4 de febrero de 2022 4:12 pm

Obispo emérito de Bolivia continúa en recuperación del COVID-19

Por Giselle Vargas

Mons. Roberto Bodi. Crédito: Vicariato Apostólico del Beni.

El Obispo Emérito del Vicariato Apostólico del Beni (Bolivia), Mons. Roberto Bodi Catinari, fue trasladado a Santa Cruz para continuar su recuperación de COVID-19.

La Iglesia en Bolivia informó que el Prelado dio positivo a la enfermedad y, bajo las medidas de bioseguridad indicadas, fue trasladado a su lugar de residencia, el convento franciscano, donde recibió la atención médica y los cuidados de su comunidad.

Sin embargo, el 23 de enero fue internado en el hospital por una afección a los pulmones.

El 1 de febrero fue dado de alta y al día siguiente se trasladó hacia el Hospital Católico de Santa Cruz para continuar el tratamiento médico.

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FIglesiaVivaCEB%2Fposts%2F5147484391937976&show_text=true&width=500" width="500" height="787" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowfullscreen="true" allow="autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share"></iframe>

El Vicario Apostólico del Beni, Mons. Aurelio Pesoa Ribera, informó que era necesario que el Obispo fuera trasladado a Santa Cruz para recibir atención médica especializada, tomando en cuenta que tiene enfermedad de base y por lo tanto debe continuar con un seguimiento y control médico riguroso para que se restablezca pronto.

Mons. Pesoa alentó a seguir orando por Mons. Bodi y agradeció los cuidados del personal médico y otros profesionales que estuvieron atentos a la evolución de la salud del Obispo.

Mons. Roberto permanece estable de salud y fue acompañado por la doctora Andrea Pérez Marquéz, quien ha atendido al prelado durante su enfermedad.

En un videomensaje, el Obispo Emérito del Beni agradeció a Dios por el don de la vida y las oraciones de los fieles.

“He apreciado dos cosas durante esta enfermedad: a Dios y al prójimo. Me he dado cuenta que Dios es grande y bueno, como Padre nos acompaña siempre, todo lo dispone para el bien de aquellos que lo aman, dice Jesús. Yo estoy tranquilo y quiero agradecer a tanta gente buena que justamente he descubierto en esta enfermedad, que hay mucho más de lo que uno piensa, con su solidaridad y cariño", expresó Mons. Bordi.

Etiquetas: Bolivia, Salud, Obispo Emérito, covid19, recuperación, Vicariato Apostólico del Beni