Recursos


Papa Juan Pablo II se despide de Polonia sin descartar nueva visita

CRACOVIA, 19 Ago 02 (ACI).- Durante la despedida que le dieron mas de 20 mil personas reunidas en el aeropuerto internacional que lleva su nombre, el Papa Juan Pablo II no descartó una nueva visita a su tierra natal, al confesar que le causaba pena marcharse.

Antes de dejar Polonia, el Papa señaló que "muchos me han esperado. Muchos han querido encontrarse conmigo. No todos lo han logrado, quizá la próxima vez...".

El Cardenal primado Józef Glemp, Arzobispo de Varsovia, quien despidió al Santo Padre en nombre de los católicos del país, invitó nuevamente al Papa para bendecir el santuario de la divina providencia, cuando se concluyan las obras de construcción que ahora comienzan en la ciudad de la que es arzobispo.

En su discurso de despedida, Juan Pablo II recordó a los pobres y desempleados, que pagan el precio de los cambios que vive Polonia, y exhortó a los responsables de la gestión del estado y a los ciudadanos a responder con "espíritu de misericordia, de fraterna solidaridad, de concordia y de atención al bien de la patria".

Finalmente, el Pontífice exclamó: "¡Jesús, en ti confío!", y pidió para "que esta sincera confesión traiga alivio a las futuras generaciones en el nuevo milenio. ¡que dios, rico en misericordia, os bendiga!".

Papa pone su misión en manos de María Santísima

CRACOVIA, 19 Ago 02 (ACI).- Hoy al celebrar la Eucaristía en uno de los santuarios más importantes de su vida, el Papa Juan Pablo II encomendó a la Virgen María el cumplimiento hasta el final de su misión y le confió sus más sentidas preocupaciones.

Kalwaria Zebrzydowska, a 50 kilómetros de Cracovia, era el centro de peregrinaciones al que el Papa iba cuando era pequeño acompañado por su padre. A este lugar se dirigía también siendo Arzobispo, cuando tenía que tomar decisiones difíciles.

En este santuario el Papa dijo: "Madre Santísima, Nuestra Señora de Kalwaria, alcanza también para mí las fuerzas del cuerpo y del espíritu para que pueda cumplir hasta el final la misión que me ha encomendado el resucitado".

"Pongo en tus manos todos los frutos de mi vida y de mi ministerio; te confío la suerte de la iglesia, te entrego mi nación. confío en ti y una vez más declaro ante ti: "¡totus tuus, maría!", añadió.

Totus tuus, que quiere decir «Todo tuyo», es el lema en latín del pontificado del Papa Juan Pablo II, que se inspira en las palabras del teólogo francés San Louis-Marie Grignon de Montfort.

Comentarios