23 de agosto de 2022 5:30 pm

¿La Pontificia Academia para la Vida le declara la guerra a la Humanae vitae?

Imagen referencial. Crédito: Unsplash

La Pontificia Academia para la Vida (PVA) publicó una entrevista con un teólogo que asegura que la enseñanza católica que condena los anticonceptivos está abierta al “debate teológico dentro de la Iglesia, incluso con la posibilidad de disentir”.

La entrevista con el P. Maurizio Chiodi, miembro de la Pontificia Academia para la Vida desde 2017, se publicó en italiano e inglés y fue compartida por la cuenta de Twitter de la PAV.

La entrevista fue hecha por Fabrizio Mastrofini, director de comunicaciones y de redes sociales de la PAV, responsable final de otras publicaciones contrarias a la Humanae vitae.

A causa de algunas controversias recientes, algunos tuits críticos de la Humanae vitae fueron borrados de la cuenta de Twitter de la Pontificia Academia para la Vida.

La Humanae vitae es una encíclica que el Papa San Pablo VI publicó el 25 de julio de 1968.

El documento alertó proféticamente sobre las consecuencias del uso de anticonceptivos: la degradación moral, la infidelidad conyugal, la pérdida del respeto a la mujer y el uso de estos métodos artificiales como políticas de Estado.

La entrevista de Mastrofini con el P. Chiodi fue presentada por la PAV como una clarificación del trabajo de un seminario sobre ética de 2021 en el que los teólogos debatieron un “texto base”.

Un libro publicado por el Vaticano, que sintetiza la conferencia de tres días, ha sido ampliamente criticado por sugerir que la enseñanza de la Iglesia Católica que rechaza el uso de anticonceptivos en el matrimonio –un tema aclarado en la encíclica Humanae vitae– podría cambiar.

En 2017 el P. Chiodi ya había dicho públicamente que algunas circunstancias en el matrimonio podrían “requerir la anticoncepción” como una cuestión de responsabilidad.

En la entrevista del 19 de agosto, el P. Chiodi señaló que “la Humanae vitae, como cualquier encíclica, incluida la Veritatis splendor, es un documento autorizado, pero sin pretensiones de infalibilidad”.

La encíclica Veritatis splendor (El esplendor de la verdad) fue publicada por el Papa San Juan Pablo II en 1993 y explica, entre otras cosas, que existen actos que son siempre “intrínsecamente malos”, una enseñanza que algunos teólogos intentan rebatir actualmente.

Los actos intrínsecamente malos, explica el mismo Papa Santo en la encíclica, “lo son siempre y por sí mismos, es decir, por su objeto, independientemente de las ulteriores intenciones de quien actúa, y de las circunstancias”.

El P. Chiodi dijo en la entrevista publicada por la PAV que “cuando se trata de Humanae Vitae y la postura anterior contenida en Casti connubii, que era aún más fuerte, estamos en el ámbito de la doctrina reformabilis (doctrina reformable)”.

El sacerdote resaltó que “esto no legitima la sustitución precipitada de la propia idea por la enseñanza del magisterio, reivindicando para sí una infalibilidad negada al magisterio, pero sí abre la discusión teológica, en el seno de la Iglesia, e incluso la posibilidad de disidencia, tanto para el creyente individual como para el teólogo”.

En la entrevista, el P. Chiodi afirma que si bien “la anticoncepción se considera un acto intrínsecamente malo”, cree que “no debemos negar la existencia de actos intrínsecamente malos, sino que necesitamos pensar juntos qué es un acto en su origen, superando una interpretación objetivada del mismo, es decir, que es independiente de cualquier circunstancia, efecto e intención en las acciones de los involucrados”.

Desde 2019 el P. Chiodi es profesor en el Pontificio Instituto Juan Pablo II para la Familia y el Matrimonio, donde enseña “Ética teológica de la vida”.

En diciembre de 2017, el sacerdote dio una conferencia sobre la Humanae vitae en la que usó el capítulo 8 de la exhortación Amoris laetitia del Papa Francisco sobre el amor en la familia, para indicar que la anticoncepción puede ser usada en algunas circunstancias.

El P. Chiodi dijo que la anticoncepción “puede reconocerse como un acto de responsabilidad que se realiza, no para rechazar radicalmente el don de un hijo, sino porque en esas situaciones la responsabilidad exige a la pareja y a la familia otras formas de bienvenida y hospitalidad”.

En la encíclica Humanae vitae, el Papa San Juan Pablo VI escribió: “Queda además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación”.

El P. Thomas Petri, presidente de la Casa de Estudios Dominicos en Washington D.C. (Estados Unidos), explicó que quienes critican la enseñanza católica sobre los anticonceptivos han “reconocido que esta siempre ha sido la enseñanza de la Iglesia”, y que nunca ha existido permisividad ante cualquier forma de anticoncepción.

“Esto sugiere que esta siempre ha sido la enseñanza de la Iglesia y entonces es parte del magisterio ordinario y universal”, dijo el sacerdote dominico a CNA, agencia en inglés del Grupo ACI.

“Entonces, si fuera el caso que una encíclica particular” como la Humanae vitae “no es infalible, la enseñanza que presenta sí es de hecho irreformable porque es parte del magisterio ordinario y universal”, precisó el doctor en Teología.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Vaticano, San Juan Pablo II, Pontificia Academia para la Vida, Humanae Vitae, anticonceptivos, San Pablo VI, Veritatis splendor