, las audiencias especiales, las celebraciones litúrgicas y los Angelus de los domingos y solemnidades.

Según los datos proporcionados por la Prefectura de la Casa Pontificia, durante el 2001, 550.000 vieron al Pontífice en las audiencias generales, 218.300 en audiencias especiales, 980.000 en las celebraciones litúrgicas y 810.000 en los Angelus; para un total de 2.558.300 fieles que vieron al Papa el año que concluye.

Cardenal Cipriani asiste a heridos tras fatídico incendio en Lima

LIMA, 31 Dic. 01 (ACI).- El Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, visitó en la tarde de ayer a los numerosos heridos del fatídico incendio suscitado este sábado en diversas galerías comerciales ubicadas en el centro de la ciudad, que hasta la fecha han registrado cerca de 300 muertos.

El Cardenal dialogó con algunos de los familiares de las víctimas a quienes impartió la bendición y comunicó una voz de aliento en estos difíciles momentos. En su visita a cada paciente, el Arzobispo citó algunos pasajes de la Biblia reconfortando a los internos y les regaló una estampita de la Virgen María.

El Purpurado exhortó también a los fieles a continuar rezando constantemente por la recuperación de los heridos.

"Lamento mucho lo ocurrido e invocó a la solidaridad de aquellos que más tienen para que colaboren", afirmó el Cardenal y anunció que el Arzobispado de Lima ha iniciado una campaña de recolección de ayuda para los heridos que será canalizada a través de la Municipalidad local.

Eucaristía

Asimismo, el Cardenal Cipriani informó que hoy a las 9 de la noche se celebrará una Eucaristía en la Catedral de Lima por las almas de los fallecidos en el incendio así como por la recuperación de los heridos.

"Es realmente impresionante conforme uno va teniendo más datos y creo que a la Iglesia le corresponde llevar ese consuelo y tranquilidad", afirmó el Purpurado.

Finalmente, el Cardenal recordó que el Papa Juan Pablo II se mantiene al tanto de los hechos registrados en el Perú así como del número de personas fallecidas a raíz de la tragedia.

 

Obispos llaman a políticos argentinos a un sacrificio ejemplar

BUENOS AIRES, 31 Dic. 01 (ACI).- Ante la nueva crisis institucional producida en el país tras la renuncia, el domingo, del presidente interino Adolfo Rodríguez Saá, los obispos argentinos lanzaron un llamado a los políticos a realizar un sacrificio ejemplar en medio de la crisis.

Entrevistados por la Agencia Católica Argentina AICA; los obispos coincidieron en destacar la urgencia de un espíritu de renuncia y desprendimiento a favro del bien común de los argentinos.

El obispo de Río Cuarto, Mons. Ramón A. Staffolani, señaló que "persiste el desencuentro, por eso hemos tocado fondo", y expresó su deseo de que "el que vaya a gobernar tenga una propuesta hecha por todos".

El Prelado señaló la necesidad de buscar la unidad porque "si no nos unimos para buscar una solución va a ser muy difícil. Yo creo que no hay un salvador. Habrá que unirse para preparar un proyecto de gobierno, cuya acción inmediata sea contener a la gente a través de planes de trabajo".

El Prelado cordobés insistió en la necesidad de "un proyecto de nación" y sugirió que "tarde o temprano" habrá que llamar a elecciones, porque "un país no puede vivir sin presidente, aunque primero habría que preparar el camino".

Desprendimiento

Por su parte, el Obispo de Río Gallegos, Mons. Alejandro Buccolini, admitió su preocupación por "el futuro incierto y los errores que se vienen repitiendo", y planteó la necesidad de "un renunciamiento como lo ha pedido la Iglesia muchas veces".

"Renunciamientos partidarios y personales, buscando siempre el bien común, el bien del pueblo. Escuchar al pueblo y realizar un proyecto de futuro para que la Argentina salga de esta emergencia, de esta situación tan triste y oscura", agregó el Prelado.

Por su parte, el Obispo de San Carlos de Bariloche, Mons. Fernando Maletti, llamó a los responsables de la cosa pública a que "por encima de los intereses personales y sectores, se comprometan por el bien del país". "La salida (a la crisis institucional) tiene que ser para la gente. Hay que poner el corazón y la inteligencia al servicio del bien común", señaló el Prelado; quien convocó a ser "agentes de la esperanza y a no dejarse quebrar por las dificultades tan hondas, tan profundas, tan aparentemente difíciles de reparar".

