Recursos


Noticias del 22-1-97

EL PAPA ORÓ POR LA FAMILIA EN CUBA

LA HABANA, 22 (ACI).- Ante una expectante audiencia, que en ocasiones irrumpía en aplausos ante las palabras de la homilía, el Papa Juan Pablo II exhortó a los cubanos a "recuperar los valores religiosos en el ámbito familiar y social, fomentando la práctica de las virtudes que conformaron los orígenes de la nación cubana".

Durante la homilía, el Santo Padre destacó la necesidad de recuperar el sentido cristiano del matrimonio y de la familia, la preservación y defensa de la vida, y la educación familiar de los hijos. "La Iglesia (...) trata de defender y proponer a sus hijos y a todos los hombres de buena voluntad la verdad sobre los valores fundamentales del matrimonio cristiano y de la familia".

El Santo Padre destacó la larga tradición cristiana familiar que selló por varios siglos la historia de Cuba. "La institución familiar en Cuba -dijo el Papa- es depositaria del rico patrimonio de virtudes que distinguieron a las familias criollas de tiempos pasados". Éstas fueron "fundadas sólidamente en los principios cristianos, así como en su sentido de solidaridad familiar y de respeto por la vida, fueron verdaderas comunidades de cariño mutuo, de gozo y fiesta, de confianza y seguridad, de serena reconciliación", agregó.

"Hoy las familias en Cuba están también afectadas por los desafíos que sufren actualmente tantas familias en el mundo" destacó el Papa y continuó afirmando que "la familia, célula fundamental de la sociedad y garantía de su estabilidad sufre la crisis (...) cuando los matrimonios viven en sistemas económicos o culturales que, bajo la falsa apariencia de libertad y progreso, promueven o incluso defienden una mentalidad antinatalista, induciendo de este modo a los esposos a recurrir a métodos de control de la natalidad que no están de acuerdo con la dignidad humana".

En un país que tiene uno de los índices más altos de abortos en el mundo, el Santo Padre afirmó que el aborto, "es siempre, además de un crimen abominable, un absurdo empobrecimiento de la persona y de la misma sociedad".

El Santo Padre exhortó a los cubanos apreciar el valor de la maternidad, que "se presenta a veces como un retroceso o una limitación de la mujer, distorsionando así su verdadera naturaleza y su dignidad" y dijo que con frecuencia "los hijos son presentados no como lo que son -un gran don de Dios-, sino como algo contra lo que hay que defenderse".

"La situación social que se ha vivido en este amado país ha acarreado también no pocas dificultades a la estabilidad familiar: las carencias materiales -cuando los salarios no son suficientes o tienen un poder adquisitivo muy limitado-, las insatisfacciones por razones ideológicas, la atracción de la sociedad de consumo", afirmó el Santo Padre.

El Papa destacó la importancia del matrimonio en la familia. "El matrimonio, con su carácter de unión exclusiva y permanente, es sagrado porque tiene su origen en Dios. (...) Si la persona humana es el centro de toda institución social, entonces la familia, primer ámbito de socialización, debe ser una comunidad de personas libres y responsables que lleven adelante el matrimonio como un proyecto de amor, siempre perfeccionable, que aporta vitalidad y dinamismo a la sociedad civil".

"Los padres, al haber dado la vida a los hijos -afirmó el Santo Padre- tienen la gravísima obligación de educar a la prole. (...) Esta tarea de la educación es tan importante que, cuando falta, difícilmente puede suplirse. (...) Es verdad que en el ámbito de la educación a la autoridad pública le competen derechos y deberes, ya que tiene que servir al bien común; sin embargo, esto no le da derecho a sustituir a los padres".

El Papa concluyó exhortando a los cubanos a ser fieles al modelo de la Sagrada Familia: "Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón!" y oró para que las familias cubanas tengan "una casa digna y un hogar unido, de modo que puedan gozar y transmitir una educación ética y un ambiente propicio para el cultivo de los altos ideales y la vivencia de la fe".

