Noticias del 6-09-00

Claro documento de la Santa Sede: las religiones mundiales no son caminos iguales de salvación

VATICANO, 6 Set. 00 (ACI).- La Congregación para la Doctrina de la Fe, con la respectiva aprobación del Papa Juan Pablo II, dio a conocer la declaración "Dominus Iesus" -"El Señor Jesús"- sobre la unicidad y la universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia, en la que se explica claramente por qué la revelación cristiana no es equivalente a las demás religiones ni puede ser complementada por ellas.

El documento, de 36 páginas, ha sido publicado en inglés, francés, alemán, español, portugués, italiano, polaco y latín; y está firmado por el Cardenal Joseph Ratzinger y el Arzobispo Tarcisio Bertone, S.D.B., respectivamente prefecto y secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe. "El Señor Jesús" consta de una introducción, seis capítulos y una conclusión.

El documento señala en la introducción que "en el agitado debate contemporáneo sobre la relación entre Cristianismo y otras religiones, no faltan entre los teólogos católicos quienes afirman que las religiones son caminos igualmente válidos de salvación".

"Estas teorías -explica- se fundan sobre algunos presupuestos de naturaleza filosófica y teológica bastante difundidos. Entre estos, la Declaración señala, por ejemplo, la convicción de la inaferrabilidad y la inefabilidad de la verdad divina, ni siquiera por parte de la revelación cristiana; la actitud relativista con relación a la verdad, por la cual, aquello que es verdad para algunos no lo es para otros; la contraposición radical que habría entre la mentalidad lógica occidental y la mentalidad simbólica oriental; el subjetivismo exasperado de quien considera a la razón como única fuente de conocimiento; el vaciamiento metafísico del evento del misterio de la Encarnación; el eclecticismo de quien, en la investigación teológica, asume ideas derivadas de diferentes contextos filosóficos y religiosos, sin preocuparse de su coherencia, conexión sistemática y compatibilidad con la verdad cristiana; la tendencia, en fin, a leer e interpretar la Sagrada Escritura fuera de la Tradición y el Magisterio de la Iglesia".

El texto recuerda que la Comisión Teológica Internacional ya había publicado en 1997 un documento titulado "El Cristianismo y las religiones", que "mostraba la falta de fundamento de una teología pluralista de las religiones, afirmando en cambio la unicidad y la universalidad salvífica del misterio de Cristo y de la Iglesia, fuente de toda salvación, dentro y fuera del cristianismo".

"Sin embargo, dada la enorme y rápida difusión de la mentalidad relativista y pluralista, la Congregación para la Doctrina de la Fe interviene ahora con la presente Declaración para volver a proponer y clarificar algunas verdades de fe".

"En concreto, la Declaración se articula en seis puntos, que resumen los datos esenciales de la doctrina de la fe católica sobre el significado y el valor salvífico de las otras religiones".

El Señor Jesús es el único salvador

El primer capítulo, titulado "Plenitud y definitividad de la revelación de Jesucristo", señala que "contra la tesis que sostiene el carácter limitado, incompleto e imperfecto de la revelación de Jesús" la Declaración "reafirma la fe católica acerca de la plena y completa revelación en Jesucristo del misterio salvífico de Dios".

En consecuencia, no obstante admitir que las otras religiones no raramente reflejan un rayo de aquella Verdad que ilumina a todos los hombre, se afirma nuevamente que la calificación de libros inspirados se reserva solamente a los libros canónicos del Antiguo y el Nuevo Testamento, que, en cuanto inspirados por el Espíritu Santo, tienen a Dios por Autor y enseñan con firmeza, fidelidad y sin error la verdad sobre Dios y la salvación de la humanidad .

La Declaración señala además que debe ser firmemente retenida la distinción entre fe teologal, que es la acogida de la verdad revelada por Dios Uno y trino, y la creencia en las otras religiones, que es una experiencia religiosa todavía en búsqueda de la verdad absoluta y carente todavía del asentimiento a Dios que se revela.

"Contra la tesis de la doble economía salvífica: la del Verbo eterno, que sería universal y por lo tanto válida también fuera de la Iglesia, y aquella del Verbo encarnado, que estaría limitada solamente a los cristianos", la Declaración afirma la unicidad de la economía salvífica del único Verbo encarnado, Jesucristo, Hijo unigénito del Padre.

"El misterio de Cristo -se explica- tiene en efecto una intrínseca unidad, que se extiende desde la elección eterna de Dios hasta la parusía". "Jesús es el mediador y redentor universal. Por esto, es asimismo errónea la hipótesis de una economía salvífica del Espíritu Santo investida de un carácter más universal que la economía del Verbo encarnado, crucificado y resucitado. El Espíritu Santo es de hecho el Espíritu de Cristo resucitado, y su acción no se pone fuera o al lado de la acción de Cristo".

"En consecuencia, la Declaración reafirma la unicidad y la universalidad salvífica del misterio de Cristo"; dice la "Señor Jesús"; y agrega que "ciertamente, la única mediación de Cristo no excluye mediaciones participadas de distintos tipos y orden; estos, sin embargo, obtienen su significado y su valor únicamente de la mediación de Cristo y no pueden entenderse como paralelas o complementarias".

