Recursos


El Papa urge en Azerbaiyán a no utilizar la religión como excusa para la violencia

VATICANO, 22 May. 02 (ACI).- Tras un vuelo de cuatro horas, el Papa Juan Pablo II  llegó por primera vez a la ex república soviética de Azerbaiyán, donde exhortó a no convertir la religión en una excusa para la violencia.

El Pontífice fue recibido en el aeropuerto internacional de Bakú, donde fue recibido por el Presidente de la República, Heidar Aliev, autoridades políticas y civiles, de los tres miembros de la comunidad salesiana y de los jefes de misión del cuerpo diplomático.

Después de bajar del avión, el Santo Padre besó la tierra del país que le ofrecieron en un tiesto dos niños, como es tradición cada vez que pisa una nación por primera vez.

El Santo Padre recordó en su discurso que este viaje se enmarcaba en el décimo aniversario del inicio de las relaciones diplomáticas entre Azerbaiyán y la Santa Sede.

Tras poner de relieve el papel de las grandes religiones en el país, que conviven en "un espíritu de tolerancia y de acogida recíproca", dijo: "Hago votos y pido a Dios para que las tensiones residuales puedan ser superadas pronto y todos encuentren paz en la justicia y en la verdad".

Paz en zonas de conflicto

"Desde esta puerta de civilización que es Azerbaiyán, dirijo hoy un llamamiento urgente a aquellas tierras que son teatro de enfrentamientos bélicos", dijo el Pontífice; al señalar que  "urge un compromiso de todos por la paz".

"Pero, debe tratarse de la paz verdadera, fundada en el respeto recíproco, en el rechazo del fundamentalismo y de toda forma de imperialismo, en la búsqueda del diálogo como único instrumento válido para resolver las tensiones, de modo que naciones enteras sean salvadas de la crueldad de la violencia".

Aporte de la religión

Juan Pablo II señaló además que las religiones "no deben ser usadas como trágico pretexto para antagonismos que tienen su origen más allá. Nadie tiene derecho a invocar a Dios en beneficio de sus propios intereses egoístas".

"Pido a los responsables de las religiones que rechacen toda violencia como ofensa al nombre de Dios y que se hagan promotores incansables de paz y de armonía, en el respeto de los derechos de todos y de cada uno", concluyó el Pontífice.

Después de la ceremonia de bienvenida, el Papa se trasladó al Monumento de los Caídos por la Independencia de Azerbaiyán, donde participó en un homenaje a los caídos en la guerra del Nagorno-Karabaj.

 

El Papa recuerda la persecución de los cristianos bajo el régimen comunista

VATICANO, 22 May. 02 (ACI).- Durante el primer discurso pronunciado durante su visita de poco más de 24 horas a Azerbaiyán, el Papa Juan Pablo II  tuvo emotivas palabras de memoria de los horrores sufridos por los cristianos durante el régimen comunista, cuando el país aún pertenecía a la ex Unión Soviética.

Dirigiéndose a los cristianos, y en particular a la comunidad católica del país, el Pontífice señaló que "las dificultades dramáticas" que han padecido "en el tiempo del comunismo, serán recompensadas por el Señor con el don de una fe viva, de un compromiso moral ejemplar y de vocaciones locales para el servicio pastoral y religioso".

El siglo XIX, los católicos en Azerbaiyán constituían una nutrida comunidad, ligada sobre todo a los grupos étnicos no azeríes, en especial a los de origen polaco. En 1888 se erigió en Bakú una bella basílica católica pero Jozef Stalin, durante los "años de plomo" del régimen comunista soviético ordenó su destrucción.

Durante esa época difícil, los católicos se dirigieron  a la Iglesia Ortodoxa que les garantizó los sacramentos.

Tras la caída del comunismo, la comunidad católica pasó bajo la administración apostólica del Cáucaso de los Latinos. Actualmente existe una circunscripción eclesiástica para los 120 católicos azeríes -la misión 'sui iuris' de Bakú-, una parroquia, dos sacerdotes, un religioso y tres agentes pastorales y ahora está confiada a los salesianos.

La comunidad católica está formada tanto por miembros locales, descendientes de los inmigrantes católicos, que celebran la liturgia en ruso, como por la comunidad extranjera, que utiliza el inglés.

El Arzobispo Claudio Gugerotti fue nombrado Nuncio Apostólico en Azerbaiyán el 13 de diciembre de 2001 y también es nuncio en Armenia y Georgia. El superior de la misión "sui iuris" en Bakú es el padre Joseph Daniel Pravda, S.D.B.

