ACI Prensa Artículos Videos Audios Empresa Responsable
La auténtica RSE, la que está centrada en la Persona

Autor: Luis Olivera
Director General de Empresa Responsable

Si se busca en Wikipedia el concepto de responsabilidad social empresarial (RSE) se encuentra “la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva y su valor añadido”. Aunque existen otras definiciones, quizás esta sea la que más se aproxima a la forma de entender la RSE que tienen muchas empresas.

En la labor de consultoría es común encontrarse con directivos que exigen a los responsables de RSE de su empresa una mayor rentabilidad o que conciben este tema solo como otra estrategia de marketing. Eso desvirtúa lo que desde nuestro punto de vista debería ser la finalidad principal de la RSE que es la de promover el desarrollo humano integral y solidario del personal y demás grupos de interés. Desde este punto de vista, la ayuda a la comunidad y el cuidado del medio ambiente surgen como respuesta de la acción solidaria de las personas que trabajan en la empresa. No solo como un programa filantrópico que no cuenta con la participación del personal y que desaprovecha la oportunidad de promover su desarrollo integral.

La experiencia de haber evaluado a más de 250 empresas y acompañado en un proceso de consultoría a muchas de ellas nos revela que la RSE que realmente busca impactar en la cultura de la empresa, haciendo a todo su personal socialmente responsable, genera una crisis que solo los empresarios tenaces, convencidos y realmente interesados en las personas podrán superar. No es esa RSE romántica que se nos presenta y que solo tiene fines publicitarios. La auténtica RSE, que puede transformar nuestra sociedad, va a contradecir a muchos que solo la usan para ganar, para posicionar sus marcas pero no para ayudar.

La auténtica RSE, no es superficial. Requiere que el personal de la empresa sea responsable y solidario. No solo el empresario.

La auténtica RSE, la que esta centrada en la persona, propone un cambio cultural que genera resistencia lo que ocasiona que en ocasiones el personal de las empresas prefiera retirarse en vez de practicar esos valores.

La auténtica RSE debería estar cimentada en principios éticos universales, como el respeto a la dignidad de las personas, la solidaridad y el bienestar social general. Estos principios no son relativos, son absolutos y no negociables.

La auténtica RSE es congruente, por lo tanto obliga a se inicie atendiendo las necesidades del personal de las empresas y sus familias.

La auténtica RSE también debe ser creíble tanto internamente como externamente. Esta credibilidad quedará muy comprometida sino no hay congruencia. También se requiere de una buena estrategia de comunicación a todos niveles para dar a conocer las actividades que esta llevando a cabo la empresa.

La auténtica RSE tiene un impacto positivo en la productividad de las empresas, porque exige que todos los derechos sean correspondidos o equilibrados con responsabilidades, obligaciones y compromisos.

Los testimonios de los empresarios que han tomado la Norma CRESE como modelo de gestión indican que los empleados adquieren un fuerte sentido de pertenencia además de asumir el trabajo como un medio de superación y trascendencia. Cuando la RSE está centrada en la persona, eso por sí solo ya consiste en la mayor victoria aunque luego también se genera mayor rentabilidad.

 
ACI Prensa | Emprensa Responsable | CRESE | [email protected]