El Cardenal llama a la calma

Por su parte, ante la manifestación popular del último viernes y los posteriores hechos de violencia, el Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina, Cardenal Jorge Bergoglio, exhortó a "trabajar por la reconstrucción de la paz social", y lamentó la intromisión de "algunos" que empañaron la protesta efectuada por "una mayoría pacífica".

El Purpurado señaló en un comunicado que "es de alabar la actitud madura de nuestro pueblo que se autoconvocó para expresar en nuestras calles de modo pacífico, pero contundente, sus reclamos; pero calificó de "lamentable" que "algunos manifestantes hayan empañado la protesta efectuada por una mayoría pacífica".

 

Dramático llamado a la reconciliación en Chiapas lanza Mons. Arizmendi

MÉXICO DF, 31 Dic. 01 (ACI).- En un mensaje con ocasión del comienzo del nuevo año 2002, el Arzobispo de San Cristóbal de las Casas, Mons. Felipe Arizmendi Esquivel lanzó un dramático llamado a traer la paz y la reconciliación a la región de Chiapas, en base a la justicia y el perdón.

En su mensaje, titulado "Justicia y Perdón: Cimientos de la Paz", Mons. Arizmendi recordó que "empezamos un nuevo año. ¿Qué sucederá en estos 365 días? ¿Llegaremos al término del año? ¿Se logrará la paz tan anhelada? ¿En Chiapas se reanudarán los diálogos para llegar a unos acuerdos justos de paz? ¿Qué se necesita para establecer la paz?".

"Como obispo de la Iglesia Católica, no tengo soluciones técnicas e inmediatistas; sin embargo, ofrezco lo que tengo: no oro ni plata, sino a Jesucristo (cf Hech 3,6). Mi convicción más profunda es que Jesucristo es nuestra paz", agrega el Prelado, citando la Carta de San Pablo a los Efesios.

La Carta señala que, siguiendo el ejemplo de Jesús, los miembros de la Iglesia tiene como tarea "unir a los que están divididos; convocar a la reconciliación a quienes están enemistados; colaborar con todos cuantos hacen algo por la paz; invitar a la conversión de los corazones para que se encuentren los caminos de la paz".

Luego, citando el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del Papa Juan Pablo II, Mons. Arizmendi recuerda que "no se restablece completamente el orden quebrantado, si no es conjugando entre sí la justicia y el perdón. Los pilares de la paz verdadera son la justicia y esa forma particular del amor que es el perdón". "Iluminado por esta palabra evangélica –agrega-, propongo las siguientes actitudes, en orden a encontrar senderos de paz, particularmente para Chiapas".

Nuevas actitudes

El Prelado procede así a enumerar las nuevas actitudes que propone para el 2002 en Chiapas

  • Trabajar "para que no mueran los niños y las mujeres por falta de medicinas" y que "a nadie le falte el alimento necesario, un trabajo digno y una casa con los servicios indispensables". "Que lleguen la luz eléctrica, la carretera, las escuelas y el agua potable a todas las comunidades y parajes" y que "los productos de los campesinos adquieran su verdadero valor".
  • Que no haya encarcelados que son inocentes; que se eliminen el racismo contra los indígenas y el menosprecio a la mujer; que a los minusválidos se ofrezcan oportunidades para su integración cabal a la sociedad
  • Que el Gobierno Federal, el EZLN y los Legisladores sean creativos en la búsqueda de alternativas para reanudar el diálogo hacia la paz en Chiapas.
  • No basta luchar por la justicia; es necesario promover el perdón y la reconciliación.

Compromiso diocesano

Respecto de este último punto, Mons. Arizmendi revela que "nuestra diócesis ha asumido el compromiso de trabajar más arduamente en la búsqueda de procesos hacia la reconciliación en las comunidades, pues están muy fragmentadas y confrontadas". "Y lo más doloroso es que ahora ya no se trata de un enfrentamiento entre ricos y pobres, sino entre mismos indígenas y campesinos, sea por problemas agrarios, sea por diferencias partidistas e ideológicas".

El Prelado recordó que al hablar de perdón, no se pretende que se olvide la justicia, como creen algunos; y recordó la enseñanza del Papa respecto de que perdonar no se contradice en nada con la búsqueda de la justicia.

