5 de agosto de 2022 10:39 am

Mártir asesinado por el comunismo soviético será declarado beato

Por Mercedes De La Torre

Pedro Pablo Oros. Crédito: Causa de los santos. Papa Francisco. Crédito: Vatican Media

El Papa Francisco reconoció este 5 de agosto el martirio del sacerdote greco-católico Pedro Pablo Oros, que fue asesinado por comunistas soviéticos en 1953.

Según informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Papa Francisco autorizó la promulgación de nuevos decretos del Dicasterio para las Causas de los Santos, entre ellos, el reconocimiento del martirio del Siervo de Dios Pedro Pablo Oros, sacerdote de la Eparquía de Mukáchevo en Ucrania.

En esta línea, próximamente el sacerdote mártir será beatificado.

De acuerdo con la biografía difundida por el Dicasterio para las Causas de los Santos, el 28 de agosto de 1953 el P. Pedro Pablo Oros fue asesinado horas después de celebrar una Divina Liturgia clandestina. Un disparo le entró por la barbilla, le atravesó el cuello y le salió por el hombro.

“Los comunistas soviéticos pusieron fin a la vida de robusta fe y dedicación a los más débiles de este sacerdote de la eparquía greco-católica de Mukačevo, en Ucrania, en Siltse, en la provincia de Zakarpattia”, destaca Vatican News.

Breves datos biográficos

Pedro Pablo Oros nació el 14 de julio de 1917 en Biri (Hungría) en el seno de una familia profundamente cristiana en la que su padre era sacerdote greco-católico, en 1937, sintiéndose llamado a continuar la tradición familiar como sacerdote, ingresó en el seminario de Uzghorod,

Fue ordenado sacerdote celibatario de la eparquía greco-católica de Mukáchevo el 18 de junio de 1942. Se distinguió por su celo pastoral y su gran amor por los pobres.

En 1943, debido a la guerra, hizo un curso para capellanes militares en Barca, cerca de Košice, tras lo cual volvió a su parroquia.

En 1944, este territorio de Transcarpacia fue ocupado por las tropas soviéticas del Ejército Rojo y se unió a la República Socialista Soviética de Ucrania y luego a la URSS. Con esta anexión forzada, comenzó la persecución de la Iglesia greco-católica. En 1946, Pedro Pablo fue trasladado a Bilky, en el distrito de Irshava, como párroco.

A partir de 1948, se intensificaron las presiones para que se pasara a la Iglesia Ortodoxa Rusa, pero se opuso. En 1949, se prohibieron las actividades pastorales y se cerraron todas las iglesias greco-católicas. La misma eparquía greco-católica de Mukáchevo fue suprimida. Con la anexión forzada a la Unión Soviética (URSS), comenzó la persecución de la Iglesia greco-católica.

En 1953, se dio la orden de arrestarlo. Trató de escapar.

El 28 de agosto, fiesta de la dormición de la Santísima Virgen María, fue detenido por un policía en la estación de ferrocarril del pueblo de Sil'ze (Unión Soviética), que lo mató.

Pedro Pablo Oros era un hombre piadoso y fiel a sus compromisos sacerdotales. Su asesinato fue considerado inmediatamente como un martirio. Aunque su cuerpo permaneció oculto hasta la desintegración de la Unión Soviética, su recuerdo no se desvaneció en el corazón de los fieles, una fama que perdura hasta el día de hoy. 

Etiquetas: Papa Francisco, Unión Soviética, sacerdote mártir, Congregación para las Causas de los Santos, Decretos, Decreto del Papa Francisco