20 de febrero de 2022 3:40 pm

Salesianos de Uganda forman nuevos catequistas para cerrar brecha entre los refugiados

P. Lazar Arasu, Director de Don Bosco Palabek Refugee Services, en Uganda | Crédito: P. Lázaro Arasu

Los miembros de los Salesianos de Don Bosco (SDB) en Uganda se han embarcado en una nueva formación de catequistas entre los refugiados en la Arquidiócesis de Gulu para llenar el vacío que dejaron los agentes pastorales que regresaron a sus hogares en Sudán del Sur.

El P. Lazar Arasu, capellán para refugiados en Palabek Refugee Services en Uganda, dice que un número significativo de catequistas que los salesianos entrenaron cuando comenzaron su ministerio en el asentamiento de refugiados, pero abandonaron el apostolado cuando la pandemia de COVID-19 interrumpió las actividades de la Iglesia en África Oriental.

“El bloqueo de Corona puso todo en desorden. Las restricciones en las reuniones de la Iglesia dispersaron a muchos catequistas. Al menos 13 de ellos dejaron sus servicios; la mayoría de ellos regresaron a Sudán del Sur y otros se dedicaron a otras actividades”, dijo el P. Arasu en un mensaje que compartió con ACI África.

Dijo que con la pandemia también se cerraron los centros de formación de catequistas y añade: “Ahora la única solución es formar catequistas localmente”.

El sacerdote nacido en la India destaca los desafíos que enfrenta el ministerio de los salesianos en Uganda, entre ellos el constante movimiento de personas, especialmente los líderes y los catequistas capacitados.

Señala que en África, los catequistas son indispensables en el proceso de evangelización.

“El éxito de la mayoría de las Misiones y parroquias en África a menudo depende de los catequistas, que son guerreros pastorales y espirituales, especialmente en las zonas rurales y de difícil acceso. Las llamadas ‘áreas de difícil acceso’ pueden ser situaciones pastorales difíciles por la falta de sacerdotes y la presencia de muchos idiomas”, dijo.

Otros desafíos incluyen culturas difíciles de comprender, lejanía geográfica y recursos limitados, dijo el P. Arasu.

Algunos de los desafíos solo pueden ser resueltos por los catequistas, señaló, y agrega: “Pero necesitan ser capacitados, apoyados, alentados y reconocidos debidamente”.

El P. Arasu dice que desde el momento en que los salesianos comenzaron su ministerio en Palabek en 2017, empezaron a formar catequistas entre jóvenes comprometidos que tenían “muchas ganas de servir”.

“Algunos de ellos tienen dotes naturales de liderazgo y habilidades lingüísticas”, dijo de los que se inscribieron para formarse como catequistas.

“Los salesianos los llevaron a los Centros de Formación de Catequistas pertenecientes a las diócesis locales. Más de 10 de ellos estaban lo suficientemente bien capacitados y ayudaron a la comunidad con dedicación”, agregó.

El sacerdote que tiene educación superior en Teología Pastoral dice que comenzó a capacitar a otro grupo de catequistas una vez que el COVID-19 interrumpió las actividades de la Iglesia y obligó a aquellos que habían sido capacitados a abandonar la práctica.

Con la ayuda de los catequistas mayores, el P. Arasu inscribió a 22 laicos para la catequesis dentro del asentamiento de refugiados.

Los participantes recibieron clases de sacramentos, escritura, preparación de homilías, liturgia y habilidades de liderazgo cristiano.

En su mensaje compartido con ACI África, el P. Arasu explica que las clases para la formación de catequistas se desarrollaron de septiembre a diciembre de 2021.

Entre los desafíos que enfrentan los salesianos en los Palabek Refugee Services se encuentran la presencia de muchos idiomas, la falta de libros litúrgicos y Biblias en los idiomas nativos y la falta de registros para los católicos en el asentamiento de refugiados.

También hay una afluencia constante de nuevos refugiados, que el P. Arasu dice que dificulta la planificación del cuidado pastoral en el asentamiento de refugiados.

Otros desafíos, dice el capellán para refugiados en Palabek Refugee Services en Uganda, surgen de las culturas y prácticas tradicionales, que dice que son nuevas para los agentes pastorales.

“Cada parte de la Iglesia tiene desafíos pastorales. A menudo, son únicos y difieren mucho entre sí”, dijo, y explica que los desafíos que enfrentan los refugiados surgen de su constante necesidad de moverse de un lugar a otro en busca de seguridad y mejores condiciones de vida.

“Es cierto que los refugiados, los migrantes y las personas en movimiento enfrentan más desafíos que quienes viven en condiciones estables. La iglesia que está en movimiento por la seguridad, física y espiritualmente, tiene enormes desafíos. La guerra los dispersa; los hiere moral y espiritualmente; dejándolos quebrantados en espíritu”, dice.

Sobre los refugiados y migrantes dijo que “antes de llegar a un campamento de refugiados, ya sufrieron la falta de atención pastoral en las áreas devastadas por la guerra. La situación solo empeora en un campamento de inmigrantes. Si reciben algún cuidado pastoral, son realmente bendecidos”.

El sacerdote salesiano dice que de 60.000 refugiados, al menos 40.000 son católicos “o han sido católicos y ahora no son practicantes”.

“Estamos en contacto regular con unas 2.000 personas y otras 500 asisten ocasionalmente a las oraciones. Pero la mayoría desea recibir el bautismo y se enorgullecen de llamarse católicos. Es solo una 'identidad externa'. Es un gran desafío pastoral llegar a los ‘sin iglesia’. Como pastores no nos desanimamos”, dijo.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en ACI África.

Etiquetas: Catequesis, Salesianos, catequistas, Uganda