"A todos los que sinceramente luchan por la paz –agrega el Prelado-, les invito a asumir, como condición esencial para lograrla, el trabajo por crear una cultura de perdón; ese será el culmen de su esfuerzo por la justicia. Nada más humano y evangélico que el perdón. No es algo indigno y contrario a la justicia, sino su manifestación más plena".

"Que la Virgen María, reina de la paz, nos aliente en este esfuerzo por superar los antagonismos, que impiden vencer la pobreza y la marginación. Ella, como buena Madre, desea que seamos una sola familia de hermanos, conforme al plan de Dios nuestro Padre", concluye la Carta.

 

Neosacerdote celebró primera Misa por víctimas de incendio

LIMA, 31 Dic. 01 (ACI).- El recientemente ordenado Presbítero para el Sodalitium Christianae Vitae, R.P. Rafael Otero Chirinos, celebró su primera Misa el domingo 30, Fiesta de la Sagrada Familia, elevando una oración por las víctimas del dantesco incendio que ha enlutado la capital peruana en las vísperas del nuevo año.

El P. Rafael Otero recibió la ordenación sacerdotal en la misma ceremonia en que otro miembro de la Sociedad de Vida Apostólica laical nacida en el Perú, José Tola Claux, recibió la ordenación diaconal.

El domingo, el diácono José Tola sirvió en el altar de la Eucaristía en la que el P. Otero dio gracias a Dios por su vocación, a la vez que encomendó en la Eucaristía a las víctimas y los familiares del incendio que ha cobrado más de 300 víctimas.

El P. Otero y el diácono Tola recibieron el sacramento el 27 de diciembre en una ceremonia presidida por el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú y realizada en la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación ante centenares de fieles y una nutrida presencia de la comunidad sodálite, incluyendo al Fundador del Sodalicio, D. Luis Fernando Figari.

Durante la ceremonia de ordenación el Cardenal Cipriani recordó al nuevo sacerdote y al nuevo diácono que "la vida de todos nosotros está llena de instantes en que ese decir sí al Plan de Dios trae consecuencias para muchísimas personas"; y resaltó la bendición "que es para las familias el don de que Dios elija a uno de sus miembros para el servicio de Dios y la humanidad".

El Padre Otero, de 30 años, nació en Lima e ingresó al Sodalicio hace 11. Realizó sus estudios de Filosofía y Teología en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. El Diácono Tola, también originario de la capital peruana y de 26 años de edad, ingresó a la Sociedad de Vida Apostólica en 1993 y realizó sus estudios teológicos en la misma Facultad.

 

Cardenal Rivera exhorta a reafirmar a la familia como centro de la sociedad

MÉXICO DF, 31 Dic. 01 (ACI).- Al oficiar la última Eucaristía dominical del año, el Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera Carrera, dedicó su mensaje a las familias víctimas de la pobreza, la marginación y la emigración y explicó que es necesario reafirmar a la familia en la sociedad como "primera y vital célula de nuestra sociedad" y verla conforme a la experiencia familiar de Jesús, María y José.

El Cardenal exhortó a no debilitar más a la institución familiar y expresó que el anhelo por conocer una verdadera familia y disfrutar de un auténtico hogar es más grande en aquellos que sólo han realizado una unión civil, la cual se puede deshacer legalmente "a placer", sin importar las personas afectadas y no una verdadera familia fundada en el matrimonio.

Asimismo, el Arzobispo calificó de un "abuso" introducir modificaciones y transformaciones por vía del consenso político y social que debiliten y lastimen a la familia. "Si cada cual pudiera crearse su propio modelo de familia, y tal poder fuera reconocido a los legisladores, todo dependería de las posturas subjetivas y, a final de cuentas, el árbitro sería el poder totalitario", afirmó.

El Cardenal explicó también que "la felicidad de los padres no puede obtenerse al precio inhumano y egoísta que perjudica a los hijos" y agregó que en nuestra sociedad cada vez son más las voces que se levantan a favor de los derechos de las personas pero siguen existiendo una infinidad de niños y niñas maltratados. Con frecuencia –enfatizó–, las leyes que defienden sus derechos son "letra muerta".

