Cargando...

La Moral Católica

La moral no es una jaula ni una prisión que quita la libertad. El conjunto de reglas, prohibiciones y mandatos que propone, sirve por el contrario para custodiar la libertad, para que el hombre pueda alcanzar, como individuo y como comunidad, su plena realización. Como las reglas de la salud tienen como fin el garantizar nuestro bienestar físico, así las normas morales son las condiciones necesarias para conducir a la persona al pleno desarrollo de sus capacidades de conocimiento y de amor.

Tomemos como ejemplo las reglas establecidas por la justicia. Si se respetan, se sirve en una sociedad ordenada y pacífica. Si, por el contrario, no son respetadas se dan gravísimos abusos, como robos, homicidios, discordias, engaños, egoísmos de todo tipo, etc.

Otro ejemplo significativo lo ofrecen las normas para conservar el medio ambiente. Si son respetadas, entonces el medio ambiente ayuda al hombre a vivir feliz. En caso contrario pueden derivarse consecuencias tan graves que pongan en peligro la misma existencia humana.

Las reglas, como se ve, no obstaculizan sino que facilitan y favorecen la consecución de los resultados que nosotros deseamos.

Comprendamos así las palabras de Jesús: "Si quieres entrar en la vida, observa los mandamientos" (Mt. 19, 17).

1. ¿Qué es la moral católica?

La moral católica es el conjunto de las normas que enseñan al hombre cómo debe comportarse para vivir según Dios, y así realizarse así mismo y alcanzar después de esta vida la felicidad eterna del Paraíso.

2. ¿Es posible resumir en pocas palabras la enseñanza de la moral católica?

Se puede resumir en pocas palabras la enseñanza de la moral católica diciendo que la cosa más importante, es más, la única cosa verdaderamente importante es vivir, crecer y perseverar hasta el final en la gracia de Dios, observado los mandamientos y evitando el pecado, sobre todo el pecado mortal, para merecer así la felicidad eterna.

3. ¿Es difícil practicar la moral católica?

La moral católica es exigente y comprometida, porque nos propone un ideal altísimo, el de vivir como hijos de Dios, pero somos ayudados en nuestro camino por los ejemplos de Nuestro Señor Jesucristo, de la Virgen María y de los Santos, y sobre todo por la gracia del Espíritu Santo que nos da en los sacramentos y podemos siempre pedir en la oración. La dificultad del empeño es después compensada por aquella gratificación, paz y alegría interior que derivan de la conquista de todo gran ideal.

Las más populares

Videos Youtube

Primer encuentro de voluntarios por la vida 2015
Primer encuentro de voluntarios por la vida 2015
DINAMITA SHOW - VIÑA DEL MAR 2015 COMPLETO (HQ)
Proyectos 2014 y D. Álvaro del Portillo
We Will Sing Live - Brother of two christian victims of ISIS calls in
Who Gets Thanked More Than God At The Oscars?
Report from Ainkawa Mall, Erbil, Iraq
¿Qué pasa el 14M? - Cada Vida Importa
Cardenal Cipriani comenta reforma económica del Vaticano
MENSAJE PARA EL MIERCOLES DE CENIZA
El Padre Pancho, un misionero del fin del mundo
Rafael 3 anos, em tratamento contra um câncer
¿Aún hay esperanza para el amor? Una respuesta con música por San Valentín
Resumen de noticias: Nuevos cardenales y debate sobre el aborto
Mons. Romero nunca estuvo interesado en la teología de la liberación
Bernardita Vial por embarazo inviable: "Estoy asustada (...), pero voy a darlo todo por él"

Católico al día

Suscríbase al podcastPunto de Vista

Ganarse el pan moralmente

Punto de Vista
Fecha

Suscríbase al podcastEvangelio del día

Mateo 5, 43-48

Evangelio
Fecha
28/02/15
27/02/15
26/02/15

Suscríbase al podcastHomilía del día

Mateo 5, 43-48

Homilía
Fecha
28/02/15
27/02/15
26/02/15