2 de setiembre de 2021 6:59 am

Identifican reliquias de los tres primeros mártires de Corea

Beato Paul Yun Ji chung y 123 compañeros mártires, beatificados en el año 2014 durante la visita del Papa Francisco a Corea. Crédito: CNA.

La diócesis de Jeonju (Corea del Sur) anunció que se identificaron con pruebas de ADN las reliquias de tres de los mártires católicos más antiguos de Corea. 

Se trata de las reliquias el Bato Paul Yun Ji-chung y de dos de sus compañeros mártires fueron confirmadas por la Iglesia católica después de una investigación arqueológica y un análisis de ADN que duró meses. 

Los mártires identificados como Paul Yun Ji-chun, James Kwon Sang-yeon, y Francis Yun Ji-heon fueron de los primeros católicos torturados y ejecutados durante la dinastía Choson, que estuvo 500 años en el poder. 

Sus restos se encontraron en las afueras de Jeojun (Corea del Sur) cuando se realizaron las renovaciones de una zona católica en el condado de Wanju, según una carta del Obispo John Kim Son-tae. 

“Este descubrimiento es verdaderamente un evento notable y monumental. esto se debe a que nuestra Iglesia, que ha crecido sobre la base de la sangre de los mártires, finalmente ha encontrado los restos de quienes ocupan el primer lugar en nuestra historia de martirio”, aseguró el Obispo. 

Los beatos Paul Yun Ji-chung y James Kwon Sang-yeon eran católicos de origen noble, fueron decapitados en 1791 por violar los rituales confucianos. 

El cristianismo coreano se remonta al siglo XVIII, cuando los eruditos coreanos oyeron hablar de la fe en China. Entonces viajaron hasta China para conocer el cristianismo con misioneros católicos. Posteriormente regresaron a su país de origen para enseñar la fe, convirtiendo a miles de personas incluso en ausencia de sacerdotes. 

Paul Yun Ji-chung fue un erudito de una familia noble que se bautizó en 1787, cuando tenía unos 28 años y después de haber estudiado la enseñanza católica durante tres años.

Evangelizó y convirtió a muchos de los miembros de su familia, incluida su madre, que en su lecho de muerte pidió tener un funeral católico, en lugar del tradicional ritual confuciano. Esto enfureció a la corte real, que ordenó el arresto de Paul Yun Ji-chin junto con el de James Kwon Sang-yeon.

James Kwon Sang-yeon era de una reconocida familia de eruditos en Corea. Después de escuchar el Evangelio, abandonó todos los demás estudios para centrarse en la enseñanza católica. Se hizo católico cuando tenía unos 36 años.

A James Kwon se le atribuye la frase: "Preferiría elegir el castigo de la muerte antes que violar las enseñanzas de la Iglesia".

James Kwon fue arrestado e interrogado junto a Paul Yun en 1791. Ambos se negaron a renunciar a su fe o revelar los nombres de otros católicos. Fueron decapitados el 8 de diciembre de 1791. Paul Yun tenía 32 años y James Kwon tenía 40 años.

El gobernador en su informe a la corte real escribió que antes de morir dijeron: “es un gran honor morir por Dios bajo la hoja de un cuchillo”. 

Las familias recibieron permiso del gobernador para recoger sus cuerpos y empaparon pañuelos en la sangre de las heridas de los mártires. Hubo curaciones reportadas en ese momento por parte de los enfermos que tocaron los pañuelos.

Francis Yun Ji-heon era el hermano menor de Paul Yun Ji-chung, quien lo catequizó. 

Después del martirio de su hermano, Francis Yun se vio obligado a abandonar su ciudad natal, pero continuó transcribiendo libros religiosos y llevó a muchas personas a descubrir la fe católica.

Fue detenido en 1801 a la edad de 37 años y sometido a graves torturas e interrogatorios en la oficina del gobernador de Jeonju.

“No puedo abandonar la enseñanza de la Iglesia que tanto he amado hasta el punto de que ha penetrado profundamente en mis huesos y se ha convertido en parte de mi propio cuerpo. No tengo más remedio que decir que moriré por ello 10,000 veces ... No temo a la ley nacional porque creo firmemente en la doctrina del cielo y el infierno ”, aseguró entonces. 

Francis Yun fue martirizado en Jeonju al ser despedazado el 24 de octubre de 1801. Su esposa e hijos se vieron obligados a exiliarse. 

El obispo de Jeonju, Mons. John Kim Son-tae aseguró que el proceso canónico que examinaba los restos concluyó el pasado 18 de agosto que las reliquias de los tres beatos eran auténticas.

“Es la voluntad de Dios permitirnos ver los restos de los primeros mártires para que podamos imitar la espiritualidad de los mártires. El mundo en el que vivimos ahora mismo se está hundiendo en la oscuridad… Nuestra sociedad ha priorizado durante mucho tiempo el dinero y la salud sobre Dios y el individualismo en lugar de la solidaridad ”, dijo Mons. Kim.

El Prelado también aseguró que espera que la reflexión sobre la "espiritualidad del martirio pueda renovarnos a nosotros mismos y a nuestro tiempo".

Los católicos en Corea celebran el testimonio de los mártires católicos de su país durante todo el mes de septiembre, y culmina con la festividad de estos mártires coreanos que se celebra el 20 de septiembre.

Este año, la Iglesia también celebra el 200 aniversario del nacimiento del primer sacerdote de Corea, San Andrés Kim Taegon.

Se estima que entre 8.000 y 10.000 cristianos coreanos fueron asesinados en el siglo XIX por negarse a negar a Cristo.

El Papa Francisco beatificó a Paul Yun Ji-chung, James Kwon Sang-yeon y Francis Yun Ji-heon junto con otros 121 mártires coreanos en agosto de 2014.

"La victoria de los mártires, su testimonio del poder del amor de Dios, continúa dando frutos hoy en Corea, en la Iglesia que recibió crecimiento de su sacrificio", dijo el Papa.

Publicado originalmente en CNA, traducido y adaptado por Blanca Ruiz. 

Etiquetas: Mártires, Corea, Iglesia en Corea, Arqueología, mártir, ADN