"En nuestros días prosperan las leyes que protegen y exaltan a los "Herodes" modernos que amenazan la vida hasta en el seno materno y no se persiguen las agresiones que sufren los pequeños en la familia, a no ser que éstos alcancen grados extremos", afirmó el Cardenal.

Finalmente, el Purpurado se refirió al tema de los mexicanos que abandonan el país en busca de oportunidad y advirtió que los emigrantes y desplazados amenazan con convertirse en uno de los problemas más graves de las próximas décadas, sobre todo en México si la crisis del desempleo no se soluciona. "Como Jesús –comparó el Cardenal–, los emigrantes viven las penalidades de los que se exilian".

Por su parte, el presidente Vicente Fox Quesada, acompañado por su esposa, asistió a la celebración en la Catedral Metropolitana marcando un hecho histórico ya que desde hace más de 70 años ningún mandatario había oído Misa en el templo.

Más información
El Papa envía sus condolencias a víctimas de dantesco incendio en Lima

 

Agencia Fides recuerda a los 33 misioneros asesinados durante el 2001

ROMA, 31 Dic. 01 (ACI).- El director de la Agencia católica Fides, que depende de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, concluyó el año informativo con un recuento del número de misioneros que perdieron la vida violentamente este año y a quienes calificó de "mártires" de dos fundamentalismos.

"El año que se cierra lleva consigo un terrible equipaje de violencia y desprecio del hombre y de Dios. Es el año del ataque a las Torres Gemelas, de la campaña militar en Afganistán, de las violencias fundamentalistas en Pakistán, Nigeria, Indonesia, India", escribe el P. Bernardo Cervellera, director de Fides, al presentar el resumen de los testigos de la fe asesinados este año alrededor del mundo.

"Los meses transcurridos –con las ruinas humeantes del Ground Zero- nos han puesto ante los ojos la capacidad del hombre de querer la muerte para sí y para los otros, acaso en nombre de Dios. Los 33 sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos que presentamos, al contrario, murieron en nombre de Dios para donar la vida. Habían ido en misión para predicar el Evangelio, edificar comunidad, ayudar a los jóvenes, defender los derechos humanos. Su ímpetu de amor fue aparentemente truncado", agrega el sacerdote.

La mayor parte de estos misioneros, revela el informe, murieron "a causa del fundamentalismo religioso o étnico": ocho murieron en India, 1 en Filipinas, 1 en Burundi, 1 en Uganda, 1 en Senegal por motivos relacionados con el fanatismo religioso o la "limpieza étnica".

"Varios de ellos murieron por causas que podemos definir vanales: por robo, extorsión, saqueo".

Oscurecimiento del espíritu

"El motivo puede ser, a veces, el simple robo, pero también esto es un hecho que marca una tendencia", observa el P. Cervellera, al recordar que "hasta hace 10-15 años, los misioneros y las misioneras eran respetados y amados por ser representantes de valores espirituales. Hoy son vistos sólo como víctimas inermes, fáciles de atacar porque, se sabe, los misioneros no llevan armas y no responden con la venganza. En todo el mundo, también en Irlanda y en los Estados Unidos, hay una especie de oscurecimiento del horizonte espiritual, un incremento del materialismo que ve a las personas como objetos que despojar, instrumentos de posesión".

 

Arzobispo valenciano despide el año con vigilia de oración por la paz

MADRID, 31 Dic. 01 (ACI).- El Arzobispo de Valencia, Mons. Agustín García-Gasco, despidió el año 2001 con un vigilia de oración por la paz mundial celebrada en la Catedral de la Arquidiócesis.

La tradicional celebración del último día del año, que dedica la Catedral a la acción de gracias, comenzó a las 5:30 p.m. –hora local- y se orientó esta vez a secundar el llamado del Papa a todos los fieles cristianos, tras los atentados del pasado 11 de septiembre, para rezar por la paz mundial y el fin del terrorismo.

La celebración se inició con el canto de las primeras vísperas en gregoriano y castellano, que los fieles pudieron seguir gracias a los folletos que se distribuyeron entre los asistentes. Tras la lectura propia, el Arzobispo de Valencia se dirigió a los fieles en una homilía en la que invitó a los católicos a unirse a la Jornada Mundial por la Paz convocada por el Pontífice en todos los 1 de enero. El acto concluyó con una solemne procesión claustral y bendición.

Recomienda esta página | Recibe las noticias por correo | Archivo de Noticias