La Iglesia es el único sacramento de salvación

En el cuarto capítulo, titulado "Unicidad y unidad de la Iglesia", el documento señala que "el Señor Jesús continúa su presencia y su obra de salvación en la Iglesia y a través de la Iglesia, que es su cuerpo"; por ello "se debe creer firmemente como verdad de fe católica la unidad de la Iglesia por él fundada. Los fieles están obligados a profesar que existe una continuidad histórica entre la Iglesia fundada por Cristo y la Iglesia Católica".

"En relación con la ‘existencia de numerosos elementos de santificación y de verdad fuera de su estructura visible’, o en las Iglesias y Comunidades eclesiales que no están todavía en plena comunión con la Iglesia Católica, es necesario afirmar que su eficacia ‘deriva de la misma plenitud de gracia y verdad que fue confiada a la Iglesia católica’".

"Las Iglesias que no aceptan la doctrina católica del Primado del Obispo de Roma permanecen unidas a la Iglesia Católica por medio de estrechísimos vínculos, como la sucesión apostólica y la Eucaristía válidamente consagrada. Por eso, también en estas Iglesias está presente y operante la Iglesia de Cristo, si bien falte la plena comunión con la Iglesia católica".

Por el contrario, se explica, "las Comunidades eclesiales que no han conservado el Episcopado válido y la genuina e íntegra sustancia del misterio eucarístico, no son Iglesia en sentido propio; sin embargo, los bautizados en estas Comunidades han sido incorporados por el Bautismo a Cristo y, por lo tanto, están en una cierta comunión, si bien imperfecta, con la Iglesia católica".

En el quinto capítulo de "Señor Jesús" explica que "la misión de la Iglesia es ‘anunciar el Reino de Cristo y de Dios, y establecerlo en medio de todas las gentes; [la Iglesia] constituye en la tierra el germen y el principio de este Reino’. Por un lado la Iglesia es ‘signo e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el género humano’"; por otro lado, "la Iglesia es el ‘pueblo reunido por la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo’".

"Pueden darse distintas explicaciones teológicas sobre estos temas. Sin embargo, no se puede en ningún modo negar o vaciar de significado la íntima conexión que existe entre Cristo, el Reino y la Iglesia", explica el documento.

"El Reino de Dios no se identifica, sin embargo, con la realidad visible y social de la Iglesia. En efecto, no se debe excluir ‘la obra de Cristo y del Espíritu Santo fuera de los confines visibles de la Iglesia’"; dice el texto; y explica que al considerar las relaciones entre el Reino de Dios, el Reino de Cristo y la Iglesia, "se hace necesario evitar acentuaciones unilaterales, como ocurre cuando se habla del Reino de Dios sin mencionar a Cristo, o se privilegia el misterio de la creación callando sobre el misterio de la redención". "En tales casos, se aduce que Cristo no puede ser comprendido por quien no posee la fe cristiana, mientras pueblos, culturas y religiones diversas pueden reencontrarse en la única realidad divina, cualquiera sea su nombre".

Las religiones no son iguales

Al respecto, en el sexto capítulo, se explica que "ante todo, debe ser firmemente creído que la ‘Iglesia peregrinante es necesaria para la salvación, pues Cristo es el único Mediador y el camino de salvación, presente a nosotros en su Cuerpo, que es la Iglesia’. Esta doctrina no se contrapone a la voluntad salvífica universal de Dios; por lo tanto, ‘es necesario, pues, mantener unidas estas dos verdades, o sea, la posibilidad real de la salvación en Cristo para todos los hombres y la necesidad de la Iglesia en orden a esta misma salvación’. Para aquellos que no son formal y visiblemente miembros de la Iglesia, ‘la salvación de Cristo es accesible en virtud de la gracia que, aun teniendo una misteriosa relación con la Iglesia, no les introduce formalmente en ella, sino que los ilumina de manera adecuada en su situación interior y ambiental. Esta gracia proviene de Cristo; es fruto de su sacrificio y es comunicada por el Espíritu Santo’".

El documento reconoce claramente que las diferentes religiones "contienen y ofrecen elementos de religiosidad, que forman parte de ‘todo lo que el Espíritu obra en los hombres y en la historia de los pueblos, así como en las culturas y religiones’. A ellas, sin embargo, no se les puede atribuir un origen divino ni una eficacia salvífica ‘ex opere operato’, que es propia de los sacramentos cristianos".

"Con la venida de Jesucristo Salvador -se explica-, Dios ha establecido la Iglesia para la salvación de todos los hombres. Esta verdad de fe no quita nada al hecho de que la Iglesia considera las religiones del mundo con sincero respeto, pero al mismo tiempo excluye esa mentalidad indiferentista ‘marcada por un relativismo religioso que termina por pensar que una religión es tan buena como otra’".

El documento concluye señalando que al tratar el tema de la verdadera religión, "los Padres del Concilio Vaticano II han afirmado: ‘Creemos que esta única religión verdadera subsiste en la Iglesia católica y apostólica, a la cual el Señor Jesús confió la obligación de difundirla a todos los hombres, diciendo a los Apóstoles: ‘Id, pues, y enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo cuanto yo os he mandado’".

