7 de agosto de 2021 9:14 pm

Obispos de Filipinas acuerdan una mayor cooperación ecuménica con la Iglesia nacionalista

Imagen referencial. Crédito: Pixabay.

Los obispos de la Iglesia Católica en Filipinas firmaron el 3 de agosto una declaración conjunta con la Iglesia Filipina Independiente (IFI) para la reconciliación y una mayor cooperación ecuménica, que incluye el reconocimiento mutuo del Bautismo.

Con motivo de la celebración del 500 aniversario de la llegada del cristianismo a Filipinas, los líderes de la Iglesia Católica en el país firmaron una declaración conjunta con la Iglesia Filipina Independiente (IFI), la segunda religión más importante del país, “para una mayor cooperación ecuménica en medio de la diversidad”.

La Iglesia Independiente Filipina es la segunda denominación cristiana más grande del país, después de la Iglesia Católica Romana, y comprende aproximadamente el 6,7% de la población total del país. Filipinas es el país con más cristianos en el continente asiático.

La IFI está dirigida por un obispo supremo, de forma similar al cargo de presidente que existe en otras denominaciones. Actualmente tiene 47 diócesis, incluida la Diócesis del Este y Oeste de los Estados Unidos y Canadá, con un número estimado de ocho millones de miembros.

En el documento, los líderes de ambas Iglesias dijeron que juntos “piden y oran por el perdón mutuo por cualquier daño infligido en el pasado”, y que lucharán “por la curación y purificación de la memoria entre nuestros miembros”.

Explicaron que la IFI se separó formalmente de Roma y se declaró a sí misma una iglesia nacionalista en 1902, “en medio de un período turbulento de la lucha de los filipinos por la independencia contra el dominio colonial de España y Estados Unidos”.

Filipinas estuvo bajo el control de España durante 300 años, hasta que declaró su independencia en 1898. Luego, Estados Unidos gobernó el país hasta 1945.

Los líderes aclararon que “la formación de las IFI no fue contra la Iglesia Católica, sino contra el continuo dominio de los obispos y sacerdotes españoles en las diócesis y parroquias de la colonia”.

Recordaron que “como parte de una revolución nacionalista, la creación de las IFI también significó una ‘revolución religiosa’ que apeló a los sentimientos patrióticos de la población, que aspira al nacimiento de una nación”.

Además, afirmaron que desde el período colonial estadounidense hasta el presente, el cristianismo en Filipinas ha evolucionado con una variedad de tradiciones.

Es importante mencionar que la IFI firmó un “Pacto de Asociación” con la Iglesia Unida de Cristo en Filipinas, y se convirtió en una de las iglesias miembros del Consejo Nacional de Iglesias de Filipinas y del Consejo Mundial de Iglesias.

La IFI también ha establecido concordatos de plena comunión con las iglesias episcopales, varias iglesias de la Comunión Anglicana, las Antiguas Iglesias Católicas de la Unión de Utrecht y la Iglesia de Suecia. Además, acepta mujeres en el ministerio de ordenación.

La Iglesia Católica ha crecido en Filipinas gracias al nombramiento de numerosos obispos filipinos y al papel cada vez menor de los misioneros extranjeros. A través de los años, la Iglesia Católica ha abierto sus puertas a la comunión ecuménica con otras iglesias cristianas.

En 1991, el Segundo Consejo Plenario de Filipinas respaldó el “verdadero valor del ecumenismo [...] en el área de la fe, la justicia, la paz y el desarrollo [...] para los fieles laicos, el clero y los religiosos”.

En la declaración también pidieron el “reconocimiento mutuo de bautismos” entre la IFI y la Iglesia Católica. La fórmula bautismal trinitaria de la IFI fue reconocida por la Iglesia Católica en su lista de bautismos válidamente administrados por otras iglesias cristianas.

“Reconocemos este don de fe en Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, como se expresa en el Credo de los Apóstoles y el Credo de Nicea”, señalaron. “Compartimos el mismo Bautismo, utilizando la fórmula trinitaria. Esta iniciación sacramental nos incorpora a todos en el único Cuerpo de Cristo", agregaron.

Es importante destacar que dos obispos episcopales también firmaron la declaración como testigos. En 1980, la Iglesia Episcopal de Filipinas firmó un documento donde también afirmó el reconocimiento mutuo del Bautismo con la Iglesia Católica. La IFI entró en plena comunión con la Iglesia Episcopal en 1961.

En la declaración, los líderes religiosos también señalaron que “ambas iglesias manifiestan una fuerte devoción a la Santísima Virgen María, invocando su intercesión materna para que todos sus hijos se unan y para defender la dignidad de la mujer”.

Además, instaron a los fieles a que forjen “estos lazos ecuménicos de fraternidad y acción común”, a través de las comunidades locales, parroquias, escuelas y seminarios; y prometieron que a través del “ecumenismo espiritual” fomentarían actividades conjuntas en los servicios de oración.

Por ejemplo, mencionaron la celebración de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, el Vía Crucis durante las procesiones de Cuaresma y Semana Santa, y la lectura de las Escrituras el Domingo de Pascua y otros días festivos importantes.

“Los miembros de ambas iglesias también pueden unirse en ministerios de acción social como la defensa de los derechos humanos y la dignidad de los pobres, los migrantes, las mujeres y los niños, los pueblos indígenas, el cuidado del medio ambiente y la construcción de la paz”, concluyeron.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Bautismo, Filipinas, Cristianismo, Ecumenismo, Iglesia en Filipinas