2 de noviembre de 2021 9:13 pm

Estas citas bíblicas muestran la importancia de orar por la intercesión de los santos

La Iglesia celebra este 2 de noviembre el Día de los Fieles Difuntos, que nos ayuda a recordar que los santos pueden interceder por nosotros, una realidad que se valida con la biblia.

El autor y apologista católico Dave Armstrong recordó en un artículo de National Catholic Register 4 pasajes bíblicos que enseñan que los fieles pueden orar a los santos para pedir su intercesión.

1.- El hombre rico y Lázaro

Armstrong recuerda que en una de las parábolas que narra Jesús había un hombre rico que, al morir, llega al Infierno y pide a Abraham que interceda por él y que envíe a Lázaro para que alivie su sufrimiento.

Al señalar Abraham que no se puede cumplir este pedido, el hombre rico suplica que mande a Lázaro a la tierra a advertir a sus cinco hermanos “que se arrepientan, para no terminar en el mismo lugar”.

El escritor señaló que Jesús no podría enseñar un error doctrinal en una parábola, y por ello en esta misma historia Abraham no afirma que la oración pidiendo su ayuda esté incorrecta, sino que solamente rechaza interceder.

“Se puede rezar a los humanos que ya partieron, y que tienen el poder (delegado por Dios, usándolos como vasos o intermediarios) para cumplir con las peticiones: en otras palabras, exactamente lo que la comunión católica de santos sostiene”, agregó.

2.- Saúl pide la intercesión del profeta Samuel

“Samuel dijo a Saúl: ‘¿Por qué me perturbas evocándome?’ Respondió Saúl: ‘Estoy en gran angustia; los filisteos mueven guerra contra mí, Dios se ha apartado de mí y ya no me responde ni por los profetas ni en sueños. Te he llamado para que me indiques lo que debo hacer’. Dijo Samuel: ‘¿Para qué me consultas si Yahveh se ha separado de ti y se ha pasado a otro?’”, relata la Biblia.

Armstrong señaló que Samuel no cuestiona la oración como “incorrecta y pecaminosa”, sino que se niega a interceder porque sabía que “la solicitud de salvar a Saúl estaba en contra de la voluntad expresa de Dios”.

“La Biblia asume casualmente que grandes profetas como Moisés y Samuel estarían orando por aquellos en la tierra después de su muerte”, agregó.

3.- Pablo oró por los muertos

Armstrong recordó que en la segunda carta a Timoteo 1: 16-18 Pablo ora por Onesíforo, para que Dios le conceda “encontrar misericordia”.

“Que el Señor conceda misericordia a la familia de Onesíforo, pues me alivió muchas veces y no se avergonzó de mis cadenas, sino que, en cuanto llegó a Roma, me buscó solícitamente y me encontró. Concédale el Señor encontrar misericordia ante el Señor aquel Día. Además, cuántos buenos servicios me prestó en Efeso, tú lo sabes mejor”, expresa Pablo.

4.- Jesús y Pedro oraron a los santos y por los muertos

Armstrong recordó que en Hechos de los Apóstoles se muestra que Pedro habló con una discípula que murió en Jope, Tabitha, a la que le dijo “Tabitha, levántate”, demostrando que no hay “un muro impenetrable entre el cielo y la tierra”.

“Nuestro Señor Jesús hace lo mismo con respecto a Lázaro. Ora por Lázaro (un hombre muerto: Juan 11: 41-42) y luego le habla directamente (en efecto, ‘orando’ a él): ‘Lázaro, sal fuera’ (Juan 11:43)”, agregó el autor.

Etiquetas: Biblia, Oración, Santos, Fieles Difuntos