 

El documento responde al relativismo religioso en el diálogo ecuménico, señala Cardenal Ratzinger

VATICANO, 6 Set. 00 (ACI).- Al presentar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la declaración "Dominus Iesus" sobre la unicidad y la universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia, el Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe señaló que el documento publicado por el Dicasterio es una necesaria respuesta al relativismo religioso que equipara otras religiones al cristianismo.

En la presentación de "El Señor Jesús" intervinieron el Cardenal Joseph Ratzinger, el Arzobispo Tarcisio Bertone, S.D.B., Mons. Fernando Ocáriz y el P. Angelo Amato, S.D.B., respectivamente prefecto, secretario y consultores de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Durante su iluminadora presentación, el Cardenal Ratzinger señaló que en el animado debate contemporáneo sobre la relación del Cristianismo y las otras religiones, se difunde cada vez más la idea que todas las religiones son para sus seguidores vías igualmente validas de salvación".

"Se trata -dijo el Purpurado- de una opinión sumamente difundida non sólo en ambientes teológicos, sino también en sectores cada vez más amplios de la opinión pública católica y no católica, especialmente aquella más influenciada por la orientación cultural hoy prevalente en Occidente, que se puede definir, sin temor a equivocarnos, con la palabra: relativismo".

El Cardenal se preguntó: ¿Cuál es la consecuencia fundamentalmente de este modo de pensar y sentir en relación el centro y al núcleo de la fe cristiana? Es el sustancial rechazo de la identificación de la singular figura histórica, Jesús de Nazaret, con la realidad misma de Dios, del Dios viviente". "De esta manera, objetivamente hablando, se introduce la idea errada de que las religiones del mundo son complementarias a la revelación cristiana", agregó.

En base a tales concepciones, el Cardenal Ratzinger advirtió que actualmente afirmar que exista una verdad universal que se cumple en la figura de Jesucristo y es transmitida por la fe de la Iglesia, "es considerado una especie de fundamentalismo que constituiría un atentado contra el espíritu moderno y representaría una amenaza contra la tolerancia y la libertad".

El "dogma" del diálogo

"El mismo concepto de diálogo asume un significado radicalmente diverso de aquel utilizado en el Concilio Vaticano II", dijo el Cardenal Ratzinger; y agregó que "el diálogo, o mejor, la ideología del diálogo, sustituye a la misión y a la urgencia del llamado a la conversión: el diálogo no es más el camino para descubrir la verdad, el proceso a través del cual se desvela al otro la profundidad escondida de aquello que él ha experimentado en su experiencia religiosa, y que espera ser completado y purificado en el encuentro con la revelación definitiva y completa de Dios en Jesucristo".

"El diálogo en las nuevas concepciones ideológicas, introducidas lamentablemente, al interno del mundo católico y de ciertos ambientes teológicos y culturales, es más bien la esencia del ‘dogma’ relativista y lo opuesto a la ‘conversión’ y a la ‘misión’", señaló.

Así, la disolución de la cristología y por tanto de la eclesiología "se convierte en la conclusión lógica de tal filosofía relativista, que paradójicamente se encuentra en la base tanto del pensamiento post-metafísico de Occidente como de la teología negativa del Asia".

El relativismo

"El resultado -dijo el Cardenal- es que la figura de Jesucristo pierde su carácter de unicidad y de universalidad salvífica. El hecho de que el relativismo se presente, como bandera del encuentro con las culturas, como la verdadera filosofía de la humanidad, en grado de garantizar la tolerancia y la democracia, conduce a marginar ulteriormente a quien se empeña en la defensa de la identidad cristiana y en su deseo de difundir la verdad universal y salvífica de Jesucristo".

"En realidad la crítica a la pretensión de ser absoluta y definitiva la revelación de Jesucristo reivindicada por la fe cristiana, viene acompañada por un falso concepto de tolerancia. El principio de la tolerancia como expresión del respeto a la libertad de conciencia, de pensamiento y de religión, defendido y promovido por el Concilio Vaticano II, y nuevamente propuesto por la Declaración, es una posición ética fundamental, presente en la esencia del Credo cristiano, puesto que se toma en serio la libertad de la decisión de fe"; dijo el Purpurado; pero señaló que "este principio de tolerancia y respeto de la libertad es hoy manipulado e indebidamente sobrepasado, cuando se le extiende a la valoración de los contenidos, como si todos los contenidos de las diversas religiones e incluso de las concepciones arreligiosas de la vida fueran a ser puestas sobre el mismo plano, y no existiese más una verdad objetiva y universal, dado que Dios o el Absoluto se revelaría sobre innumerables nombres, siendo todos verdaderos".

"Esta falsa idea de tolerancia está unida con la pérdida y la renuncia a la cuestión de la verdad, que de hecho hoy es considerada por muchos como una cuestión irrelevante o de segundo orden. Salta así a la vista la debilidad intelectual de la cultura actual: llegando a faltar la pregunta por la verdad, la esencia de la religión ya no se distingue de su "no esencia", la fe no se distingue de la superstición, la experiencia de la ilusión. En fin, sin una seria pretensión de verdad, también la valoración de las otras religiones se convierte en un absurdo y una contradicción, dado que no se posee el criterio para constatar aquello que es positivo en una religión, distinguiéndolo de aquello que es negativo o fruto de la superstición y el engaño", agregó el Cardenal.

