29 de agosto de 2022 5:09 pm

Este es el verdadero rostro de Benigna Cardoso, niña mártir asesinada por defender su pureza

Retrato de Benigna Cardoso pintado por Joab Rocha. Crédito: Instagram de Joab Rocha.

La Diócesis de Crato (Brasil) reveló la imagen más realista del rostro de Benigna Cardoso, niña católica mártir conocida como la “heroína de la castidad”, que será beatificada en octubre de este año.

Benigna Cardoso da Silva nació el 15 de octubre de 1928, en Santana do Cariri, en Ceará (Brasil). Fue asesinada a los 13 años tras resistirse a un abuso sexual por otro niño, y será beatificada el próximo 24 de octubre, fecha del aniversario de su martirio.

El 24 de octubre de 1941, la niña salió de casa a buscar agua como de costumbre, cuando Raúl Alves la atacó con un machete, porque ella rechazó sus intentos de tener relaciones sexuales con él.

La Diócesis de Crato reveló el cuadro y la estatua con la más reciente reconstrucción forense del rostro de Benigna Cardoso el 24 de agosto.

La nueva imagen muestra a una niña de 13 años de piel morena clara, ojos color castaño claro y cabello castaño, largo y ligeramente rizado en las puntas.

El retrato fue pintado por el artista plástico Joab Rocha, a partir de la reconstrucción facial de Cícero Moraes, especialista en reconstrucción facial forense, diseño y fabricación de prótesis faciales humanas.

La estatua presenta a Benigna con lirios en su brazo, con una mano sobre su pecho y con la otra señalando al cielo. La pieza fue creada por el Departamento de Tecnología del Colegio Pequeño Príncipe, en Crato, a partir del trabajo de Moraes.

La diócesis señaló que el retrato y la estatua se crearon a partir de fotografías de familiares de Benigna, así como relatos de personas cercanas a la mártir que vivieron con ella. 

La presentación del rostro y estatua de Benigna contó con la presencia de familiares de la próxima beata, como sus hermanastras Irani Cisnando y Terezinha Cisnando, y sus sobrinos nietos Claudiana da Silva y Gildo Carlos da Silva.

El P. Wesley Barros, coordinador de la comisión de beatificación de Benigna Cardoso, explicó que el proceso duró más de un mes y es el “cuarto intento de acercar un grabado, una fotografía, una imagen a lo que alguna vez fue el rostro de Benigna”.

El sacerdote precisó que se usaron fotos del rostro de un hermano, hermana y sobrina de Benigna como referencia “para dibujar algunas líneas y llegar a una reconstrucción facial”.

El retrato y estatua resultantes fueron enviadas a la familia de Benigna para su aprobación, dijo.

“Gracias a Dios, todavía tenemos algunas personas que la vieron y nos pueden dar un poco más de seguridad [sobre esta reconstrucción] más allá del tema científico”, comentó.

“Ahora tenemos una referencia de posiciones, movimientos corporales que guiarán la espiritualidad que resultará de la contemplación de la estatua o la imagen de Benigna”, agregó.

El P. José Vicente Pinto de Alencar Silva, vicario general de Crato, dijo que la estatua de la niña mira al horizonte y ligeramente hacia arriba para representar su “firmeza de fe y esperanza” y que “no se dejó llevar por los encantos y placeres del mundo”.

Señaló que la mano izquierda de Benigna está apoyada sobre su pecho para mostrar que “su vida interior” está “marcada por la caridad”.

Precisó que el lirio que lleva en su brazo es símbolo de “pureza y santidad” y la palma que carga es símbolo de su “martirio”.

“Su amor fue regado por la pureza y probado por el martirio, por eso el lirio y la palma fueron puestos en ese mismo brazo”, dijo.

Añadió que el brazo derecho de la niña apunta hacia arriba para recordar que su vida y martirio nos invitan “a levantar el corazón, como nos dice el Apóstol Pablo”.

El P. Pinto señaló que la estatua muestra dos de los “muchos golpes que recibió la niña Benigna en su martirio”: el primero aparece en el cuello, “por haber sido el principal” y el segundo está en el dedo anular izquierdo, “porque este es el dedo del anillo de matrimonio”.

Precisó que el último se eligió “para representar el matrimonio eterno que la virgen Benigna Cardoso contrajo con el divino esposo, el Señor Jesús, a través del pacto de sangre, resistiendo hasta el final para no manchar su alma y presentarse pura ante el Señor”.

Indicó que el vestido es rojo y tiene círculos blancos, porque es el que llevó la niña “proféticamente” el día de su martirio. “El rojo recuerda la sangre y el blanco la santidad de la vida”, dijo.

El sacerdote agregó que la estatua lleva sandalias de cuero en los pies para expresar “la sencillez de vida y de corazón de Benigna” y “su disponibilidad misionera para caminar en la dirección de Dios y de sus hermanos”.

Además, la estatua incluye la vasija que Benigna utilizó para ir a buscar agua el día de su martirio. El objeto “está en posición de derramar agua, para recordar que el que bebe del agua verdadera que es Cristo no la retiene, sino que se vuelve como la fuente”.

Finalmente, dijo que la estatua de la niña está sobre rocas, porque “fue en una mina de piedra caliza laminada donde Benigna Cardoso sufrió el martirio, bañándola en su sangre y ofreciendo su vida en la roca firme de su fe”.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en ACI Digital.

Etiquetas: Brasil, Abuso sexual, Castidad, Virginidad, Iglesia en Brasil, beatificación, martirio, pureza, Reconstrucción facial, Abuso sexual infantil, Benigna Cardoso, niña mártir