Una vez terminada la Misa, el Santo Padre se animó a dirigir espontáneamente algunas palabras a los cubanos: "He tenido la alegría de celebrar la primera misa en Cuba aquí en Santa Clara hemos estado bajo la mirada de la imagen de la Virgen de la Caridad nos hemos reunidos con gran cariño". El Papa dijo que la Iglesia está formada "por tantas familias que son pequeñas iglesias". "Mi gozo es grande y sé que el de ustedes también", expresó afectuosamente el Papa.


TODO CUBA VIO MISA EN TV

Una decisión gubernamental de último minuto permitió a cientos de miles de cubanos ver por televisión la primera misa del Papa en la isla.

La transmisión en directo por los principales canales de la televisión estatal estaba prevista sólo para la región central del país, donde se ubica Santa Clara, pero a última hora el gobierno ordenó la difusión extraordinaria.

En La Habana y otras ciudades en hogares, negocios y oficinas, los cubanos creyentes y no creyentes siguieron la incidencias de la celebración y escucharon atentamente el mensaje del Pontífice.

Esta tarde a las 6:00 pm el Papa se reunirá en el Palacio de la Revolución con el Presidente Fidel Castro en uno de los momentos que ha concentrado mayor interés por la comunidad internacional.


EL PAPA EN CUBA: PRIMERAS CIFRAS

LA HABANA, 22 (ACI).- En un momento histórico para Cuba, el Papa Juan Pablo II celebró esta mañana su primera eucaristía en la Isla, durante la que señaló la urgencia de recuperar los valores familiares en el único país latinoamericano donde el aborto es legal y en el que de cada seis matrimonios cuatro parejas se divorcian.

En efecto según cálculos oficiales en Cuba se practican 60 abortos por cada 100 nacimientos, cifra que obedece a la política controlista del régimen castrista. En zonas como Santa Clara, escenario de la eucaristía de esta mañana, estos números tienden a subir, y aunque todos conocen la posición de la Iglesia sobre estos temas y particularmente la fuerza con el que Papa defiende la vida, la asistencia a la celebración matinal superó todas las expectativas.

Alrededor de 120 mil personas se congregaron en el Estadio Manuel Fajardo de Santa Clara, una zona en la que sólo hay dos mil católicos practicantes. La masiva afluencia se debió principalmente al deseo ferviente de los cubanos por conocer al Santo Padre y escucharlo así como a una cuestión estratégica, pues el poblado se ubica en la zona central de Cuba y hasta ahí confluyeron cubanos de toda la región.

Pero no sólo los creyentes y no creyentes inundaron Santa Clara sino también numerosos sacerdotes y religiosas. Hay, en efecto, 181 obispos de los cinco continentes, principalmente de América Latina, registrados como visitantes, aunque se estima que el número real de prelados supera los doscientos.

Las incidencias del viaje papal son cubiertas por cuatro mil periodistas acreditados, quinientos de los cuales son cubanos, convirtiendo a esta visita pastoral en una de las que más hombres de prensa han concentrado durante el pontificado de Juan Pablo II.

 

PRESENCIA DE CUBANOS EXILIADOS ES EL PRIMER MILAGRO DE LA VISITA DEL PAPA

LA HABANA, 22 (ACI).- "Esta es la emoción más grande de mi vida. Es algo glorioso, tengo que pellizcarme para creerlo. Hace 31 años que salí de Cuba, pero me siento muy cubano". Estas fueron las palabras de uno de los cientos de exiliados que viajaron a la isla para participar en la visita del Papa Juan Pablo II y que consideran su presencia en la isla como "el primer milagro de la visita del Papa".

Los exiliados, que residen en distintas ciudades de Estados Unidos y que llegaron a través de vuelos charter al aeropuerto internacional "José Martí", protagonizaron emotivos reencuentros con sus familias. Todos ellos, que vestían camisetas amarillas que en inglés decían "el peregrinaje a nuestra casa Cuba", consideraron que la visita del Papa ya produjo el milagro del reencuentro. "Tenemos que echar pa'lante (para adelante)", declaró una mujer que esperaba ansiosa, en el aeropuerto, a su hija y a su nieto, a quien aún no conocía.

Por primera vez en los últimos 30 años, un avión comercial partió desde Nueva York con rumbo a La Habana llevando a un total de 424 peregrinos. Por su parte los católicos cubanos exiliados que no pudieron viajar a la isla , se encuentran rezando las 24 horas del día en la Ermita de la Caridad del Cobre.