El deber de evangelizar

"La estima y el respeto por las religiones del mundo, así como por las culturas que han dado un objetivo enriquecimiento a la promoción de la dignidad del hombre y al desarrollo de la civilización, no disminuye la originalidad y la unicidad de la revelación de Jesucristo y no limita en modo alguno la tarea misional de la Iglesia", explicó el Cardenal Prefecto, y señaló que "la Iglesia se siente llamada, constitutivamente, a la evangelización de los pueblos", incluso "en el contexto actual, marcado por la pluralidad de las religiones y las exigencias de libertad de decisión y de pensamiento".

Para aclarar esta realidad, concluyó el Purpurado, la "Dominus Iesus" desarrolla "una doble tarea: por un lado se presenta como un renovado testimonio autorizado para mostrar al mundo ‘el resplandor del Evangelio de la gloria de Cristo’ (2Cor 4,4); por otro lado, indica como vinculante para todos los fieles la base doctrinal irrenunciable que debe guiar, inspirar y orientar tanto la reflexión teológica como la acción pastoral y misionaria de todas las comunidades católicas esparcidas en el mundo".

Autoridad doctrinal

Por su parte, Mons. Bertone se refirió extensamente y con firme precisión respecto de la autoridad magisterial del documento. Al respecto, recordó que al estar aprobado expresamente por el Sumo Pontífice, "tiene naturaleza magisterial universal", derivada "del hecho de que la Congregación para la Doctrina de la Fe es el organismo auxiliar próximo del Romano Pontífice, con el mandato específico y único recibido de Él de promover y tutelar en todo el orbe católico la doctrina de la fe y las costumbres".

"Si se negase que las decisiones doctrinales de la Congregación, aprobadas expresamente por el Papa, son de naturaleza magisterial universal, se seguiría que tales decisiones tendrían un valor meramente orientado y disciplinar o incluso equivalente al valor de una opinión teológica, por más respetable. Esto, sin embargo, contradice la Tradición eclesial y la voluntad y el mandato del mismo Sumo Pontífice", señaló el Secretario del Dicasterio.

El Arzobispo explicó además que la fórmula de aprobación empleada por el Pontífice que se encuentra al final del Documento, "es de autoridad especial y elevada: certa scientia et apostólica Sua auctoritate. Esto corresponde a la importancia y esencialidad de los contenidos doctrinales enseñados en la Declaración: se trata de verdades de fe divina y católica (que pertenecen al 1er apartado de la Fórmula de la Profesión de Fe) o de verdades de la doctrina católica a ser creídas firmemente (que pertenecen al 2do apartado de la misma Fórmula). El asentimiento pedido por lo tanto a los fieles es de tipo definitivo e irrevocable".

Mons. Bertone explicó que "una sencilla, pero necesaria puntualización sobre el grado de autoridad de la Declaración ‘Dominus Iesus’ se impone, especialmente considerando la insistencia con la cual —también recientemente— intervenciones y publicaciones de ciertos teólogos han hecho críticas al Motu proprio del Santo Padre ‘Ad tuendam fidem’ y a la Nota doctrinal ilustrativa de la Formula de la Profesión de fe, publicada por la Congregación para la Doctrina de la Fe en 1998".

La objeción de tales teólogos pretende establecer una distinción entre la infalibilidad de la enseñanza y la definitividad de la doctrina. Según algunos, la Nota doctrinal de la Congregación sostiene que el Magisterio puede proponer como definitivas doctrinas que no se enseñan infaliblemente. Tales teólogos concluyen que, dado que no son infalibles, esas doctrinas podrían ser consideradas provisorias o revisables y por lo tanto discutibles por parte de los teólogos.

"Esta objeción con la conclusión relativa, son totalmente infundadas e inmotivadas. Si una doctrina es enseñada como definitiva, y por lo tanto irreformable, esto presupone que sea enseñada por el Magisterio con un acto infalible, aunque sea de diversa tipología", explicó el Arzobispo.

 

La Madre Teresa se había llenado de Cristo, afirma el Papa a tres años de su tránsito

VATICANO, 6 Set. 00 (ACI).- Al conmemorarse el tercer aniversario de la muerte de la Madre Teresa de Calcuta, el Papa Juan Pablo II afirmó que esta "singular hija de la Iglesia" se "había llenado de Cristo".

El Santo Padre recibió a siete mil Misioneros de la Caridad, padres e hijos de familias adoptivas y amigos y colaboradores de la obra de Madre Teresa, que se encuentran en Roma para celebrar su Jubileo.

"Recordamos su sonrisa, sus ojos profundos, sus cuentas del rosario. Todavía nos parece verla en camino por el mundo a la búsqueda de los más pobres entre los pobres", señaló el Papa.

En este sentido, expresó que "sabemos bien cual era su secreto: se había llenado de Cristo y por eso miraba a todos con los ojos y con el corazón de Cristo. No le costaba trabajo 'adoptar' como hijos a sus pobres. Su amor era concreto, decidido; la llevaba hasta donde pocos tenían valor para ir, donde la miseria era tan grande que daba miedo".

Refiriéndose a la "maternidad espiritual" de la Madre Teresa, habló de su movimiento en favor de la adopción y subrayó que "adoptar a un niño es una gran obra de amor".

"Nuestro tiempo es también testigo desgraciadamente de numerosas contradicciones. Para los muchos niños que se quedan sin familia, hay tantas parejas que deciden no tener hijos por motivos, no raramente, de carácter egoísta. Otros se dejan desalentar por dificultades económicas, sociales o burocráticas. Otros, ante el deseo de tener un niño 'propio' a cualquier precio, van más allá de la ayuda legítima que la ciencia médica puede asegurar a la procreación", expresó.

"Como alternativa a estos modos discutibles -aclaró-, la existencia misma de tantos niños sin familia sugiere la adopción como un camino concreto del amor".

"Madre Teresa de alguna manera se hacía eco de las palabras de Cristo: 'Dejad que los niños se acerquen a mí', cuando decía a las madres que sentían la tentación de abortar: 'Traedme a vuestros hijos'", concluyó.

_____________________________________________

¿Comentarios? Escríbanos a [email protected]

_____________________________________________

Fundación Interamericana "Ciencia y Vida" convoca en torno a declaración pro-vida

MÉXICO DF, 6 Set. 00 (ACI).- La Fundación Interamericana "Ciencia y Vida", al concluir la tercera edición de la Universidad Internacional de Verano Ciencia y Vida recientemente realizada en esta capital, ha dado a conocer una enérgica declaración para la cual solicita adhesiones.

La llamada "Declaración de México" publicada por la fundación, destaca que "la cultura que emana del Siglo XX ha exaltado el protagonismo del individuo. De cara al milenio que ahora se inicia, se hace necesario subrayar también la vinculación entre todos los habitantes del planeta: los del Norte con los del sur, los de una familia con otra, los lazos que unen y construyen países. En esta tarea se ha de otorgar protagonismo a la sociedad civil"; y advierte al respecto que "uno de los problemas más graves del mundo contemporáneo es la exclusión".

"El siglo XX -señala la declaración- nos deja la memoria de las guerras más mortíferas, de las fronteras más rígidas y, sobre todo, nos deja la triste herencia de una persecución nunca antes realizada contra ningún grupo humano: la efectuada contra los niños no nacidos a través del aborto". "El aborto es la manifestación emblemática de la exclusión. Si nuestro tiempo agranda la diferencia entre los que tienen y los que no tienen, con el aborto se establece un muro infranqueable entre los que son y aquellos a los que no se les deja ser", agrega el pronunciamiento.

Al respecto, la fundación "Ciencia y Vida" propone una "cultura de la acogida"; y señala que "en muchos de los países del Nuevo Mundo la acogida deberá manifestarse también en el reconocimiento a la libre circulación de personas y en la supresión de todas las prácticas de discriminación contra la mujer. Una cultura de la acogida es una cultura de la paz".

Respecto del papel de la ciencia, señala que ésta tiene "un protagonismo irrenunciable en la apuesta de la humanidad por su futuro", y destaca que "entre los diversos campos científicos la genética debe, si cabe con mayor urgencia, fundamentarse en una sólida bioética apoyada en valores sustantivos universales y no coyunturales".

"La investigación científica está al servicio de los pueblos y no al servicio de la misma ciencia y los científicos. Rechazamos por tanto, como formas de abuso y opresión, la experimentación con humanos no consentida ni informada. Defendemos la valiosa aportación de las gentes de América al patrimonio genético y a la diversidad de la humanidad y apoyamos la libertad de las familias del Nuevo Mundo ante cualquier intento de manipulación en sus pautas procreativas", dice al respecto el pronunciamiento.

El texto denuncia también "el esfuerzo de muchos por mercantilizar la investigación genética", frente a lo cual solicita a los gobiernos "establecer claras políticas de defensa de la ciudadanía contra el poder sin responsabilidad que adquieren las multinacionales farmacéuticas en el diseño y comercialización de fármacos".

Control compulsivo de la Natalidad

La Fundación "Ciencia y Vida" denuncia también que "los pueblos de América Latina son objeto de políticas globales de las Naciones Unidas en materia de control demográfico" especialmente a través de la imposición del criterio de "salud reproductiva", "que ampara la exclusión de nuestros hijos mediante la apología del aborto, y el olvido por parte de los organismos internacionales de la defensa de la vida y de criterios incluyentes alternativos (por ejemplo el derecho al suministro de agua potable y el derecho a la condonación de la deuda)".

Por ello, el documento concluye con una enérgica demanda respecto de las Naciones Unidas: "las gentes de América Latina y sus gobiernos han de recabar el protagonismo mundial que les compete para reformar las Naciones Unidas. Las campañas de las Naciones Unidas deben dejar de estar subvencionadas con capitales privados; la labor de las Naciones Unidas debe estar abierta al escrutinio de unos medios de comunicación genuinamente libres; y las Naciones Unidas debes de convertirse en un organismo respetuoso con los derechos de todos por igual y exigente con los deberes de los que más tienen para los que menos tienen".