 

¡Basta con la guerra en nombre de Dios! Exclama el Papa en encuentro con líderes azeríes

VATICANO, 22 May. 02 (ACI).- Luego de sostener un encuentro privado con el Presidente de la República de Azerbaiyán, Heidar Aliev, el Papa Juan Pablo II  sostuvo en el mismo  palacio presidencial de Bakú  un encuentro con los representantes de las religiones, de la política, de la cultura y del arte, donde retomó la exhortación a no utilizar la religión como excusa para la guerra.

El Pontífice inició el encuentro dirigiéndose a los representantes de las tres grandes religiones del país: la hebrea, la cristiana y la islámica.

"A pesar de las diferencias que existen entre nosotros, nos sentimos juntos comprometidos en cultivar las relaciones de estima y benevolencia recíprocas", dijo el Papa, al recordar "la intensa obra desarrollada por los líderes de las religiones a favor de la tolerancia y de la mutua comprensión en Azerbaiyán".

Luego de elogiar "la tolerancia come valor preliminar de toda convivencia civil", Juan Pablo II señaló que "queremos gritar al mundo ¡Basta con la guerra en el nombre de Dios! ¡Basta con la profanación de su Nombre santo! He venido a Azerbaiyán como embajador de la paz. Hasta que obtenga la paz, yo gritaré: '¡Paz, en el nombre de Dios!".

El aporte de cada religión

El Pontífice elogió luego el aporte de cada una de las comunidades religiosas en el país: a los musulmanes "por estar abiertos a la hospitalidad"; a los hebreos  que han mantenido "vuestras antiguas costumbres de buena vecindad"; a los ortodoxos que durante la persecución acogieron a los hijos de la Iglesia católica, "privados de sus lugares de culto  y de sus pastores".

"¡Dios sea alabado por este testimonio de amor dado por las tres grandes religiones!", dijo también el Papa.

Arte y política

Dirigiéndose luego a los representantes de la cultura y del arte, el Papa Juan Pablo II recordó que "la belleza es luz del espíritu. El  alma, cuando está serena y reconciliada, cuando vive en armonía con Dios y con el universo, emana una luz que es ya belleza".

Por eso, advirtió que  si se margina la cultura, si se minusvalora y desprecia el arte, se pone en peligro la sobrevivencia misma de una civilización".

Luego, dirigiéndose a los políticos, Juan Pablo II recordó que la política "tiene necesidad de honestidad y transparencia. El pueblo debe poder sentirse comprendido y tutelado. Debe poder constatar que sus líderes trabajan para ganratizarles un mañana mejor".

Cuidar a la juventud

El Pontífice se dirigió finalmente a todos los sectores representados en el encuentro para exhortarles a "cuidar a los jóvenes sin ahorro de energía". "Ellos son la fuerza del mañana. Que se les asegure la posibilidad del estudio y el trabajo en base a las predisposiciones personales y a la capacidad de compromiso de cada uno".

"Sobre todo -concluyó-, que exista la preocupación por formarlos en los valores profundos que perduran en el tiempo y dan un sentido a la vida y la acción".

"¡Que un centenar de lenguas diversas de esta tierra cosmopolita eleven su oración al Dios viviente, que sabe escuchar sobre todo a quien es pobre y olvidado", dijo finalmente.

 

El Papa alojado en un hotel por primera vez

VATICANO, 22 May. 02 (ACI).- Por primera vez en sus 96 viajes fuera de Italia en sus 23 años de pontificado, el Papa Juan Pablo II se ha alojado en un hotel.

Se trata del Hotel Irshad de tres estrellas, en Bakú, que goza de un estatuto diplomático durante su permanencia.

El Pontífice se aloja habitualmente en la residencia del obispo local, en la Nunciatura Apostólica o, en alguna ocasión, en un seminario o monasterio. Pero en Azerbaiyán no hay obispo.

Los católicos en este país  de mayoría musulmana son solo 120, la cifra más reducida en un país visitado por el Romano Pontífice.

Azerbaiyán ocupa una superficie de 86.000 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 7.558.000 habitantes, de los cuales 1.700.000 viven en la capital, Bakú.

La lengua oficial es el azerí, aunque también se habla ruso. Los musulmanes chiítas constituyen el 62 por ciento de la población, los sunnitas el 26 por ciento y los ortodoxos el 12 por ciento restante.

Azerbaiyán es la octava ex-república soviética visitada por el Papa tras Lituania, Estonia, Letonia, Georgia, Ucrania, Kazakistán y Armenia; y es el vigesimocuarto país musulmán al que se desplaza el Pontífice; aunque el primero con mayoría chiíta.

Comentarios