Recursos


El mundo tiene una deuda con monjes contemplativos dice el Papa en Bulgaria

VATICANO, 26 May. 02 (ACI).- Al concluir una emotiva visita al Monasterio de San Juan de Rila, situado a 120 kilómetros al sur de Sofía, el Papa Juan Pablo II subrayó la "enorme gratitud" que le mundo le debe a los monasterios contemplativos y ascéticos.

Tras venerar el Icono de la Madre de Dios y las reliquias de san Juan de Rila, el Papa escuchó el saludo del Egúmeno (Abad), del monasterio, obispo Joan, y dijo a continuación "el monacato oriental, junto con el occidental, constituye un gran don para toda la Iglesia".

"La vida monacal, en virtud de la tradición ininterrumpida de santidad sobre la que apoya -prosiguió- custodia con amor y fidelidad algunos elementos de la vida cristiana, importantes también hoy en día para el ser humano: el monje es memoria evangélica para los cristianos y para el mundo".

El Pontífice explicó que la vida cristiana es ante todo 'renuncia': "al pecado, a la mundanidad, a los ídolos"; y agregó que en el monacato "esa renuncia se hace radical: renuncia a la casa, a la familia, a la profesión, a los bienes terrenos en la búsqueda incesante de los eternos, al amor egoísta.

El Papa subrayó la "lucha espiritual" como otro elemento de la vida monástica que hoy es necesario volver a aprender y proponer de nuevo a todos los cristianos".

"Juan Pablo II concluyó su visita al monasterio de Rila recalcando la "gran deuda de gratitud de la Iglesia universal con todos los ascetas que han sabido recordar 'lo único necesario', el destino último del ser humano".

Tradición monacal

El monasterio de San Juan de Rila (Ivan Rilski) se encuentra en un valle del macizo montañoso del Rila, cuyas cimas superan los 2.000 metros. En el 931, Ivan funda una comunidad monástica. Tras la conquista otomana (1395), el monasterio fue saqueado varias veces y los monjes lo abandonaron momentáneamente. Hacia la mitad del siglo XV, la comunidad resurgió y pidió la restitución de las reliquias del santo fundador, que hoy se custodian en este monasterio.

Posteriores encuentros

Liego, el Papa Juan Pablo II se reunió con el primer ministro, Simeón Saxe-Coburg Gotha, hijo del rey Boris III, cuya tumba se encuentra en la Iglesia. Al mediodía, hora local, el Santo Padre regresó en helicóptero a Sofía. Después de almorzar en la nunciatura, sostuvo un encuentro con el Gran Muftí y con algunos representantes de la comunidad musulmana y de las Iglesias evangélicas.

Inauguración de la Estatua de Juan XXII

Media hora después, el Pontífice se dirigió a la Concatedral de rito latino de Sofía, dedicada a San José, donde procedió a bendecir una estatua del hoy Beato Papa Juan XXIII, ex Nuncio apostólico en Bulgaria; así como las primeras piedras de la nueva cetedral católica en la ciudad.

"Auguro en la oración -dije el Papa- que las diversas piedras necesarias para la construcción sean imágenes de las piedras vivas que cada uno de vosotros está llamado a ser, en virtud del bautismo."

"La intercesión y el ejemplo del Beato Juan XXIII, cuya paterna figura os acoge al ingreso de esta Iglesia, los acompañe y sostenga en el camino de la vida."

El Pontífice, que apareció de un ánimo notablemente mejorado, regaló para la futura nueva catedral católica, importantes reliquias de Juan XXIII.

El Papa cierra viaje ecuménico con un recuerdo común a los "Testigos de fe"

VATICANO, 26 May. 02 (ACI).- Evidentemente animado por los 20,000 participantes -católicos, ortodoxos y musulmanes- en la ceremonia de beatificación de tres mártires del comunismo, el Papa Juan Pablo II rindió en Plovdiv un emotivo homenaje a todos los testigos de fe cristianos de la persecución comunista.

Durante la homilía de la Misa en la que proclamó beatos a Kamen Vitchev (1893-1952), Pavel Djidjov (1919-1952) y Josaphat Chichkov (1884-1952), el Pontífice pasó cuidadosa revista a todos los líderes católicos y ortodoxos presentes en la ceremonia, destacando la inusual presencia de estos últimos en una liturgia católica, teniendo en cuenta las suspicacias de éstos hacia la minoría fiel a Roma.

Tampoco faltó un breve pero significativo saludo a la comunidad islámica, que compone la segunda minoría del país.

Luego, el Pontífice señaló que la razón del martirio de los tres sacerdotes asuncionistas elevados hoy a los altares ha sido el "no dudar dar la vida por la fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo".

Testimonio

El Pontífice recordó al Padre Josaphat Chichkov, quien afirmaba "busquemos hacer de la mejor manera posible todo lo que se espera de nosotros para podernos santificar".

"Algunos meses antes del infame proceso que lo condenó a muerte junto al Obispo Bossilkov, casi previendo lo que le esperaba, el Padre Kamen Vitchev escribía a su Superior Provincial: 'Obténganos con la oración la gracia de ser fieles a Cristo y a la Iglesia en nuestra vida cotidiana, para ser dignos de testimoniarlo cuando llegue el momento", añadió el Papa, refiriéndose al segundo nuevo beato.

"Y el Padre Pavel Djidjov decía: 'Esperemos nuestro turno: que se haga la voluntad de Dios'".

El Papa sorprendió entonces a los fieles ortodoxos al señalar que "pensando en los tres nuevos beatos, siento el deber de rendir homenaje a la memoria de los otros confesores de la fe, hijos de la iglesia ortodoxa, que bajo el mismo régimen comunista han sufrido el martirio.

El Pontífice señaló, en efecto, que la coherencia valerosa de los tres mártires católicos fue reconocida por igual por sus ex alumnos -católicos, ortodoxos, hebreos, musulmanes-, así como sus feligreses.

Renovación eclesial

Juan Pablo II, siempre con los mártires como telón de fondo, exhortó a la Iglesia católica local "a considerar seriamente la posibilidad de instituir nuevamente un Seminario, en el que los jóvenes, a través de una sólida formación humana, intelectual y espiritual, puedan prepararse para el sacerdocio ministerial para el servicio de Dios y de los hermanos".

Confirmado viaje del Papa a Toronto

VATICANO, 26 May. 02 (ACI).- Respondiendo al numeroso grupo de periodistas reunidos en la ceremonia de beatificación de los tres nuevos mártires búlgaros, el vocero de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls, confirmó que el programado viaje del Papa Juan Pablo II a Toronto sigue en pie.

El vocero Vaticano señaló además que el anhelado viaje del Papa a Moscú se realizará "tarde o temprano" y señaló además que las etapas sucesivas a México y Guatemala siguen en pie "en principio".

Comentarios