La Fundación "Ciencia y Vida" está invitando a organizaciones y personas particulares a expresar su adhesión a la Declaración de México, la misma que podrá ser realizada a partir del 7 de septiembre del presente año, a través de la página web de la Fundación: www.uv.es/=perezjos/ficv .

 

Arzobispo de Porto Alegre cuestiona "Plebiscito sobre la Deuda Externa"

RIO DE JANEIRO, 6 Set. 00 (ACI).- El Arzobispo Coadjutor de Porto Alegre, Mons. Dadeus Grings, señaló que el denominado "Plebiscito de la Deuda Externa", impulsado por un comité especial del Departamento de Pastoral Social de la Conferencia Nacional de Obispos del Brasil (CNBB), no es objetivo y, por lo tanto, las respuestas serán de escasa representatividad.

El "Plebiscito" es una campaña organizada por el referido comité al interior de la CNBB que consiste en convertir las parroquias del país en "centros de votación" que cuenten con una urna, una cédula de votación y planillones donde los fieles puedan llenar una cédula distribuida por los organizadores.

Mons. Grings ha expresado su escepticismo respecto de la representatividad de la votación al señalar precisamente que las tres preguntas que incluye la cédula están mal elaboradas porque "las respuestas son inducidas", reclama.

En efecto, la cédula de "votación" del plebiscito pregunta en su primer punto: "¿El gobierno brasileño debe mantener el actual acuerdo con el Fondo Monetario Internacional?; cuando la gran mayoría de las personas no conocen los términos del acuerdo y el material de "información" sólo condena a esta controvertida institución.

Luego, respecto de la deuda interna, la cédula de votación pregunta: los gobiernos federal, estatales y municipales deben continuar usando gran parte del presupuesto público para pagar la deuda interna a los especuladores?".

Mons. Grings, que comparte con toda la iglesia la preocupación por la situación de la deuda externa e interna considera, sin embargo, que la pregunta, al incluir adjetivos -como el término "especuladores", está obviamente induciendo un "no".

En una nota de prensa, el comité organizador del "plebiscito" señala que dará a conocer "a todo el país y el mundo" los resultados del evento el 13 de setiembre; sin embargo, ya adelanta que "continuaremos juntos hasta la conquista definitiva de una nueva sociedad y de una patria sin deudas".

Aclaración

La Arquidiócesis de Rio, cuyo vocero de prensa señaló que el Arzobispado no participará en la campaña, publicó un breve comunicado en el que se señala que "la Arquidiócesis de Rio de Janeiro no está apoyando la campaña a favor del plebiscito nacional de la deuda externa"; por ello advierte contra "las propagandas, incluyendo en este caso un sitio de Internet que divulga a ‘la campaña por un m milenio sin deudas’ que relacionan parroquias y entidades como locales de recibimiento de ‘votos’ no en el territorio de la Arquidiócesis de Rio, contrariamente a lo que estableció la propia Arquidiócesis".

 

Mons. Giraldo advierte contra el pesimismo en Colombia

BOGOTÁ, 6 Set. 00 (ACI).- Durante una conferencia pronunciada en la Universidad de Antioquia en el marco de la Semana por la Paz que se celebra en el país, el Arzobispo de Medellín y Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC), Mons. Alberto Giraldo Jaramillo señaló que "los pesimistas y los que se están dejando tentar por la salida militar al conflicto me preocupan tanto o más que la misma guerra".

Mons. Giraldo expresó su inquietud respecto de la pérdida de la esperanza en la vía pacífica en el segundo día de la Semana por la Paz, durante el foro "Vigencia del proceso de negociación y autonomía de la sociedad civil", que se realizó en el Paraninfo de la Universidad.

"Tenemos que reafirmarnos en la concertación y la sociedad civil tiene que continuar con el papel discreto, pero protagónico, cuando se trata de buscar la paz", señaló el Prelado al proponer un decálogo ético para la paz.

Entre los diez puntos que planteó, está en primer lugar el acatamiento de las normas del Derecho Internacional Humanitario, pues dijo, "ni aún en los combates se nos puede olvidar que somos seres humanos".

Otros puntos son la participación de la sociedad civil en el proceso de paz, la preservación de la unidad nacional, el fortalecimiento de la democracia y la aceptación de la cooperación internacional.

 

Peruanos le dan último adiós al Cardenal Augusto Vargas Alzamora

LIMA, 6 Set. 00 (ACI).- Los restos mortales del Cardenal Augusto Vargas Alzamora, fallecido en la madrugada de este martes luego de una larga convalecencia post-operatoria, fueron trasladados ayer por la tarde a la Catedral de Lima donde permanecerán hasta el miércoles para recibir el último adiós del pueblo católico peruano.

La programación de Misas de cuerpo presente, que se celebrarán en la Basílica Catedral, se iniciaron ayer a las 6:30 de la tarde con una Misa presidida por el Vicario Regional de la Arquidiócesis, Padre José Antonio Eguren.

