Recursos


El Santo Padre bendice la primera piedra de la nueva catedral de Sofía

VATICANO, 25 May. 02 (ACI).- Hoy, el Papa Juan Pablo II visitó la con-catedral de Sofía, dedicada a San José, donde bendijo una imagen del beato Juan XXIII así como las primeras piedras de la futura nueva catedral.

El Santo Padre, al dirigirse a los fieles reunidos en el templo, señaló que su pensamiento se dirigía en primer lugar "al obispo Gheorghi Jovcev, a los sacerdotes, a los religiosos y religiosas y desde aquí deseo hacer extensivo mi saludo a todos los fieles católicos de rito latino, esparcidos en las diversas regiones de Bulgaria, especialmente a los niños, a los enfermos y a los ancianos".

Más adelante, el Pontífice afirmó que le agradaba mucho saber que "dentro de poco comenzarán las obras para la nueva catedral, no muy lejos de aquí, en el mismo lugar donde surgía la antigua iglesia destruida por la guerra".

"Espero -concluyó el Santo Padre- que las varias piedras necesarias para la construcción sean imágenes de las 'piedras vivas' que cada uno de vosotros está llamado a ser en virtud del bautismo 'para la construcción de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales agradables a Dios, por medio de Jesucristo'".

La Catedral

La original catedral de Sofía se construyó en 1878 por los obreros extranjeros que construyeron la última parte del mítico Orient-Express de Sofía a Estambul.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el 30 de marzo de 1944, el templo fue destruido por el bombardeo americano.

Al final de 1944 se consagró la sala teatral y desde entonces la iglesia pasó a ser parroquia. En 1993 la parroquia, de la que forman parte 4 mil 500 feligreses, fue confiada a los frailes menores capuchinos.

 

El Papa recuerda el gran testimonio de los que padecieron persecuciones

VATICANO, 25 May. 02 (ACI).- Luego de visitar la catedral de San José y antes de ingresar a la catedral de la Dormición de la Virgen María, el Papa Juan Pablo II recordó a aquellas personas que "vivieron durante el período de la dominación comunista la larga reclusión en el coro de la iglesia de San Francisco, manteniendo vivo el ideal de su consagración y sosteniendo con la oración y la penitencia la fidelidad de los cristianos a su Señor".

El Santo Padre inició sus palabras saludando "con afecto a vuestro exarca apostólico, Monseñor Christo Proykov" y "abrazo fraternalmente al exarca emérito, monseñor Metodi Stratiev, que ha vivido la persecución y la prisión junto con los tres sacerdotes de la Asunción que mañana en Plovdiv proclamaré beatos".

Asimismo, el Papa recordó "con admiración y gratitud la figura y la obra del delegado apostólico, monseñor Angelo Giuseppe Roncalli, el beato Juan XXIII, que rezó en esta catedral y tanto se prodigó por la vida de la Iglesia Católica de rito eslavo-bizantino en Bulgaria. Que su reliquia, que he traído como regalo desde Roma, se custodie y se venere en la iglesia que ahora se construye y que habéis querido dedicarle".

Comentarios