24 de octubre de 2020 5:37 pm

Educadores católicos se unen en solidaridad por maestro decapitado en ataque terrorista

Foto referencial. Crédito: Pixabay.

El Arzobispo de Lille, Mons. Laurent Ulrich, y educadores católicos expresaron su solidaridad con la comunidad escolar de Francia luego de que un maestro de una escuela parroquial fue decapitado en un ataque terrorista islámico la semana pasada.

El 19 de octubre, en una declaración firmada también por Philippe Delorme, secretario general de Educación Católica, el Arzobispo de Lille, Mons. Laurent Ulrich, expresó su dolor y solidaridad por el fallecimiento del maestro francés y reafirmó su compromiso con la defensa de la educación.

“En estas horas oscuras, la educación católica se siente profundamente unida en solidaridad con toda la comunidad escolar... y en primer lugar con los maestros”, dijo. “Porque es nuestra razón de ser, defenderemos la escuela [y la comunidad escolar] para que se luche contra la ignorancia en todas partes. La ignorancia genera miedo”, agregó.

El 16 de octubre, el profesor de historia y geografía Samuel Paty fue asesinado en Conflans-Sainte-Honorine, un suburbio de París. Según los informes, Paty fue atacado por el estudiante Abdoullakh Abouyedovich Anzorov, luego de que mostrara a su clase una caricatura que representaba a Mahoma. Según la BBC, antes de mostrar la caricatura, Paty dijo a los estudiantes musulmanes que podían salir de la habitación si pensaban que la encontrarían ofensiva.

Testigos presenciales dijeron que Anzorov gritó “Allahu akbar”, que significa en árabe “Dios es grande”, mientras asesinaba a Paty cerca de la escuela secundaria donde enseñaba. El ciudadano ruso de 18 años de origen checheno fue asesinado a tiros por la policía poco después de cometer el asesinato.

“No renunciaremos a nuestra confianza de que sea posible la fraternidad entre las personas... del diálogo entre los grupos sociales, entre las religiones y las culturas, entre el conocimiento, entre la fe y la razón”, señaló. “Y como católicos repetimos a los musulmanes de nuestro país que siempre estaremos en diálogo con ellos, sin confundirlos con fanáticos, extremistas y terroristas”, añadió.

“Aseguramos a los miembros de la [comunidad educativa católica] que la misión que llevan es fundamental, que no es en vano, que sus frutos de humanización superarán al mal... Tienen nuestra admiración, nuestra amistad, nuestro respeto y nuestra oración”, subrayó.

A todos los miembros de la comunidad educativa, les “reafirmamos nuestra firme y perseverante determinación de trabajar por una fraternidad educativa”, concluyó.

El 21 de octubre, Paty fue recordado en una ceremonia francesa durante la que recibió el más alto honor nacional de Francia llamado la “Légion d'Honneur”.

En los días posteriores al asesinato de Paty, muchos líderes católicos y de otras comunidades religiosas condenaron el ataque y lamentaron el violento asesinato.

El 18 de octubre, el Arzobispo de Rouen, Mons. Dominique Lebrun, se reunió con representantes de las comunidades musulmana, judía y de otras denominaciones cristianas en el monumento donde terroristas islámicos asesinaron al P. Jacques Hamel en 2016, ubicado cerca de la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray.

En una declaración interreligiosa del 21 de octubre, el Arzobispo de Burdeos, Mons. Jean-Paul James y otros líderes judíos, budistas, musulmanes, protestantes y ortodoxos de Gironda y Francia, condenaron el asesinato de Paty y pidieron una solidaridad renovada y pacífica entre los creyentes religiosos.

“Que su familia, seres queridos, amigos, estudiantes y colegas encuentren en este documento una expresión de nuestra profunda compasión. Todos estamos molestos por este acto de barbarie y estamos en solidaridad, particularmente, con todos los maestros que están profundamente afectados por este crimen atroz”, señalaron.

Además, los líderes religiosos destacaron que “la vida humana es sagrada”. “Reafirmamos que cualquier ataque contra [la vida] en el nombre de Dios es injustificable. Juntos... queremos reiterar enérgicamente que nadie puede atentar contra la vida de otra persona al reivindicar sus convicciones religiosas o ideológicas, sean las que sean”, dijeron

“En este momento difícil, contra la violencia y el odio, queremos ratificar nuestro compromiso de ser pacificadores”, dijeron y destacaron que “el mejor baluarte contra la barbarie, el fanatismo y el terrorismo sigue siendo la fraternidad, la educación y la unidad”.

Finalmente, los líderes religiosos invitaron a todos los creyentes a continuar orando y trabajando por una sociedad pacífica.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: solidaridad, obispos, Educación Católica, Francia, Islam, terroristas musulmanes, Estado Islámico, Iglesia en Francia, profesionales católicos, Asesinato, profesor