El miércoles 6, las Misas se iniciarán a las 9:30 de la mañana con una Eucaristía celebrada por el Cabildo Metropolitano de Lima; luego, a las 12 del mediodía, se llevará a cabo una Misa presidida por el Obispo Auxiliar de Lima, Mons. Alberto Brazzini; y finalmente, a las 4 de la tarde, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Juan Luis Cipriani, presidirá una última celebración para despedir al Cardenal.

Terminada la Misa presidida por el Arzobispo, el féretro será paseado en procesión alrededor de la Plaza Mayor para que seguidamente sea sepultado en la cripta de la Catedral.

Más información

El Cardenal Vargas Alzamora partió a la Casa del Padre

http://www.aciprensa.com/notic2000/setiembre/notic1048.htm#2

 

Pedido de perdón inaugurará Congreso Eucarístico en Argentina

BUENOS AIRES, 6 Set. 00 (ACI).- El Arzobispo de Córdoba, Mons. Carlos Ñáñez, adelantó que el próximo Congreso Eucarístico Nacional comenzará con una jornada penitencial en la que la Iglesia en Argentina pedirá perdón por lo que "considera han sido sus faltas y omisiones".

Según el Arzobispo, que será el anfitrión del evento, el texto de perdón "estará centrado en el tema de la conversión, la del encuentro con Jesucristo vivo, camino de conversión", y "en ese marco, antes de la celebración eucarística, va a tener lugar lo que llamamos la reconciliación de los bautizados, en donde la Iglesia de la Argentina, en la línea y el espíritu del Papa Juan Pablo II, quiere pedir humildemente perdón a Dios por lo que se considera han sido sus faltas y omisiones".

Mons. Ñáñez indicó que el pronunciamiento echará "una mirada más amplia, considerando otros aspectos", como por ejemplo, su responsabilidad "sobre situaciones sociales".

"También queremos reconocer que a veces nosotros en la predicación y en la catequesis, en la formación ética y moral que se ha procurado brindar, no se ha sido todo lo cuidadoso o incisivo. En eso hay una responsabilidad en la cual queremos humildemente pedir perdón a Dios con el propósito de renovarnos, de manera tal que nuestra actitud y comportamiento sea cada vez más evangélico", agregó el Arzobispo.

 

Un misionero fundamentalista asusta a Puerto Rico con predicción de catástrofes

SAN JUAN, 6 Set. 00 (ACI).- El "reverendo" Jorge Raschke, un encendido predicador evangélico que organiza grandes "cruzadas" y encuentros multitudinarios en la isla, asustó a muchos pobladores al pronosticar diversas catástrofes.

Durante la edición número 21 de los encuentros-festival "Clamor a Dios" que organizan instituciones fundamentalistas en Puerto Rico, el siempre fogoso Raschke predijo que Puerto Rico será afectado por un huracán, una sequía y un caos económico, "además de que morirá alguien que significa mucho para el pueblo".

En su discurso, en el que mezclaba pronunciamientos políticos, pronósticos apocalípticos y llamados al cambio en la sociedad, Raschke censuró en su mensaje, precedido por diversos actos artísticos religiosos y mensajes pastorales, la inmoralidad y la corrupción, aduciendo que por éstas, Puerto Rico se verá golpeado por fenómenos destructivos de diversa naturaleza.

"Hemos llegado, humillados ante Dios y dispuestos a decirle a los enemigos de la moral y a los que aspiran al poder, que nos vamos a dar a respetar", afirmó aprovechando que en la asamblea del evento se encontraban los candidatos a la gobernación y otras autoridades de la isla.

Hacia el final de la actividad, Raschke solicitó una recolección de dinero para financiar "los altos costos que conlleva la organización de Clamor a Dios"; y lanzó duros ataques contra lo que él llamó "los grandes intereses económicos que nunca han querido ayudar a financiar el acto".

 

Aceptación de propuesta de la Iglesia podría beneficiar a 1,500 presos en Nicaragua

MANAGUA, 6 Set. 00 (ACI).- Por primera vez en la historia parlamentaria nicaragüense, la Comisión de Derechos Humanos ha aceptado analizar una propuesta para indultar a 1,500 reos a solicitud de la Iglesia Católica con ocasión del Gran Jubileo del 2000.

De acuerdo al presidente de la Comisión Legislativa, Nelson Artola, se buscará conjugar el pedido de la Iglesia con una propuesta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en un dictamen conclusivo que será presentado hacia el fin de la semana y que permita aprobar una ley "a más tardar el 23 de setiembre próximo".

Artola señaló que "si bien la cantidad propuesta de indultos tiende a reducirse al momento de elaborar el dictamen", y afirmó no tener temor "por la enorme dimensión de la propuesta", aduciendo confianza en las instituciones que empujaron la solicitud.

"Sólo la CSJ nos hizo llegar una lista de 500 reos que están por delitos menores y tienen el 50 por ciento de su condena cumplida. No son reincidentes y no son un peligro para la seguridad ciudadana. A juicio de la CSJ ya deberían estar en libertad", argumentó.

