Recursos


Noticias del 27-1-98

"NUEVO ADVIENTO" YA COMIENZA, AFIRMAN OBISPOS CUBANOS

LA HABANA, 27 (ACI).- Antes de regresar a Roma el Santo Padre se despidió de los cubanos con el deseo de que en Cuba se viva un "nuevo adviento" de fe y catolicismo, que según los obispos cubanos ya está comenzando.

En declaraciones a la prensa internacional Mons. Pedro Meurice, Arzobispo de Santiago, Mons. Emilio Aranguren, Secretario General del Episcopado y Obispo de Cienfuegos, Mons. Mario Mestril, Obispo de Ciego de Avila, y Mons. Fernando Prego, Obispo de Santa Clara, coincidieron que el Papa Juan Pablo II les dio "la confianza para seguir adelante" ante el doble desafío de fortalecer el fervor religioso que despertó con su visita y lograr un "diálogo verdadero" con el gobierno de Castro que les permita reconquistar los espacios que perdió la Iglesia con la revolución.

Doble desafío

De acuerdo a los obispos los objetivos son claros y muy exigentes. Para Mons. Pedro Meurice –quien el sábado asombró a miles de personas con un valiente discurso en el que denunció los errores del régimen para con la Iglesia- "tenemos dos desafíos fundamentales después de la visita del Papa: conquistar la libertad elemental para cumplir nuestra misión, que durante casi 40 años no hemos recibido, como la catequesis, las misiones y el acceso a los medios de comunicación. El otro reto es servir al pueblo en medio de las dificultades económicas que vive Cuba".

¿Se iniciará el diálogo?

Por su parte, Mons. Aranguren consideró que "la visita del Papa reafirmará la presencia de la Iglesia en el ámbito social, para que no ocupemos sólo un lugar en el culto, sino también en el campo del servicio. Por lo pronto, la visita ya permitió anunciar explícitamente el nombre de Jesucristo hasta en lugares donde no se hablaba del Evangelio desde hace 38 años".

"El cubano es un hombre que se ha visto reducido por una filosofía que ha imperado en Cuba durante cuatro décadas. Es un hombre herido por el pecado y, en la práctica, por los signos de la muerte", afirmó Mons. Aranguren y anticipó que con la visita del Papa, la Iglesia ampliará el "campo de la promoción y la solidaridad" para dar forma a una verdadera "cultura de la vida".

Mons. Aranguren también precisó que a pesar de las contadas concesiones del gobierno aún no hay un auténtico diálogo. "Hay un proceso que nos abre la esperanza de mejores posibilidades para ese diálogo. Muchas veces nosotros hablamos de diálogo cuando sólo hay dos monólogos. Ahora las relaciones Iglesia-Estado han crecido. Y espero que con la visita del Papa se logre consolidar este mutuo encuentro y continuar en esa línea".

Por todo esto, el Secretario del Episcopado consideró que la cuestión central no es ahora que los templos en Cuba tengan abiertas sus puertas, "sino que la Iglesia tenga espacios abiertos. Por ahí va el futuro de la Iglesia, especialmente en la acción social".

La cuestión social

En este punto Mons. Mestril afirmó que "las relaciones actuales Iglesia-Estado son mejores que en otros momentos, aunque las desconfianzas y recelos no se han superado del todo. Hay problemas serios y urgentes que seguir tratando y situaciones concretas que resolver".

"Después de la visita del Papa, la vida seguirá sus cauces normales, pero nosotros volveremos a la lucha diaria, fortalecidos por su presencia y sus palabras", agregó.

Para el Obispo de Ciego de Avila la visita papal fue una ocasión propicia para avanzar en el diálogo. Y es que, señala, "el Santo Padre no tiene la varita mágica que resolverá todos los problemas en Cuba, ni en parte alguna del mundo. Y no creo que exista riesgo de que pasada la efervescencia de la visita se vuelva a un estancamiento de las relaciones. No hay motivos para pensarlo".

"Tampoco se puede pensar que la visita del Papa legitima al sistema socialista, como no ha legitimado a ningún sistema social de los países que ha visitado. Por eso, la Iglesia Católica no debe temer el uso político que se le pueda dar. ¿Quién en este mundo escapa a la manipulación que la prensa, los sistemas políticos, las ideologías pretenden hacer de todos y de todo?"

En este punto Mons. Meurice agregó que "cabe esperar, pues, que estos no serán pasos aislados del gobierno y que será coherente con esta línea. No puede decirse: llegó el Papa, se fue y todo se acabó. No. La visita ayudará a dar cierta tranquilidad al pueblo creyente, una cierta garantía para profesar su fe religiosa sin temor a presiones. Eso ya es mucho en Cuba".

