ame(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); nitaria entre los feligreses".

Decadencia. "Lamentablemente", continúa Vree, "este catolicismo sensiblero, donde el saludo de la paz parece ser el punto culminante de la Misa, no tiene ningún magnetismo: no mucha gente sale de la cama el domingo en busca de un abracito tibio". Y cita, al respecto, escalofriantes estadísticas: en 35 años, la asistencia a Misa entre los católicos de Estados Unidos descendió del 70% al 25%, mientras que solamente uno de cada cuatro católicos comprende lo que significa la presencia real de Jesús en la Eucaristía.

Cambios. Según el P. Bernard X. Gorges, fundador de un exitoso movimiento catequético denominado "Totus Tuus", "es evidente que nuestra cultura del placer y el bienestar tienen un papel significativo en la consolidación de esta cultura del 'sentirse bien'". Sin embargo, el sacerdote nativo de Wichita, Kansas, considera que, en el mundo católico, "hemos contribuido con esta cultura cada vez más, reemplazando la enseñanza de la doctrina por la transmisión de sentimientos agradables". El P. Gorges, cuyo movimiento se dedica a enseñar el catecismo a los jóvenes y ha experimentado un éxito sorprendente en el Medio Oeste norteamericano, cree que "la catequesis ha desaparecido víctima de un círculo de nunca acabar: a los niños no se les enseña el catecismo porque 'son muy pequeños', a los jóvenes no se les enseña porque son 'muy rebeldes' y a los mayores no se les enseña porque 'ya son muy viejos'. De esta manera, la transmisión de los contenidos de fe prácticamente ha desaparecido".

Esperanza. Según el sacerdote, "es un mito creer que a los jóvenes no les interesa el conocimiento de la doctrina. Por el contrario, tienen hambre de la verdad, del conocimiento de lo que es objetivamente bueno y malo". El P. Gorges dice que justamente se decidió a crear "Totus Tuus" porque "quedé conmovido al ver cómo los jóvenes anhelaban alimento espiritual sólido, y habían recibido, en cambio, algodón dulce". Actualmente, "Totus Tuus" está compuesto por esos mismos jóvenes hambrientos, que hoy nutren a sus congéneres.

Para Gorges, la conclusión es clara: "a pesar de que hablar de doctrina puede herir algunos sentimientos, la verdad sigue teniendo la capacidad de atraer las mentes y el bien sigue atrayendo los corazones". "En medio de este mundo de hipocresías acarameladas, esto ciertamente es un signo de esperanza", concluye.

Comentarios

Síguenos:

El blog de Mons. José Gómez

Tendencias:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez
Libros del padre José Antonio Fortea