14 de junio de 2021 3:51 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 14 de junio de 2021 11:56 am

Profundo dolor en la Iglesia en España tras hallarse cadáver de pequeña secuestrada por su padre

Por Blanca Ruiz

Imagen referencial. Crédito: Pixabay

Numerosos obispos de España aseguraron sus oraciones ante la trágica muerte de dos pequeñas de 6 y 2 años de edad, asesinadas presuntamente por su padre en la isla de Tenerife (España).

El pasado 27 de abril las hermanas Anna y Olivia de 6 y 2 años, desaparecieron en la isla de Tenerife. Según el auto judicial, fueron secuestradas y asesinadas por su padre Tomás Gimeno para “causar un sufrimiento inhumano” a Beatriz, su expareja y madre de las pequeñas.

Después de 40 días de búsqueda de las pequeñas Anna y Olivia, el pasado 10 de junio se encontró el cadáver de Olivia en una bolsa de deporte, atada al ancla del barco de Gimeno y a mil metros de profundidad y a tres millas de la costa de la isla de Tenerife, Islas Canarias (España). El cuerpo de la pequeña Anna no ha sido encontrado por el momento.  

Ante esta terrible situación numerosos Obispos de España han mostrado su cercanía y solidaridad con Beatriz, madre de las pequeñas. Como el Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid (España), quien aseguró a través de Twitter que rezaba por la familia de las pequeñas. 

El Obispo de Vitoria, Mons. Juan Carlos Elizalde, pidió oraciones por las dos pequeñas, “ángeles inocentes que ya están en el Cielo” y animó a que la Virgen María “que experimentó el dolor de la Pasión, sea consuelo de esa madre, que no está sola”.

Mons. Luis Argüello, portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y Obispo Auxiliar de Valladolid, dijo que “el mal ha dado un zarpazo a dos niñas y a su madre, pero su presencia es cotidiana. Es necesario contar con él para comprender la realidad. Frente al mal son necesarias medidas, pero no bastan. Es un misterio. En la Cruz encontramos llanto, luz y esperanza para vivir y luchar”.

Desde la Diócesis de Canarias también se expresó “el dolor ante los sucesos acaecidos en Tenerife y de los que han sido víctimas las pequeñas Olivia y Anna”. 

“Nos unimos al dolor de Beatriz, su madre. Rezamos a Dios para que consiga consuelo en momentos tan trágicos y sepa encontrar la paz ante tanto sufrimiento y al del resto de los familiares de Olivia y Anna con el deseo de que encuentren en el amor familiar la fuerza necesaria para superar este terrible trance”, precisaron en un comunicado. 

Polémicas declaraciones de sacerdote de Tenerife

Además desde el Obispado de Canarias, al que pertenece Tenerife, también manifestaron el rechazo a las “indignas” declaraciones realizadas por el P. Fernando Báez en un post de Facebook , en el que aseguraba que la madre de las niñas asesinadas “recoge lo que sembró”. 

“Lamentamos profundamente y pedimos perdón por el dolor que estas declaraciones han ocasionado. Rechazamos y desautorizamos dichas opiniones personales que no reflejan los sentimientos de esta comunidad eclesial”, destacaron en el comunicado. 

El Obispado de Canarias también manifestó su “clara repulsa ante todo tipo de violencia, de manera especial a la que afectan a niños e inocentes y, en este caso la “violencia vicaria” utilizada como medio para hacer daño a la madre”. 

Cronología del suceso

Según el auto judicial Tomás Gimeno secuestró a sus hijas el 27 de abril, las mató, las metió en bolsas de deporte y tiró sus cadáveres al mar con pesos y lastres en las bolsas para que quedaran en el fondo marino. 

También realizó diversas llamadas a su exesposa Beatriz Zimmerman, en las que la amenazó con que no volvería a ver a las pequeñas. 

Tomás y Beatriz se habían separado hacía algunos meses. La mujer había comenzado una relación sentimental con otro hombre. 

“Tomás les dio muerte de forma planificada y premeditada [a las niñas] para provocar un inhumano dolor a su expareja”, precisa el auto judicial.

También destaca que “buscó dejar en la incertidumbre acerca del destino que habían sufrido sus hijas al ocultar sus cuerpos eligiendo lugares alejados de la costa y profundos donde pensaba que jamás serían encontradas”. 

Todo esto con el fin de aumentar “la angustia” de la madre de las pequeñas. 

Por el momento sólo se ha encontrado el cadáver de Olivia, la bolsa en la que podría haber estado el cuerpo de Anna apareció abierta en el fondo del mar. Tampoco ha aparecido, por el momento, Tomás Gimeno, padre de las pequeñas. 

Etiquetas: España, Muerte, Tragedia, niñas, Violencia contra la mujer, niñas secuestradas