27 de noviembre de 2022 12:40 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 28 de noviembre de 2022 12:12 pm

Ejército ruso captura a dos sacerdotes ucranianos y los acusa de supuesta “subversión”

Por Diego López Marina

P. Ivan Levystky (izquierda) y P. Bohdan Geleta (derecha). Crédito: Exarcado arqepiscopal de Donetsk

La Guardia Nacional de Rusia que ocupa la ciudad costera de Berdiansk (Ucrania) capturó esta semana a dos sacerdotes de la Iglesia Greco-Católica ucraniana y los acusó de haber cometido actividades “subversivas” y “guerrilleras”.

A los presbíteros redentoristas P. Ivan Levystky, abad del templo Natividad de la Santísima Virgen María, y el P. Bohdan Geleta, su vicario, se les acusó por supuestamente poseer armas, municiones y libros sobre la historia de Ucrania en un edificio parroquial.

Sin embargo, el Exarcado arqepiscopal de Donetsk desmintió las acusaciones, calificó la detención de “infundada e ilegal” y exigió la pronta liberación de los clérigos.

“Desde el comienzo de la guerra a gran escala de las tropas rusas en el territorio de Ucrania hasta el día de su arresto, las actividades de ambos presbíteros no fueron más allá del alcance de sus deberes pastorales”, señala un comunicado del 25 de noviembre.

“Al momento del allanamiento de la iglesia y de la casa parroquial contigua y locales de la parroquia, ambos sacerdotes ya se encontraban bajo arresto, es decir, no podían controlar de ninguna manera estos espacios y la actuación de las Guardia Nacional de Rusia”.

“No pueden asumir ninguna responsabilidad por las armas y municiones supuestamente encontradas en esos lugares. Esta es una calumnia clara y una acusación falsa”, resaltó la Iglesia local.

El Exarcado arqepiscopal de Donetsk aseguró que el comportamiento de las autoridades locales rusas con el clero ucraniano “solo puede tener una evaluación: total desprecio por los principios fundamentales de los derechos humanos”.

“Solo por su lealtad a Dios y a la Iglesia, las ‘acusaciones’ antes mencionadas son incriminadas contra nuestros pastores”, subrayó.

En ese contexto, la Iglesia ucraniana exigió la pronta liberación “de nuestros sacerdotes”, así como “garantizar su servicio, sin trabas, a las necesidades espirituales de los fieles que viven en Berdiansk”.

“Pedimos la máxima difusión de información para poder liberar a los padres presos. Hacemos un llamado a las autoridades y a todas las personas de buena voluntad, con un pedido de sumarse a la causa de la liberación y a nuestras oraciones”, concluyó.

Etiquetas: Sacerdotes, Rusia, Ucrania, Iglesia greco-católica, sacerdotes secuestrados, Guerra en Ucrania, Guerra entre Ucrania y Rusia