Estos santos del mes de agosto tienen muchas cosas en común

Izquierda a derecha: San Alfonso María de Ligorio, San Juan María Vianney, Santa Edith Stein, San Maximiliano Kolbe, Santa Mónica, San Agustín / Crédito: Dominio Público

Redacción Central, 05 Ago. 19 / 07:51 pm (ACI Prensa).- El mes de agosto del 2019 cuenta con varios días importantes en el calendario de la Iglesia, incluidas las festividades de santos que tienen muchas cosas en común: Algunos pares de santos tienen vidas e incluso características muy similares, como veremos a continuación.

Santos de la penitencia: Alfonso María de Ligorio y Juan María Vianney

En los primeros días de agosto se celebran las fiestas de San Alfonso María de Ligorio (1 de agosto) y de San Juan María Vianney (4 de agosto), conocido como Santo Cura de Ars.

Ambos son reconocidos por ser modelos de celo y llevar a los católicos al sacramento de la Confesión. Doctor de la Iglesia y fundador de los redentoristas, Alfonso obtuvo un doctorado en Derecho a los 16 años. En 1723, sin embargo, perdió un caso muy importante y abandonó esta carrera para volverse sacerdote. En 1745 escribió sus primeras obras devocionales y en 1748 publicó la primera edición de su guía de Teología Moral. Alfonso está clasificado como uno de los más grandes teólogos morales en la historia de la Iglesia. En 1950, el Papa Pío XII lo declaró patrono de los confesores y teólogos morales.

Por su parte, el Cura de Ars también es honrado como uno de los más importantes confesores y santo patrono de los párrocos. Hijo de granjeros cerca de Lyon (Francia), las terribles guerras de Napoleón Bonaparte le impidieron ingresar al seminario. Cuando finalmente pudo estudiar para el sacerdocio, su progreso se vio obstaculizado por su total incapacidad para aprender latín. Finalmente, ordenado por su bondad, fue enviado a la aldea de Ars, en Villars-les-Dombes, donde sus superiores asumieron que no haría daño. 

La gente empezó a acudir a la aldea para confesarse, por su consejo y su predicación. Con el tiempo, pasó hasta 18 horas al día en el confesionario. Al igual que Alfonso, que finalmente fue expulsado de la misma congregación que fundó, Vianney se ganó los celos de algunos sacerdotes que se quejaban ante el obispo, aludiendo que estaba loco o mentalmente inestable. El famoso obispo respondió que deseaba que todos sus sacerdotes sufrieran la misma locura. El Cura de Ars murió mientras escuchaba a un pecador arrepentido.

Santos del campo de concentración: Edith Stein y Maximiliano Kolbe

El 9 y 14 de agosto, respectivamente, honramos a dos santos que fueron víctimas del horror nazi y que son a la vez son santos de la era moderna: Santa Edith Stein y San Maximiliano Kolbe.

Santa Edith, conocida también como Hermana Teresa Benedicta de la Cruz, fue una conversa del judaísmo, monja carmelita, filósofa y escritora espiritual. Nacida en una familia judía, hizo el largo y oscuro viaje de abandonar el judaísmo por el ateísmo y luego encontrar su camino al catolicismo a través de la filosofía. Abrazó el catolicismo luego de estudiar la filosofía de la fenomenología, el tomismo y la lectura de la autobiografía de Santa Teresa de Ávila. Entró a los carmelitas en 1934 y fue sacada de contrabando de Alemania hacia los Países Bajos en 1938 para escapar de los nazis. En 1942, sin embargo, con Alemania ocupando Europa occidental, fue arrestada con su hermana Rosa (también convertida) como parte del decreto nazi en contra de todos los católicos no arios. Murió en una cámara de gas ese mismo agosto. El Papa San Juan Pablo II la canonizó en 1998 y al año siguiente la nombró copatrona de Europa, con Santa Brígida de Suecia y Santa Catalina de Siena.

San Maximiliano fue un sacerdote franciscano, teólogo y mártir. Nacido en Polonia, ingresó a los conventos franciscanos en 1907, estudió en Roma y fue ordenado sacerdote en 1918. Al igual que Santa Edith, poseía un intelecto notable y era un matemático y científico talentoso, además de periodista. Se ganó el odio de los nazis por sus escritos, y cuando cayó Polonia en septiembre de 1939, Kolbe fue arrestado varias veces y finalmente enviado a Auschwitz. Como prisionero fue torturado por los guardias de las SS por ser un sacerdote católico, pero nunca dejó de ayudar a sus compañeros de prisión. Murió el 14 de agosto de 1941 tras tomar el lugar de Franciszek Gajowniczek, un sargento del ejército polaco que estaba casado y había sido condenado a muerte.

Santos que son parientes: Santa Mónica y San Agustín

Fines de agosto cuenta con dos festividades consecutivas, la de Santa Mónica (27 de agosto) y su hijo San Agustín (28 de agosto). 

Durante varios años y muchas lágrimas, Santa Mónica rezó para que su hijo, brillante pero rebelde, volviera en sí y se arrepintiera de su vida libertina con la que desperdiciaba su intelecto. Nunca dejó de rezar y esperar, y, al final, sus oraciones fueron respondidas. La conversión final de su hijo se produjo bajo la influencia de San Ambrosio de Milán, y ella estuvo allí para presenciar el bautismo a manos de Ambrosio. Murió en Ostia, cerca de Roma, el 27 de agosto de 387.

Agustín, por supuesto, es considerado el más grande de los Padres de la Iglesia occidental que ejerció una enorme influencia en la formación de la teología cristiana y la civilización occidental. Nada de eso habría sucedido si su madre lo hubiera abandonado.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en National Catholic Register

Etiquetas: Santos, San Juan María Vianney, Cura de Ars, San Maximiliano Kolbe, Santa Edith Stein, Santa Mónica, San Agustín, San Alfonso María de Ligorio