26 de setiembre de 2019 6:38 pm

Obispo pide a la Virgen María que Argentina alcance la conversión

El 25 de septiembre el Obispo de San Nicolás de los Arroyos, Mons. Hugo Santiago, pidió a la Virgen María del Rosario que ilumine a los argentinos en el camino de la conversión y de la generosidad para poder construir una “patria de hermanos”.

Alentados por el lema “Madre, nuestro pueblo te necesita”, una multitud acompañó la Misa de las cero horas realizada en la explanada del Santuario de María del Rosario, para dar inicio a las celebraciones centrales de la advocación mariana.

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FSANTUARIOMRSN%2Fposts%2F2611896728893950&width=500" width="500" height="650" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true" allow="encrypted-media"></iframe>

“A Jesús le costamos sangre y a María un dolor inmenso, por eso, por obra y gracia del Espíritu Santo que hemos recibido en el Bautismo y la Confirmación, los argentinos, que seguimos siendo católicos en su mayoría, tenemos que convertirnos”, expresó Mons. Santiago. 

“Convertirnos significa cambiar de mentalidad, dejar la corrupción y seguir la ética de Jesús, porque sólo desde allí podremos construir una patria de hermanos”, agregó.

“Tenemos que pasar de la inequidad, a la construcción de una patria más justa; de una educación sexual que corrompe a nuestros niños, a una educación para el amor verdadero; de promotores de muerte, al cuidado de toda vida”, sostuvo.

En su reflexión el Obispo de San Nicolás de los Arroyos alentó a los argentinos a pedir a la Virgen María “un corazón generoso” para pasar del “ansia de riquezas al hambre y sed de justicia; de la sensualidad al instinto puesto al servicio del amor; de la muerte a la vida”. 

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fmedia%2Fset%2F%3Fset%3Da.2432598670157112%26type%3D3&width=500" width="500" height="719" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true" allow="encrypted-media"></iframe>

Luego de la Eucaristía, los fieles permanecieron en vigilia de oración y a eso de las 6:00 a.m. (hora local) se retomaron las Misas programadas para la ocasión.

A las 2:00 p.m. comenzó la Adoración Eucarística en el atrio del templo y luego hubo una procesión por las calles del barrio con la imagen de María del Rosario.

Con la novena iniciada el 17 de septiembre los fieles fueron preparando el corazón para las celebración mariana. 

Cada día se rezó por una intención especial, se alentó la donación de alimentos no perecibles y se recitó el Rosario de antorchas.

Virgen María del Rosario

Fue en septiembre de 1983 cuando los rosarios en las casas de distintas familias comenzaron a iluminarse. 

“Mientras esto se repetía, cada vez con más frecuencia, congregando al rezo del Santo Rosario a multitud de vecinos, a una mujer sencilla, buena esposa y madre ejemplar, comienza a aparecérsele la Santísima Virgen, registrándose el 25 de setiembre de 1983, como la fecha en que por primera vez experimenta este suceso maravilloso”, describe el Obispado de San Nicolás.

El relato cuenta que la mujer comenzó a tener diálogos con la Virgen María los que al ser transmitidos tenían un alto contenido bíblico y teológico no conocidos por la vidente. Ella se presentaba como la “Virgen del Rosario”.

La imagen venerada, de acuerdo a los diálogos, es rescatada del campanario de la Iglesia Catedral del lugar para su restauración.

“Las actas conservadas en la parroquia, dan fe de que la imagen data de 100 años, época en que llega con motivo de la inauguración del templo parroquial y fue enviada desde Roma por León XIII, quien la bendijo, para que fuera honrada y bendijera al pueblo de San Nicolás”.

Fue un año después de las apariciones cuando se rezó por primera vez la oración compuesta por Santo Domingo de Guzmán frente a la imagen venerada.

Etiquetas: Argentina, Virgen del Rosario, Virgen del Rosario de San Nicolás, fiesta patronal, Diócesis San Nicolás de los Arroyos