Cargando...

Juan Pablo II propone ascetismo cristiano auténtico para esta Cuaresma

VATICANO, 25 Feb. 04 (ACI).- El Papa Juan Pablo II comenzó la Cuaresma con un llamado a los católicos para que vivan este tiempo como un “camino de oración, de penitencia y de auténtico ascetismo cristiano”.

El Santo Padre presidió esta mañana en la basílica vaticana la celebración de la Palabra, durante la que se bendijo e impuso la ceniza.

En su homilía, señaló que “los gestos exteriores de penitencia tienen valor si expresan una actitud interior, si manifiestan la firme voluntad de alejarse del mal y recorrer el camino del bien”.

"Aquí está el sentido profundo del ascetismo cristiano. 'Ascetismo': la misma palabra evoca la imagen de subir hacia metas elevadas. Esto conlleva necesariamente sacrificios y renuncias. Para llegar a ser auténticos discípulos de Cristo hay que renunciar a uno mismo, tomar la propia cruz cada día y seguirle. Es el sendero arduo de la santidad, que cada bautizado está llamado a recorrer", indicó.

El Papa recordó que la Cuaresma comienza con la imposición de la ceniza, “gesto austero penitencial, tan estimado por la tradición cristiana” que “subraya la conciencia del ser humano pecador frente a la majestad y a la santidad de Dios. Al mismo tiempo, manifiesta su disponibilidad para acoger y traducir la adhesión al Evangelio en decisiones concretas”.

Asimismo, precisó que la Iglesia indica varios medios para caminar por esta vía: “en primer lugar, la adhesión humilde y dócil al querer de Dios, acompañada de una oración incesante; son las formas penitenciales típicas de la tradición cristiana, como la abstinencia, el ayuno, la mortificación y la renuncia a bienes de por sí legítimos; son los gestos concretos de acogida para con el prójimo, que la página del Evangelio de hoy evoca con la palabra ‘limosna’”.

"Todo esto se vuelve a proponer con mayor intensidad durante el período cuaresmal, que representa un 'tiempo fuerte' de entrenamiento espiritual y de servicio generoso a los hermanos", agregó.

El Papa se refirió a su mensaje para la Cuaresma de este año, en el que trata de “las condiciones difíciles en que viven tantos niños en el mundo” e insistió en que “los problemas en el mundo de la infancia son muchos y complejos. Espero que a estos hermanos nuestros más pequeños, con frecuencia abandonados a sí mismos, se les dedique la atención que merecen también gracias a nuestra solidaridad. Es un modo concreto de traducir nuestro esfuerzo cuaresmal”.

Después de la homilía tuvo lugar la bendición e imposición de la ceniza. El Papa recibió la ceniza del Cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado y los fieles presentes de varios sacerdotes. Tras la oración de los fieles y oración del Señor tuvo lugar el rito de conclusión.

Comentarios

El Papa Francisco en Egipto
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

ACI Prensa en Snapchat
El blog de Mons. José Gómez