11 de agosto de 2021 7:08 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 12 de agosto de 2021 10:47 am

En 2 años estas cinco hermanas entraron en la vida religiosa

Por Blanca Ruiz

Amada de Jesús es una joven que proviene de un hogar cristiano de España. En su familia son 5 chicas y 2 chicos. Según cuenta en un vídeo del Instituto Iesu Communio “fue una gran sorpresa para todos cuando el Señor llamó a cinco hermanas al instituto [religioso] en el espacio de dos años”.

Según explica en el vídeo, “la primera en entrar fue Jordán. Y fue una revolución para todas. Lo que no me imaginaba es que al año siguiente, Francesca y yo, entraríamos muy seguidas. Y a los dos meses, Ruth María, que es la mayor de las cinco”.

Amada de Jesús relata que entre las hermanas no hablaban entre ellas de la vocación religiosa, “no sabíamos de la sed que estaba suscitando entre nosotras”.

Pero reconoce que “el mayor susto” se lo llevó Nazaret “cuando intuyó que el Señor la estaba llamando”, y al ver “lo que estaba pasando en casa pensaba “no puede ser que el Señor nos esté llamando a todas al mismo instituto, pero a mí seguro que me llama”. Finalmente Nazaret entró a Iesu Communio seis meses más tarde.

“Dios tiene sus planes y sabe el momento y el lugar para cada una. Sólo podemos decir: ¡que incomparable momento de ternura y caridad!”.

Amada de Jesús explica en el vídeo que desde su infancia mantuvo “una relación muy sencilla” con el Señor. “En un momento supe que Él me quería para sí y sólo de pensarlo me llenaba de alegría, pero pensaba que la vocación era una renuncia a ser esposa y madre y me ponía delante del Señor y le pedía que no me hiciera renunciar a eso”.

Amada de Jesús comenzó a acudir a los encuentros organizados por Iesu Communio con su parroquia y sentía “una experiencia de alegría y esperanza”.

En esos encuentros las hermanas contaban su experiencia “de rescate y sanación, y lo que Jesús había hecho en ellas”. En esos encuentros, Amada de Jesús se dio cuenta de que “todo lo que había intentado anestesiar durante tantos años era verdad”.

La joven estudiaba Magisterio de Educación Especial, y en ese tiempo conoció “un mundo de sufrimiento real. Me encontraba como una joven de hoy, que piensas que si no das la talla en todos los aspectos no vales, pero el Señor me condujo a las personas con discapacidad que sólo se dejan amar y aman. Son personas en las que todo es amor”.

“Él estaba en esas personas con discapacidad, sacando lo mejor de mí como persona. Estudiaba por las mañanas pensando lo que le vendría bien a esta persona y a la otra. Porque al final la felicidad es la donación de uno mismo, Estás hecho para amar y ser amado y Él es la fuente de amor”, explicó la joven en el vídeo.

Y reconoce que llegó un momento en el que se dio cuenta de que se “había enamorado de Jesús”. “Vine a hablar con la madre, porque necesitaba saber si esto era de verdad Él o me lo había inventado”, recuerda.

“Ahora, pasados 13 años puedo decir que merece la pena. Es incomparable. El don de la consagración es incomparable. A día de hoy permanezco aquí por el amor a Él y siento que me quiere muchísimo y que de verdad soy amada profundamente por Él gratuitamente”. 

Iesu Communio es un instituto religioso femenino contemplativo que fue fundado en el año 2010 en la Archidiócesis de Burgos (España). Se dedican a la evangelización de las jóvenes y a la vida contemplativa. 

Etiquetas: España, Familia, Vocación, congregaciones