Finalmente el Arzobispo de Santiago consideró que el viaje de Juan Pablo II también ayudará a promover la "reconciliación" y el "perdón" entre todos los cubanos, incluidos los del exilio.

 

OBISPOS DE LA REGIÓN SATISFECHOS POR ÉXITO DE VISITA PAPAL A CUBA

LA HABANA, 27 (ACI).- Para los obispos de América Latina que vivieron de cerca –y también de lejos- la visita del Papa a Cuba, ésta ya está dando frutos en la Isla, fue un éxito espiritual,

El Arzobispo de Managua y Presidente del Episcopado Nicaragüense, Cardenal Miguel Obando señaló que la histórica visita "ya está dando frutos" porque el pueblo cubano "ya no será el mismo. La gente ya no será la misma que antes que llegara el Papa".

Para el Arzobispo lo más saltante de la visita fue el entusiasmo y fervor católico que demostró el pueblo en cada una de las misas y actividades de Juan Pablo II así como la valiente denuncia del Pontífice sobre los defectos del comunismo y el neoliberalismo.

"El Papa es un profeta que no distorsiona la palabra de Dios y predica con el ejemplo, condenando por igual al marxismo y al neoliberalismo que aumenta la brecha entre pobres y ricos", anotó.

En este sentido agregó que "en su mensaje pastoral en Cuba, Su Santidad también denunció las situaciones de pecado como la falta de justicia, libertad y de respeto a los derechos humanos y la ausencia de la libertad religiosa".

Para el Arzobispo de San Salvador, Mons. Fernando Sáenz, la visita papal fue un "éxito espiritual y humano" porque en ella, el Papa Juan Pablo II pudo hablar "con absoluta libertad, como siempre lo hace y nadie se lo puede impedir".

"Fue fundamentalmente un viaje pastoral, pero lógicamente, tiene efectos sociales y repercusión política, porque al predicar incansablemente la libertad (...) esto proyecta una manera de ver las cosas distintas", subrayó el Arzobispo.

Además señaló que, a pesar de 40 años de educación materialista y de persecución y de violencia frente a las manifestaciones religiosas, en Cuba "se mantuvo la fe en muchas personas (...) no tan conscientemente como ellas mismas pensaban. Esa misma reacción hubo en Rusia después del ateísmo de 50 años".

Por otra parte el Arzobispo de Caracas, Mons. Ignacio Velasco ofició una misa por el pueblo cubano y consideró que los cambios que podrían surgir tras el mensaje que ha llevado el Santo Padre puede ocasionar cambios incluso más fuerte que una revolución.

Asimismo señaló que el pueblo cubano ha podido manifestar su fe y por ello ha habido una apertura para trabajar en nombre de la iglesia, a lo que el Obispo Auxiliar de Caracas, Mons. Trino Valero, agregó que todo dependerá de la capacidad de abrir los corazones a las enseñanzas y valores que llevó el Santo Padre.

 

AUTORIDADES CUBANAS RECONOCEN IMPACTO DE VISITA PAPAL

LA HABANA, 27 (ACI) .- El Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, Ricardo Alarcón, en declaraciones a la prensa reconoció que la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba tiene "un impacto muy importante" y sirve para lanzar "un proceso que seguirá adelante tras su partida".

Durante la entrevista, el Presidente del Parlamento Cubano señaló que el gobierno cubano "sabía cuales iban a ser las consecuencias de esta visita del Papa, o sea el reforzamiento de su Iglesia".

Por otro lado, en lo referente a la petición hecha a las autoridades cubanas por Su Santidad para la liberación de presos políticos, Alarcón informó que el pedido será "examinado con toda la atención que merece".

Sin embargo, el político se contradijo al afirmar poco después que en Cuba no existen presos políticos. "Estamos de acuerdo con el Papa en decir que nadie debe ser encarcelado por sus ideas, pero no tenemos individuos de este tipo en las cárceles cubanas: nadie en Cuba está en la cárcel sólo por sus ideas", concluyó.

 

IGLESIA ESPERA PRONTA RESPUESTA A PEDIDO DEL PAPA

LA HABANA, 27 (ACI) .- La Iglesia en Cuba y las autoridades de la Santa Sede expresaron estar a la espera de una pronta respuesta del gobierno cubano al pedido de liberación de presos políticos solicitado por el Papa Juan Pablo II durante su visita pastoral a la Isla.

El pasado jueves la delegación vaticana que llegó a Cuba presentó al gobierno una petición de gracia en favor de algunos detenidos, la misma que fue acompañada por amplia documentación sobre unos 500 casos.

Por su parte el portavoz vaticano, Joaquín Navarro Valls, informó que "las autoridades cubanas aseguraron que están estudiando con atención el tema y darán una pronta respuesta" al interés "transmitido por la Santa Sede en relación con algunos detenidos".

Comentarios