 

GOBIERNO CASTRISTA SÍ ESPÍA A LA IGLESIA

LA HABANA, 22 (ACI).- Pocas horas antes de la llegada del Papa tres desertores del régimen castrista revelaron que desde hace mucho tiempo, los agentes del servicio de inteligencia cubana han estado espiando a la Iglesia Católica.

Aunque ninguno de los desertores quiso ser identificado por seguridad, los tres estuvieron ligados a la jerarquía castrista y entrevistados individualmente dieron descripciones similares de las oficinas, las tácticas y la filosofía que el gobierno usa para espiar a todos los grupos religiosos, pero especialmente a la Iglesia Católica.

Uno es un ex coronel del Ejército que sirvió como ayudante de Raúl Castro, y los otros dos son ex altos funcionarios del Ministerio del Interior, a cargo de la seguridad nacional. De acuerdo a los desertores el servicio de espionaje tiene su sede en un edificio de 11 pisos en el centro de La Habana, desde donde matricula espías en seminarios, recluta a empleados de parroquias y fotografía las misas.

Según uno de los desertores del Ministerio del Interior, "la Iglesia siempre se vio como un peligro, porque es la única fuerza dentro del país capaz de unir a la gente, e incluso organizar una forma sutil de resistencia''.

El ministerio, conocido en Cuba como el MININT, tiene 100,000 empleados y 3 millones de colaboradores en una nación de 12 millones de habitantes, de acuerdo con un libro escrito en 1994 por Juan Antonio Rodríguez Menier, un comandante que desertó hace 11 años.

Sus tareas de espionaje están divididas entre la División de Inteligencia, que vigila y recluta agentes en el extranjero, y la de Contrainteligencia, que espía a potenciales contrarrevolucionarios dentro de Cuba.

Según los informantes la División de Inteligencia, que espía a los grupos religiosos o líderes en el extranjero, comúnmente tiene seis o siete empleados y está dirigida por un joven teniente coronel. En cambio la oficina de Contrainteligencia, que espía exclusivamente a la Iglesia dentro de Cuba, ha estado formada por 10 o 15 personas bajo la dirección de un teniente coronel y forma parte de un departamento mayor que vigila el "sector ideológico''.

Los desertores informaron que esta oficina, al igual que todas las de contrainteligencia, continuamente cambian su nombre para confundir a los espías norteamericanos, pero casi siempre usa el nombre que usó al principio de la década de 1960: Departamento Cuatro.

En los 80 el Departamento Cuatro envió a varios agentes para que se matricularan en seminarios católicos, y aparentemente reclutó a muchos feligreses, dijo el desertor que en el pasado sirvió como ayudante de Raúl Castro y tenía acceso a su correspondencia.

Durante ese tiempo, dijeron dos desertores, el Departamento Cuatro comenzó a vigilar las procesiones religiosas anuales al santuario de El Rincón, en La Habana, cuando la asistencia aumentó asombrosamente a principios de los 90. ``Las cifras subieron de 20,000 a unos 80,000. Y el MININT casi los estaba contando uno por uno, anotando las personas conocidas que asistían y filmándolas ostentosamente para intimidarlas'', destacó uno de los desertores.

El ex ayudante de Raúl Castro recordó otra operación del Departamento Cuatro lanzada para detener un fuerte renacimiento católico, especialmente entre la juventud, en la ciudad central del sur de Cuba, Trinidad, en 1984 y 1985.

``En momentos en que la gente del Partido Comunista veía la religión como cosa de viejos, la Iglesia en Trinidad estaba atrayendo un gran número de jóvenes con películas, bailes y dulces'', señaló la fuente y agregó que por ello se ordenó al Departamento Cuatro que incrementara su espionaje en Trinidad, prosiguió el desertor, y que coordinara una serie de programas del gobierno municipal para que compitieran por el interés de los jóvenes, hasta que finalmente socavó la asistencia a la iglesia.

Los tres desertores mencionaron el caso del padre Miguel Loredo, un sacerdote cubano que estuvo preso durante 10 años por darle albergue a un activista anticastrista que mató de un tiro a un sobrecargo durante un intento de secuestro de un avión en 1966.

