20 de mayo de 2022 9:45 am

“Peregrinar a Tierra Santa es siempre un regalo de Dios”, afirma Cardenal

Por Mercedes De La Torre

Cardenal Fernando Filoni en el Santo Sepulcro. Foto: Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén

“Una peregrinación a Jerusalén es siempre un regalo de Dios”, explicó el Cardenal Fernando Filoni, actual Gran Maestro del Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén durante una reciente peregrinación que realizó en Tierra Santa.

El objetivo principal de esta importante peregrinación en Tierra Santa fue la “entrada solemne en el Santo Sepulcro de Jerusalén”, indicó la Orden a ACI Prensa. El viaje había sido postergado en diferentes ocasiones por la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

Al visitar el Santo Sepulcro, el Cardenal Filoni afirmó que “una peregrinación a Jerusalén es siempre un regalo de Dios. Así era en el corazón del judío fiel; así era para Jesús” y cuestionó “¿y para nosotros? ¿Cuál es el significado -de manera especial- de este lugar?”.

“Venimos aquí, como decía Francisco de Asís, para ‘ver y tocar’ al Señor, para ‘ver’ sus pasos, para ‘oír’ el eco de sus palabras, para ‘tocar’ el lugar donde fue sepultado…” y en el lugar en donde resucitó de entre los muertos y “donde Dios nos salvó”, señaló el Purpurado.

En esta línea, el Gran Maestro del Orden del Santo Sepulcro agradeció el servicio de los caballeros y damas en Jerusalén que tienen “la misión del ángel que animaba a ver dónde se había colocado el Señor”.

Durante su peregrinación en Tierra Santa, el Cardenal Filoni visitó en Belén la escuela de Beit Sahour y la Universidad de Belén lugares que reciben apoyo de la Orden del Santo Sepulcro debido a que se dedican a la formación de futuros líderes locales. 

Además, el Purpurado italiano visitó Nazaret y Jordania. En Amán, capital de Jordania, el Cardenal consagró la Iglesia de San Pablo en Jubeiha, lugar sagrado restaurado gracias al patrocinio de la Orden del Santo Sepulcro.

El Cardenal Filoni fue acompañado por una delegación de personas guiada por el lugarteniente general, Agostino Borromeo y por el gobernador general y Embajador, Leonardo Visconti di Modrone.

Etiquetas: Tierra Santa, Jerusalén, Cardenal Filoni, Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén