Recursos


Juan Diego y mártires de Oaxaca reconocieron tesoro de Dios

MÉXICO, 28 Jul. 02 (ACI).- El Obispo de San Cristóbal de las Casas, Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, aseguró que tanto Juan Diego como los mártires de Oaxaca alcanzaron la santidad porque "descubrieron el tesoro escondido y la perla preciosa de la religión cristiana".

En su homilía dominical, el Obispo recordó a los mexicanos que los bienes materiales son muy importantes pero no se comparan con el Reino de Dios.

"Lo definitivamente valioso es que el Señor reine en nosotros, porque con Él obtenemos vida divina, paz interior, perdón, fraternidad, justicia, armonía, claridad, fortaleza, esperanza y, después de la muerte, vida eterna y felicidad para siempre", afirmó.

Para el Obispo, "éste es el ejemplo de Juan Diego y de los mártires oaxaqueños. Para ellos, lo más importante no fue tener una buena casa y gozar de una posición económica desahogada, sino servir a la Virgen de Guadalupe y defender la fe cristiana ante sus paisanos".

Ellos, afirmó, "descubrieron el tesoro escondido y la perla preciosa de la religión cristiana y abandonaron su anterior modo de vivir, en aquello que era contrario al Evangelio. Por ello la Iglesia los pone en los altares, como ejemplo para los indígenas, los mestizos y los de cualquier raza".

Asimismo, recordó que "los mártires de Cajonos no fueron traidores a su pueblo y a su cultura. Iluminados por el Evangelio, supieron distinguir qué beneficiaba y qué perjudicaba a sus semejantes; por ello, denunciaron las prácticas idolátricas, pues comprendieron que dañaban a la comunidad".

"El fruto de su martirio es que, en la actualidad, ya no se practica la idolatría; por tanto, no fueron traidores, sino servidores a la vida digna y a la libertad de sus paisanos. La fe es una perla preciosa, que ayuda a descubrir qué es lo que vale y qué no vale", agregó.

En este sentido, aseguró que "nos importa muchísimo que se reconozcan más plenamente los derechos de los indígenas" y expresó su deseo de esta canonización y beatificación "sea un impulso al reconocimiento de su dignidad, de su derecho a ser distintos, de su lugar en la sociedad y en la Iglesia. Pero lo definitivo es que lleguen a ser santos y a estar con Dios en el cielo".

Mons. Arzimendi reconoció que no basta con que las leyes avancen y que los indígenas logren un mejor nivel de vida porque "sin Dios, sin fe, sin vida eterna, sin vida comunitaria, se quedarían más pobres de lo que están. Para ellos, su gran tesoro, su perla preciosa, es su fe en Dios".

El Obispo hizo votos para que "en esta quinta visita de Juan Pablo II a México, estemos atentos a descubrir el tesoro y la perla preciosa de su mensaje".
"No nos quedemos con lo anecdótico, con lo circunstancial y pasajero, abramos la mente y el corazón para descubrir qué nos quiere decir Jesucristo por medio de su Vicario en la tierra", pidió a sus feligreses.

Asimismo pidió no fijarnos "sólo en las limitaciones corporales del Papa, sino que tengamos deseos de seguir el ejemplo de alguien que está desgastando su vida por el tesoro escondido y la perla más fina que descubrió, que es el Reino de Dios".

"El Papa está dando de sí todo y más de lo que puede, para que Dios reine en México, en los indígenas, en los jóvenes y en todas partes. Está convencido de que el Reino de Dios merece dar hasta la propia vida", indicó.

 

Indígenas de Chiapas acompañarán al Papa en canonización de Juan Diego

MÉXICO DF, 28 Jul. 02 (ACI).- El Obispo de San Cristóbal de las Casas, Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, aseguró que los invitados principales de su diócesis a la canonización de Juan Diego son los indígenas de las 42 parroquias de Chiapas.

Durante una ceremonia litúrgica en la que pidió a Dios por la salud, vida y fortaleza del Papa Juan Pablo II, Mons. Arizmendi aseguró que se ha privilegiado a los indígenas que viven en las 42 parroquias de la diócesis local para que estén al lado del Santo Padre en la Basílica de Guadalupe, este miércoles 31.

El Obispo destacó que ha habido un aumento del fervor religioso, a raíz de la visita del Papa a México y que "muchos signos de la fe y la esperanza coinciden en estos momentos".

Mons. Arizmendi ofició una misa ante cientos de choferes devotos de San Cristóbal y confirmó a unos 70 jóvenes, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en Toronto.

Comentarios