Recursos


Noticias del 25-1-98

EL PAPA SE ACERCA AL MUNDO DEL DOLOR... Y PIDE LA LIBERACIÓN DE PRESOS

LA HABANA, 25 (ACI).- En un encuentro cargado de recogimiento y emotividad, el Papa Juan Pablo II cerró ayer sábado su penúltima jornada con un encuentro con los enfermos del leprosorio adyacente al Santuario de San Lázaro, uno de los principales centros históricos de la fe católica en Cuba. Desde allí envió un sentido pedido a favor de la liberación de los presos de conciencia.

El Papa abrió su intervención señalando que en su visita "no podía faltar un encuentro con el dolor, porque Cristo está muy cerca de todos los que sufren".

En un marco altamente emotivo, ante los enfermos del leprosorio –que incluye a numerosos enfermos del SIDA-, congregados con batas blancas en la nave del santuario, el Santo Padre señaló que "en ustedes quiero saludar también a los demás enfermos en Cuba", y luego de reconocer los esfuerzos del sistema cubano por proporcionar servicios de salud a toda la población, destacó que "El dolor es un misterio muchas veces inescrutable para la razón, forma parte del misterio de la persona humana, misterio que sólo se esclarece en Jesucristo". "Sólo desde El podremos encontrar el sentido a todo lo humano", agregó.

El momento más emotivo de la homilía llegó cuando el Santo Padre señaló, pausadamente que "El sufrimiento no es sólo de carácter físico, como puede ser la enfermedad", dijo. "Existe también el sufrimiento del alma, como el que padecen los segregados, los perseguidos, los encarcelados por diversos delitos o por razones de conciencia, por ideas pacíficas aunque discordantes".

"Estos últimos sufren el aislamiento y una pena por la que su conciencia no los condena, mientras desean incorporarse a la vida activa con espacios donde puedan expresar y proponer sus opiniones con respeto y tolerancia".

El Papa se refirió también a los sufrimientos de Cuba como nación, señalando que "cuando sufre el alma de una nación, ese dolor debe convocar a la solidaridad, a la justicia a la construcción de la Civilización de la Verdad y del Amor". Luego instó a los fieles a promover esfuerzos para "la reinserción social de la población penitenciaria" para fortalecer "la convivencia pacífica del país". El Santo Padre hizo una nueva referencia al tema de la reconciliación, que desde la homilía de la mañana ha pasado al centro de su mensaje.

Refiriéndose a la reinserción de los presos de conciencia, explicó que éste sería "un gesto de alta humanidad y una semilla de reconciliación, un gesto que honrra a la autoridad que la promueve y fortalece la harmonía social en el país".

"A todos los presos les mando mi cordial saludo, animándolos a no dejarse vencer por el pesimismo", concluyó el Pontífice.

El sentimiento no podía ser más intenso al finalizar el emotivo encuentro. "Lo hemos esperado mucho, lo hemos esperado desde le principio", dijo un anciano enfermo de lepra. "Todos los días rezábamos, en el rosario, en la Misa, desde su instalación, para que viniera a Cuba", agregó. El saludo del Papa a todos los enfermos, leprosos y sidosos, estuvo marcado por escenas de gran emotividad que llegaron incluso a conmover a fotógrafos y camarógrafos.

 

"FIESTA APARTE" VIVEN LOS VISITANTES Y EL PUEBLO

LA HABANA, 25 (ACI).- Los miles de peregrinos laicos que han viajado a Cuba para manifestar su solidaridad con el pueblo Cubano viven una fiesta aparte que llena de emoción a los Cubanos. Las delegaciones de México y Venezuela, las más bulliciosas y numerosas, han causado especial impresión entre los católicos locales.

Una importante muestra de su entusiasmo se notó el viernes, durante la visita del Papa a la Universidad de La Habana.

Varios miles de personas esperaban afuera para verlo pasar. Los venezolanos se hacía notar con un gran letrero que decía: "en la vejez seguirá dando frutos y estará lozano y frondoso. ¡Animo, Juan Pablo II!", junto a una enorme bandera venezolana. Los mexicanos no tenían cartel, pero improvisaban cantos nombrando a su país. "Cuba católica siempre fiel", "Ahí viene el Santo Padre cambiando corazones" y "¡Que viva el Papa, que viva la paz, que viva la Virgen de la Caridad!", eran las letras de algunas de las canciones que entonaba el pueblo, contagiado por las delegaciones visitantes y animado sobre todo por los padres Escolapios de San Vicente de Paul. Distintas oraciones católicas como el Padre Nuestro, el Ave María y la Salve, jaculatorias y vivas a la Virgen, se intercalaban con los cánticos.

La manifestación se llevó a cabo en un orden perfecto, que sólo se alteró cuando apareció el Papamovil. "Es la primera vez que voy a una marcha sin estar obligado", declaró un joven que se negó a dar su nombre. A pesar de la dificultad o imposibilidad para algunos de ver al Papa, los cubanos, sin protestar demasiado, cedieron los mejores lugares a las cámaras de TV: "no importa tanto ver al Papa, sino que el Papa nos vea a nosotros, y que todo el mundo vea lo que está pasando en Cuba", afirmó otro joven, con gran convicción. "Esto que está pasando en Cuba es histórico", decían otros.

El Papa pasó fugazmente, provocando las exclamaciones más vivas, entre las cuales no faltó un tímido "viva Cuba libre de tiranos!"

 

EL PAPA NOMBRA UN NUEVO OBISPO PARA CUBA

LA HABANA, 25 (ACI).- En pleno viaje y manifestando sus esperanzas en el crecimiento de la Iglesia en el país, el Santo Padre anunció la creación de una nueva diócesis y el nombramiento de su respectivo obispo.

La diócesis nueva es la de Guantánamo, y el nuevo obispo de la misma es Mons. Carlos Jesús Patricio Baladrón Valdés, hasta ayer uno de los dos obispo auxiliares de La Habana.

Comentarios