9 de julio de 2022 12:56 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 9 de julio de 2022 2:35 pm

Sobrevive a grave dolencia y ahora es sacerdote católico

Por Walter Sánchez Silva

El P. Carlos Ángel Martínez es un sacerdote colombiano que fue ordenado recientemente en México. Su historia está marcada por una dolencia que aún lo aqueja y que lo pudo dejar inmovilizado, y por haber superado el covid que lo mantuvo durante casi un mes hospitalizado.

El sacerdote ingresó a la Legión de Cristo en noviembre de 2004 en Colombia, concretamente al centro vocacional de Medellín, donde estuvo durante tres años. Después pasó al noviciado y luego fue promotor vocacional en el norte de Italia.

Estudió en España y Estados Unidos. Llegó a Monterrey (México) para sus prácticas apostólicas y volvió a Italia, esta vez a Roma, para colaborar en la Dirección General de los legionarios.

Hace un tiempo tuvo que ser sometido a una operación en la que contrajo una infección en uno de los discos lumbares de la columna vertebral. Tras varios problemas por la infección y luego de cuatro cirugías más, estuvo en riesgo de quedar paralizado.

Volvió a Monterrey donde aún es tratado por esta dolencia. En mayo de 2021 fue ordenado diácono por el Arzobispo de Monterrey y presidente del Episcopado Mexicano, Mons. Rogelio Cabrera.

“Dios te ha puesto en prueba por tu enfermedad, pero tú mismo sabes que en Jesús encuentras luz y esperanza sabiendo que con limitaciones o sin ellas eres seguidor de Cristo”, le dijo en su ordenación el Prelado, según informa una nota de la oficina de comunicación del Regnum Christi.  

Una semana después de la ordenación diaconal, el ahora sacerdote enfermó de covid, un tiempo que definió como de “lucha y oración”.

En un video compartido en Instagram, el joven legionario de 31 años explica que fue de “lucha porque justo una semana después de la ordenación diaconal me dio COVID y me dio bastante fuerte. Estuve prácticamente un mes en el hospital, a punto de que me intubaran. Tuve que invertir muchos meses después de eso en la recuperación”.

“También me afectó la espalda, todo el tratamiento que ya venía realizando. Fue un periodo de lucha bastante complejo”, agregó.

Esta etapa, dijo el P. Carlos Ángel, fue además “un periodo de oración fuerte particular, porque en medio de estas limitaciones, en el rezo de la liturgia de las horas, pude encontrar algo muy concreto para vivir el diaconado”.

El 29 de junio de 2022, hace solo unos días, fue ordenado sacerdote por Mons. Juan Armando Pérez Talamantes, Obispo Auxiliar de Monterrey, en la parroquia de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, en San Pedro Garza García, estado de Nuevo León.

“Carlos, le pedimos al Señor que el logos divino, la palabra de verdad esté en tu corazón, y que al ser llamado por Cristo al servicio sacerdotal, te comprometas a buscar siempre la verdad de Cristo Jesús, para poderla comunicar a los seres humanos”, dijo el Obispo en su homilía.

Al final de la ceremonia a la que asistieron sus padres, otros familiares y amigos, el P. Carlos Ángel resaltó la importancia de seguir a Cristo porque “cuando el sacerdote pierde esa actitud de vida, otros ideales empiezan a reemplazar y a volverse más atractivos”.

“Yo diría que hay que enfocarse en cultivar la actitud de seguimiento de Cristo, con todo y los peligros que esto pueda implicar en la sociedad actual”, concluyó.

Etiquetas: México, sacerdote, Colombia, Legionarios de Cristo, Enfermedad, ordenación sacerdotal