Feria
5 de julio de 2022

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera Lectura

    Oseas 8:4-7, 11-13

    4Han puesto reyes sin contar conmigo, han puesto príncipes sin saberlo yo. Con su plata y su oro se han hecho ídolos, ¡para ser encarcelados! 5¡Tu becerro repele, Samaria! Mi cólera se ha inflamado contra ellos: ¿hasta cuándo no podrán purificarse? 6Porque viene de Israel, un artesano ha hecho eso, y eso no es Dios. Sí, quedará hecho trizas el becerro de Samaria. 7Pues que viento siembran, segarán tempestad: tallo que no tendrá espiga, que no dará harina; y si la da, extranjeros la tragarán. 11Efraím ha multiplicado los altares para pecar, sólo para pecar le han servido los altares. 12Aunque yo escriba para él las excelencias de mi ley, por cosa extraña se las considera. 13¡Ya pueden ofrecer sacrificios en mi honor, y comerse la carne! Yahveh no los acepta; ahora recordará sus culpas y visitará sus pecados: ellos volverán a Egipto.

  • Salmo Responsorial

    Salmo 115:3-10

    3Nuestro Dios está en los cielos, todo cuanto le place lo realiza. 4Plata y oro son sus ídolos, obra de mano de hombre. 5Tienen boca y no hablan, tienen ojos y no ven, 6tienen oídos y no oyen, tienen nariz y no huelen. 7Tienen manos y no palpan, tienen pies y no caminan, ni un solo susurro en su garganta. 8Como ellos serán los que los hacen, cuantos en ellos ponen su confianza. 9Casa de Israel, confía en Yahveh, él, su auxilio y su escudo; 10casa de Aarón, confía en Yahveh, él, su auxilio y su escudo;

  • Evangelio

    Mateo 9:32-38

    32Salían ellos todavía, cuando le presentaron un mudo endemoniado. 33Y expulsado el demonio, rompió a hablar el mudo. Y la gente, admirada, decía: «Jamás se vio cosa igual en Israel.» 34Pero los fariseos decían: «Por el Príncipe de los demonios expulsa a los demonios.» 35Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando todo enfermedad y toda dolencia. 36Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor. 37Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos. 38Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.»

Comentarios