Recursos

Misa en la catedral

Ante cinco mil invitados especialmente reunidos en la Catedral Metropolitana para asistir a la Eucaristía que presidió el Papa el sábado 4 por la mañana, el Santo Padre dijo a "los representantes de los grandes pueblos de América Latina y del resto del mundo" que "en la base de todo el orden social se encuentra el principio de la unidad y la indisolubilidad del matrimonio, principio sobre el que se funda la institución de la familia y toda la vida familiar".

El Pontífice insistió en que el matrimonio es una institución natural, no es un invento cristiano, y a él se refería Cristo cuando hablaba con los fariseos para recordar que si la ley mosaica permitió el repudio (el divorcio), fue "por la dureza del corazón" de su pueblo.

El matrimonio, la paternidad, la maternidad, la familia, "todo esto pertenece al orden de la naturaleza, desde que Dios creó al hombre y a la mujer, y todo esto mediante la acción de Cristo es elevado al orden sobrenatural".

Preparativos

Este sábado a las 9:30 horas locales (12:30 GMT), el santo Padre celebrará una eucaristía muy especial en la Catedral Metropolitana de Río. Entre los cinco mil asistentes, destacarán como grandes invitados más de 300 mendigos, enfermos y niños de la calle que pertenecen a los programas de ayuda de la arquidiócesis.

Durante los cuatro días de su visita, ése será quizá el momento más significativo para los brasileños pues el Santo Padre entrará por poco más de una hora en contacto directo con la realidad local y la obra de la Iglesia en el país.

Los cien mendigos, cien enfermos y cien meninos da rua, son personas como Ubirajara de Oliveira, un desempleado de 31 años, que vive en las calles del centro de la ciudad desde hace tres meses como muchos mendigos que son atendidos por el Banco de la Providencia, brazo oficial de la Iglesia en los proyectos sociales.

Ante los 500 obispos de todo el mundo que asistirán a la eucaristía el Pontífice no tratará sólo la relación entre las familias y los problemas sociales sino que también pedirá por la armonía entre los pueblos en vistas a ala celebración del Jubileo del año 2000, armonía que se simbolizará en el ofertorio cuando ocho familias de las más diversas culturas y clases entreguen las ofrendas al Pontífice.

Durante el ofertorio la familia de Júlio Nicodemos de Pinho, de 52 años, un humilde morador de la Favela de Vidigal, se unirá a la del Presidente de la Federación de Industrias del Estado de Río de Janeiro, Eduardo Eugenio Gouveia Vieira y su esposa Cristina, que fuera conocida en todo el país por la fe católica que la mantuvo de pie durante los 35 días que duró el secuestro de su hijo Eduardo, en 1995.

38 años de ayuda efectiva

Creado hace 38 años, el banco atiende a un promedio de 1500 personas por día en los siete proyectos asistenciales que mantiene con recursos donados por diversas empresas.

El año pasado recolectó alrededor de R$ 1,5 millones, pero fue insuficiente. Para tener sólo una idea de su trabajo, durante 1996 repartió 400 toneladas de alimentos a través de 17 centros asistenciales y el arduo trabajo de los voluntarios. Asimismo reparte ropa y medicinas y tiene un centro de salud en São Cristovão que atiende diariamente a 70 pacientes, así como un centro de rehabilitación para alcohólicos y drogadictos en Cordovil, con 280 internos.

Asimismo tiene una casa para enfermos de Sida en Cosme Velho que por ahora acoge a 33 pacientes, dos de los cuales son bebés.

El trabajo de la Iglesia en Brasil no cuenta sólo con el Banco de la Providencia, sino que a través de sus 48 pastorales de evangelización brinda una asistencia integral a todo aquél que sufre en el país.

La Pastoral del Menor, atiende a 2,5 mil niños de la calle, además otros equipos ayudan en la educación y formación profesional de los que menos tienen, a través de 29 núcleos de atendimento.

Comentarios