Iconos: La Dormición

Reverso de LA VIRGEN DEL DON
Finales del siglo XIV
Galería Tretyakov de Moscú

Se pintó este icono en el reverso de la Virgen del Don para la Catedral Kolomna, a la que estaba destinado el icono en cuestión, y fue dedicado a la Dormición. En la pintura, a diferencia de otros iconos de parecidas características, solamente se ven a San Jaime de Less y a San Hieroteo de Atenas.

Las mujeres llorando y los ángeles de la mandorla brillan por su ausencia. En cuanto a los apóstoles, en la mano izquierda se hallan San Pedro, Santiago el Menor, Santo Tomás (al fondo), San Mateo, San Bartolomé y San Juan detrás del ataúd, y en la mano derecha se ve a San Pablo, San Andrés, San Marcos, San Lucas, San Simón y San Felipe.

Procede de la Catedral de Dormición en Kolomna, que fue decorada en 1392, y donde sirvió como icono acompañante en las procesiones. Empezando con Igor Grabar en 1922, este icono ha sido atribuido casi siempre a Theophanes el Griego aunque Zhidkov se opone, o a un pintor de su círculo.

Lazarev lo atribuye un artista de Novgorad. Llegó a Moscú entre 1552 y 1563, durante el reinado de Iván el Terrible, el cual en aquella época reunió en el Museo del Kremlin una colección de reliquias antiquísimas, incluyendo distintos iconos de diversas ciudades y templos.

Al parecer, fue depositado en la Catedral de la Anunciación, si bien no existe constancia de tal cosa hasta el año 1680. Fue considerado como icono milagroso, y las tropas lo llevaron a la campaña de 1563 contra los polacos.

Comentarios