2 de noviembre de 2021 4:47 pm

Papa Francisco anima a buscar la santidad de la mano de la Virgen María

Por Giselle Vargas

Virgen del Rosario de Río Blanco y Paypaya. Crédito: Programa FE.

El Papa Francisco saludó a los celebrantes del 101º aniversario de la coronación pontificia de la Virgen del Rosario del Río Blanco y Paypaya (Argentina), y los alentó a encarnar el llamado a la santidad hoy de la mano de la Madre.

El 31 de octubre, en una carta dirigida al Obispo de Jujuy, Mons. César Fernández, el Pontífice invitó a vivir la fiesta “conscientes de que los santos nos alientan y acompañan en nuestro peregrinaje terreno”.

En ese sentido, “la ofrenda de sus vidas es un ejemplo para todos nosotros”, dijo el Papa Francisco, y recordó al Siervo de Dios Pedro Ortiz de Zárate, sacerdote de Jujuy que murió en 1683 en el Valle del Zenta, en Salta, defendiendo el Evangelio.

“Por eso, quisiera que este acontecimiento jubiloso haga resonar con fuerza entre ustedes el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades, como expresé en la exhortación apostólica Gaudete et exsultate”, expresó.

En ese sentido, el Papa Francisco invitó a los fieles a “seguir adelante de la mano de nuestra Madre, contemplándola para aprender de Ella a ser consuelo para los afligidos y esperanza para los que están tristes, dando testimonio de la alegría del Evangelio a cuantos encuentran en los senderos de la vida”.

“Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí”, concluyó.

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fweb.facebook.com%2FProgramaFeArgentina%2Fposts%2F406844124312482&show_text=true&width=500" width="500" height="765" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowfullscreen="true" allow="autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share"></iframe>

La coronación de la patrona de la Diócesis de Jujuy se realizó un 31 de octubre de 1920 por el Nuncio Vasallo de Torregrossa.

Con motivo a este aniversario se convocó a un Año Mariano diocesano que comenzó el 7 de octubre de 2019 y debía terminar el año pasado, pero fue extendido por la pandemia del coronavirus hasta el 31 de octubre de 2021.

Con gozo, los fieles llegaron hasta el santuario dedicado a la patrona de la Diócesis de Jujuy para participar en la Misa presidida por el Nuncio Apostólico en Argentina, Mons. Miroslaw Adamczyk.

En su homilía Mons. Adamczyk dijo que la coronación “es una de las principales manifestaciones de veneración hacia la Santa Madre”.

“María tiene dignidad real, es Reina porque es la Madre de Cristo Rey. María se regocija en la gloria del Cielo como Reina del mundo entero. Para honrar esta dignidad de María, se estableció la costumbre de decorar con coronas reales las imágenes de María rodeadas de una veneración excepcional”.

La coronación “de la imagen de la Madre de Dios es ante todo una manifestación de gratitud filial y de amor al pueblo de Dios por María, que cuida de los pueblos y naciones con su protección maternal”.

También “es un llamado a estar agradecido por los favores y bendiciones de Dios recibidos a través de Ella”.

En ese sentido, “poner las coronas sobre la imagen de María significa, en primer lugar, glorificar a Dios mismo, que eligió y otorgó a la Virgen María, involucrándola en la ejecución de los planes salvíficos. Es también una expresión de veneración y homenaje a quien sirve a la Iglesia como madre”, afirmó Mons. Adamczyk.

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/video.php?height=314&href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FCanal2JujuyOficial%2Fvideos%2F406153761006238%2F&show_text=false&width=560&t=0" width="560" height="314" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowfullscreen="true" allow="autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share" allowFullScreen="true"></iframe>

Etiquetas: Argentina, Virgen del Rosario, coronación, fiesta patronal, Diócesis de Jujuy, Virgen del Rosario de Río Blanco y Paypaya