Según uno de los informantes, tales casos de tácticas de mano dura eran la excepción, y agregó que los agentes de inteligencia cubana raras veces usan métodos rudos como el chantaje, y frecuentemente prefieren tácticas más sutiles.

Los cubanos dentro de la isla a veces reciben recompensas materiales, dijo un desertor pero aclaró que no son en efectivo, sino con promociones de empleo, acceso a tiendas especiales y protección de arresto, en caso de que los descubran negociando en el mercado negro.

Además revelaron que la mayoría de los reclutamientos en Cuba y en el extranjero se hacen basados en la manipulación ideológica. ``En el caso de un cura o empleado de parroquia, señalábamos las forzadas coincidencias de la Iglesia y la revolución en sus críticas al capitalismo.

 

TODO CUBA SALIÓ A LAS CALLES PARA RECIBIR AL PAPA

LA HABANA, 22 (ACI).- En medio de cantos, vivas y aplausos, el Papa Juan Pablo II fue recibido por miles de cubanos que al compás del repique de las campanas de las 688 iglesias de Cuba lo acompañaron en su primer recorrido por la Isla.

"Ya llegó, ya llegó, Juan Pablo II ya llegó", el conocido "se ve, se siente, el Papa está presente", y el lema de esta visita "Juan Pablo II te espera todo el mundo", coreados por los feligreses, siguieron al Pontífice que se desplazó en el Papamóvil desde el aeropuerto internacional José Martí a lo largo de 20 kilómetros hasta la sede de la Nunciatura.

A bordo del vehículo, con cristales blindados y sillones forrados de rojo, Juan Pablo II pudo comprobar la efervescencia que crecía conforme se acercaba al centro de la ciudad en un camino en el que cubanos creyentes y no creyentes salieron a las calles, con banderitas y posters, para saludarlo.

En las últimas horas, miles de voluntarios católicos hicieron nuevas visitas a miles de familias, en una tercera ronda de propaganda casa por casa, para invitarlas a asistir a las misas y a saludar al Papa a su paso por las calles de las cuatro ciudades que visitará.

Por los dos canales de televisión, las radios y la prensa escrita, toda rigurosamente controlada por el régimen comunista, comenzaron desde el lunes las convocatorias de la gente a las celebraciones.

Las iglesias de La Habana se unieron para rendir un homenaje a Su Santidad, mediante la celebración simultánea de misas, en las que se invitó a los fieles a participar activamente de los actos que hoy comienzan.

Unas cincuenta misas y festejos religiosos diversos se celebraron a lo largo de La Habana, a instancias de una petición que hizo la semana pasada el Arzobispo de la ciudad, el Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, para ambientar la llegada del Sumo Pontífice.

La llegada del Santo Padre, mañana por la tarde, será transmitida en vivo por los dos canales de televisión y todas las radiodifusoras de la isla.

 

SANTA CLARA Y FIDEL RECIBEN HOY AL PAPA

LA HABANA, 22 (ACI).- En el segundo día de su visita, el Papa Juan Pablo II visitará la localidad de Santa Clara donde celebrará su primera eucaristía en la Isla a las 10:15 de esta mañana y en horas de la tarde será recibido por el Presidente Fidel Castro en el Palacio de la Revolución de esta capital, encuentro que ha concentrado la atención de la prensa y la comunidad internacional.

En Santa Clara -a 300 kilómetros de La Habana- la Iglesia espera la asistencia de aproximadamente 120 mil personas a pesar de tratarse de un poblado pequeño y no precisamente uno de los más católicos de la Isla.

Se prevé que miles llegarán procedentes de las localidades aledañas para saludar al Papa y ver la venerada imagen de la Virgen de la Caridad que llegará desde su santuario a las 8 de la mañana para acompañar al Papa en esta celebración.

La misa se realizará en un campo deportivo ubicado en las afueras del pueblo pues las autoridades no consideraron conveniente celebrarla en la Plaza de la Revolución de Santa Clara pues ahí descansan los restos del guerrillero Ernesto Che Guevara.

El ambiente de fiesta se vive desde ayer en Santa Clara donde al tiempo que Juan Pablo II arribaba a suelo cubano repicaban las campanas de todas las iglesias. Hoy llegarán a su culminación los nada fáciles trabajos emprendidos por los católicos lugareños para recibir al Pontífice. "Ha sido una odisea desde conseguir los materiales hasta las manos para hacer todo", afirma un católico.

Para un sacerdote "la preparación espiritual ha sido tarea ardua, no ha sido fácil renovar a las generaciones que ha sufrido mermas en sus valores".

GOBIERNO CASTRISTA SÍ ESPÍA A LA IGLESIA

LA HABANA, 22 (ACI).- Pocas horas antes de la llegada del Papa tres desertores del régimen castrista revelaron que desde hace mucho tiempo, los agentes del servicio de inteligencia cubana han estado espiando a la Iglesia Católica.

Aunque ninguno de los desertores quiso ser identificado por seguridad, los tres estuvieron ligados a la jerarquía castrista y entrevistados individualmente dieron descripciones similares de las oficinas, las tácticas y la filosofía que el gobierno usa para espiar a todos los grupos religiosos, pero especialmente a la Iglesia Católica.

Uno es un ex coronel del Ejército que sirvió como ayudante de Raúl Castro, y los otros dos son ex altos funcionarios del Ministerio del Interior, a cargo de la seguridad nacional. De acuerdo a los desertores el servicio de espionaje tiene su sede en un edificio de 11 pisos en el centro de La Habana, desde donde matricula espías en seminarios, recluta a empleados de parroquias y fotografía las misas.

Según uno de los desertores del Ministerio del Interior, "la Iglesia siempre se vio como un peligro, porque es la única fuerza dentro del país capaz de unir a la gente, e incluso organizar una forma sutil de resistencia''.

El ministerio, conocido en Cuba como el MININT, tiene 100,000 empleados y 3 millones de colaboradores en una nación de 12 millones de habitantes, de acuerdo con un libro escrito en 1994 por Juan Antonio Rodríguez Menier, un comandante que desertó hace 11 años.

Sus tareas de espionaje están divididas entre la División de Inteligencia, que vigila y recluta agentes en el extranjero, y la de Contrainteligencia, que espía a potenciales contrarrevolucionarios dentro de Cuba.

Según los informantes la División de Inteligencia, que espía a los grupos religiosos o líderes en el extranjero, comúnmente tiene seis o siete empleados y está dirigida por un joven teniente coronel. En cambio la oficina de Contrainteligencia, que espía exclusivamente a la Iglesia dentro de Cuba, ha estado formada por 10 o 15 personas bajo la dirección de un teniente coronel y forma parte de un departamento mayor que vigila el "sector ideológico''.

Los desertores informaron que esta oficina, al igual que todas las de contrainteligencia, continuamente cambian su nombre para confundir a los espías norteamericanos, pero casi siempre usa el nombre que usó al principio de la década de 1960: Departamento Cuatro.

En los 80 el Departamento Cuatro envió a varios agentes para que se matricularan en seminarios católicos, y aparentemente reclutó a muchos feligreses, dijo el desertor que en el pasado sirvió como ayudante de Raúl Castro y tenía acceso a su correspondencia.

Durante ese tiempo, dijeron dos desertores, el Departamento Cuatro comenzó a vigilar las procesiones religiosas anuales al santuario de El Rincón, en La Habana, cuando la asistencia aumentó asombrosamente a principios de los 90. ``Las cifras subieron de 20,000 a unos 80,000. Y el MININT casi los estaba contando uno por uno, anotando las personas conocidas que asistían y filmándolas ostentosamente para intimidarlas'', destacó uno de los desertores.

El ex ayudante de Raúl Castro recordó otra operación del Departamento Cuatro lanzada para detener un fuerte renacimiento católico, especialmente entre la juventud, en la ciudad central del sur de Cuba, Trinidad, en 1984 y 1985.

``En momentos en que la gente del Partido Comunista veía la religión como cosa de viejos, la Iglesia en Trinidad estaba atrayendo un gran número de jóvenes con películas, bailes y dulces'', señaló la fuente y agregó que por ello se ordenó al Departamento Cuatro que incrementara su espionaje en Trinidad, prosiguió el desertor, y que coordinara una serie de programas del gobierno municipal para que compitieran por el interés de los jóvenes, hasta que finalmente socavó la asistencia a la iglesia.

