12 de agosto de 2010 1:25 pm

Cubanos podrán recibir indulgencia plenaria por 400 años de Virgen de la Caridad

Los Obispos de Cuba anunciaron que el Papa Benedicto XVI ha otorgado indulgencia plenaria a los fieles que con devoción participen en la peregrinación de la Virgen Peregrina, que recorrerá el país con motivo de los 400 años de la aparición de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre.

En un mensaje difundido por el sitio web del Episcopado cubano, los obispos recordaron que en el 2012 se cumplirán cuatro siglos de la aparición en la Bahía de Nipe de una imagen de la Virgen María, que flotaba sobre las aguas en una tabla donde se leía "Yo soy la Virgen de la Caridad".

Esta imagen, acogida con amor, "fue llevada hasta el Hato de Barajagua y siguiendo el Camino Real llegó a las minas del Cobre donde los pobladores la recibieron con profunda alegría y veneración. Desde esa temprana fecha su presencia nos ha acompañado siempre".

Por ello, indicaron, el pasado 8 de agosto se inició la peregrinación de la imagen de la Virgen de la Caridad que se venera en la parroquia de Santo Tomás Apóstol en Santiago de Cuba.

Con respecto a las indulgencias, explicaron que podrán recibirlas los fieles que cumpliendo "las condiciones acostumbradas (Confesión sacramental, Comunión Eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice)", participen devotamente de alguna celebración o ejercicio piadoso ante la imagen de la Virgen Peregrina solemnemente expuesta o, si están impedidos, se unan espiritualmente en presencia de alguna imagen de la Bienaventurada Virgen María a aquellos que están participando en la peregrinación.

Los obispos recordaron la importancia de esta devoción mariana en la historia de Cuba y por ello invitaron a los cubanos, de dentro y fuera de la isla, a imitar el ejemplo de María, la primera discípula de Cristo.

"A todo nuestro pueblo les invitamos a recibir y a celebrar con alegría el paso se nuestra Patrona la Virgen de la Caridad por nuestros caminos, calles y plazas pues ‘la Virgen de la Caridad es nuestra, seamos creyentes o no, católicos a protestantes o tengamos una devoción popular más o menos sincrética’, pues a través de Ella hemos experimentado la presencia de Dios y su amor misericordioso para con nosotros", expresaron.