5 de setiembre de 2021 2:45 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 5 de setiembre de 2021 2:50 pm

Obispo inaugura “cruzada” para construir primer santuario eucarístico del Perú

Peregrinación del Milagro Eucarístico realizada el sábado 4 de setiembre en Ciudad Eten, Chiclayo (Perú) / Crédito: Oficina de Comunicaciones de la parroquia Santa María Magdalena en Ciudad Eten

El Obispo de Chiclayo, Mons. Robert Prevost, anunció oficialmente el inicio de la “cruzada” que permitirá la construcción del primer Santuario Eucarístico del Perú y América en honor a la aparición del Divino Niño en una hostia consagrada en 1649, en Ciudad Eten.

El anuncio lo dio durante una Misa celebrada al mediodía del sábado 4 de setiembre en la parroquia Santa María Magdalena en Ciudad Eten, en el norte del Perú. La celebración sucedió tras finalizar la “Peregrinación del Milagro Eucarístico”, a la que acudieron centenares de fieles caminando durante tres horas desde Monsefú hasta la parroquia.

Durante la caminata, se portó la imagen del “Niño Peregrino” así como una Biblia de madera gigante. Todos llevaban banderas y los niños capas con la imagen estampada del Niño.

La peregrinación se realizó luego de dos años de suspensión debido a la pandemia de coronavirus.

“Son pocos los lugares en el mundo que han tenido esta gracia de ser testigos de un milagro eucarístico. Y uno de estos pueblos es Ciudad Eten, que vio la aparición de Jesucristo como Niño en la Eucaristía, en la hostia consagrada. Y para celebrar este gran milagro, ya se dio un primer gran paso con la firma y la entrega del acta que se dio a la Diócesis de Chiclayo, de parte del Gobierno Regional, del terreno donde se construirá el santuario del milagro eucarístico”, de Mons. Prevost, quien estuvo acompañado de sacerdotes y seminaristas.

El terreno entregado el 23 de julio de 2021 tiene un área total de poco más de 11 hectáreas: 116,133.01 metros cuadrados.

El obispo agregó que este será un lugar santo “donde nosotros y miles de personas más podremos reunirnos para celebrar nuestra fe, para acercarnos más al Señor y para promover la devoción eucarística en la iglesia”.

“Tenemos que ser más convencidos de proclamar nuestra fe, de vivir nuestra fe y celebrar este milagro que el Señor ha realizado entre nosotros”, comentó.

Desde el 2018, la parroquia Santa María Magdalena de Ciudad Eten tiene el permiso del Vaticano para conceder la indulgencia plenaria a todas aquellas personas que participan de las peregrinaciones que conmemoran la aparición divina.

“Esta pandemia nos ofrece la oportunidad de darle valor al sufrimiento y sentimos que los miles de fieles han aumentado su amor a la Eucaristía y al Divino Niño del Milagro Eucarístico”, dijo el P. Eleuterio Vásquez Gonzales, párroco del lugar.

Comentó, además, que “diariamente cientos de familias nos acompañan virtualmente en las Misas desde diferentes partes del mundo y desde que se anunció la próxima construcción del Santuario Eucarístico se han intensificado las visitas a nuestro templo en el parque principal”.

Para los fieles contribuyentes

El Obispado de Chiclayo abrió una cuenta para que los feligreses de todo el país y el mundo contribuyan en la edificación del Santuario Eucarístico en Ciudad Eten, cuyo costo asciende a 11 millones de soles (2.7 millones de dólares aproximadamente).

Puede realizar el aporte a las siguiente cuentas del Banco de Crédito:

SOLES: 305-04604366-0-61 (CCI: 00230510460436606114)
DÓLARES: 305-04604376-1-71 (CCI: 00230510460437617119)

Sobre la aparición divina

El 2 de junio de 1649, mientras se celebraba la víspera de la fiesta de Corpus Christi en Ciudad Eten, apareció por primera vez en la hostia consagrada el Niño Jesús con cabello rubio, vestido con una túnica granate.

Una segunda aparición ocurrió el 22 de julio, del mismo año, durante la Misa oficiada en honor a la patrona de Ciudad Eten, Santa María Magdalena. Esta vez el Niño Jesús vestía una túnica morada y luego la visión se transformó en tres corazones entrelazados entre sí. La interpretación dada a esta última aparición fue que simbolizan el amor del Padre con su Hijo, bajo la inspiración del Espíritu Santo.

La divina aparición ocurrida en el Perú, es la primera y única –con la presencia de Jesús hecho niño– ocurrida en el continente americano.

Etiquetas: Perú, peregrinación, peregrinos, Milagro eucarístico, Diócesis de Chiclayo, Ciudad Eten, Mons. Robert Prevost