El presidente de la Comisión Legislativa señaló además que es posible aceptar una propuesta de la Iglesia Católica, presentado a través de Monseñor Amado Peña, para hacer una excepción y favorecer a 20 reos ancianos acusados de violación que sufren enfermedades crónicas.

"En ese punto hemos coincidido con el Padre Peña, que es el que atiende los centros penales por la Iglesia Católica, de llevar las órdenes de libertad el 23 de setiembre, cuando la Iglesia celebre el Jubileo", agregó Artola.

Durante los últimos dos años, las decisiones legislativas al momento de aprobar los indultos han generado críticas y desconfianzas, debido a la inclusión de reos acusados por delitos de lesa humanidad.

Estamos abiertos a la propuesta de la Iglesia Católica, y con cuidado vamos a estudiar los casos y ver qué tipo de excepciones se pueden hacer con este conjunto de ancianos que están cumpliendo condena por este tipo de delitos", concluyó.

 

Jóvenes del Paraguay celebrarán jubileo promoviendo la reconciliación nacional

ASUNCIÓN, 6 Set. 00 (ACI).- Los jóvenes católicos de la Arquidiócesis de Montevideo celebrarán el domingo 24 de este mes el Jubileo de los Jóvenes centrados en "la reconciliación con Dios, los coetáneos y la sociedad paraguaya", según informó el Obispo auxiliar de Asunción, Mons. Ricardo Valenzuela, en la conferencia de prensa durante la cual se presentó el evento juvenil.

Mons. Valenzuela señaló que el evento girará en torno a la reconciliación, por lo que será "un clamor por modelos que lleven hacia caminos de virtudes". "Se quiere además rescatar los valores familiares, porque ellos saben que la formación de la juventud está en la familia", agregó.

Los jóvenes reclamarán, igualmente, el espacio para transformar esta sociedad, anteponiendo sobre todo los valores morales, cristianos y familiares, y de esta manera sentir el amanecer de este nuevo milenio con una experiencia nueva.

Manuel Almada, del Movimiento Juvenil Arquidiocesano, indicó que el Jubileo de los jóvenes será un "ir contra la corriente, contra todos los anti valores, y crear una nueva sociedad con cristianos que a la hora de la verdad luchen por el bien común".

De acuerdo al programa, la concentración masiva tendrá lugar a las 9:00 a.m. -hora local- en el Seminario Metropolitano, luego se realizará un momento artístico, una charla formativa y a las 3:00 p.m. se marchará hasta la Catedral donde el Arzobispo Felipe Santiago Benítez oficiará la Misa de clausura.

En la reunión de prensa también se informó que los jóvenes recibirán durante el Jubileo la responsabilidad de cuidar el oratorio de la Virgen de la Asunción, donde también se guardan los restos de los héroes de la patria.

_____________________________________________

¿Comentarios? Escríbanos a [email protected]

_____________________________________________

 

Primeras reacciones ante publicación de Dominus Iesus

ROMA, 6 Set. 00 (ACI).- El líder de la Iglesia Anglicana, Cardenal George Carey, y el célebre misionero italiano, Mons. Marcello Zago, fueron los primeros en reaccionar con previsibles críticas y total apoyo respectivamente, a la publicación del documento Dominus Iesus que afirma la unidad y unicidad de la misión de la Iglesia Católica.

El Cardenal Carey, Arzobispo de Canterbury, dijo sentirse ofendido por la parte del documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe que afirma que "las comunidades eclesiales que no han preservado un episcopado válido y genuino y la sustancia del misterio eucarístico no son iglesias en el sentido propio".

Según el Arzobispo, la Iglesia Anglicana "se considera parte de la una, santa, católica y apostólica Iglesia de Cristo" por lo que esta afirmación no representaría "el entendimiento alcanzado por el diálogo ecuménico durante los últimos 30 años".

Justamente, la intención del texto Dominus Iesus es contrarrestar el argumento cada vez más popular de que el diálogo ecuménico puede cambiar verdades doctrinales esenciales.

Al mismo tiempo, el Secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Mons. Marcello Zago, aseguró que el documento responde a una urgente necesidad pastoral.

Mons. Zago, que es recordado por su labor misionera en Laos durante los 70’s, declaró a la agencia informativa Fides que hay una tendencia creciente hacia el relativismo religioso, particularmente en Asia.

Muchos teólogos, indicó, "cuestionan la necesidad de la evangelización y se abstienen de sugerir la conversión desde otra religión".

El Arzobispo Zago destacó que el hecho de que la Iglesia afirme ofrecer los medios únicos y completos para la salvación ha despertado oposición de algunas religiones asiáticas –particularmente de los hindúes y los musulmanes–. Algunos misioneros cristianos han responden a esa oposición simplificando el contenido de la fe católica y "eso es un error".

La actividad misionera de la Iglesia exige convertir a toda la gente a la verdadera fe, concluyó el Arzobispo Zago.

"Luchando por la justicia y por el hambre son aspectos conectados con nuestra misión. Pero en estos tiempos hay una carencia de ese balance que siempre ubica en el centro de cualquier actividad misionera, la vivencia del Evangelio de Jesucristo y proclamarlo a los demás", afirmó.

Recomienda esta página | Recibe las noticias por correo | Archivo de Noticias