Los tres desertores mencionaron el caso del padre Miguel Loredo, un sacerdote cubano que estuvo preso durante 10 años por darle albergue a un activista anticastrista que mató de un tiro a un sobrecargo durante un intento de secuestro de un avión en 1966.

Según uno de los informantes, tales casos de tácticas de mano dura eran la excepción, y agregó que los agentes de inteligencia cubana raras veces usan métodos rudos como el chantaje, y frecuentemente prefieren tácticas más sutiles.

Los cubanos dentro de la isla a veces reciben recompensas materiales, dijo un desertor pero aclaró que no son en efectivo, sino con promociones de empleo, acceso a tiendas especiales y protección de arresto, en caso de que los descubran negociando en el mercado negro.

Además revelaron que la mayoría de los reclutamientos en Cuba y en el extranjero se hacen basados en la manipulación ideológica. ``En el caso de un cura o empleado de parroquia, señalábamos las forzadas coincidencias de la Iglesia y la revolución en sus críticas al capitalismo.

 

FAMILIA CUBANA ACOMPAÑARÁ AL PAPA

LA HABANA, 22 (ACI).- En Santa Clara el Papa Juan Pablo II abordará el tema de la familia, uno de los más importantes de su pontificado y que, en Cuba, cobra especial significación por la crisis de valores que vive la población.

Justamente con el fin de transmitir lo que es una familia cristiana, se ha seleccionado a una familia católica que asitirá al Pontífice durante la celebración. Se trata de los Urquijo, que han dedicado toda su vida a trabajar junto ala Iglesia aún en los tiempos en los que no se podía ingresar a los templos por la puerta principal sino por la trasera.

Para la Señora Urquijo este "es un motivo de dar gracias a Dios, lo consideramos como un regalo. El Padre nos decía ayer que es un signo de que Dios aprueba lo que estamos haciendo".

Cuba es el país con el mayor índice de divorcios y abortos en América Latina.

EL CLIMA TAMBIÉN ESTÁ A FAVOR DE VISITA PAPAL

LA HABANA, 22 (ACI).- Hasta el clima está a favor de la visita papal pues el fenómeno del Niño causó ningún estrago en el ambiente y la ciudad tuvo una temperatura máxima de 25 grados centígrados.

Para los especialistas del Instituto de Meteorología, este ha sido un "excelente día" pues, aunque con algunas nubes, no se registraron lluvias y el clima se mantuvo fresco.

De acuerdo a Armando Lima, jefe de turno del Departamento de Pronóstico, se espera que en lo que resta del día hayan "nubes altas que no producen lluvia y el clima se mantendrá agradable como hasta ahora".


REFUERZAN SEGURIDAD EN LA HABANA

LA HABANA, 22 (ACI).- Con la llegada del Pontífice las fuerzas del orden incrementaron las medidas de seguridad en esta capital, hasta ahora caracterizadas por su discreción.

La ciudad de 2.2 millones de habitantes, amaneció hoy repleta de carteles con el rostro del Sucesor de Pedro, banderas del Vaticano e imágenes católicas, todo esto con una discreta presencia policíaca en el aeropuerto y los principales hoteles de la ciudad, abarrotados por la prensa internacional y los turistas que llegaron para ser testigos del histórico acontecimiento.

Además, la policía distribuyó un preciso plan del recorrido para que los habaneros puedan ver al Papa y en el Vedado, la zona más bulliciosa de La Habana ocupada por firmas extranjeras, hoteles, bares y centros nocturnos, por donde deambulan las llamadas jineteras, la calma impera.

Asimismo el acceso a la Nunciatura, vieja y majestuosa mansión, está bloqueado por la policía desde hace días, y en las últimas horas las autoridades anunciaron que incluso hasta los que poseen legalmente armas de fuego tienen prohibido portarlas en las áreas donde se celebren las actividades papales.

"Ya se han tomado todas las medidas. Naturalmente, esto no vuelve a repetirse'', dijo el ministro de Turismo, Osmany Cienfuegos, refiriéndose a la serie de atentados con pequeños explosivos que sacudieron la isla el año pasado.

Comentarios