29 de agosto de 2022 5:40 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 29 de agosto de 2022 7:24 am

40 Días por la Vida España hace frente a la ley que intimida por rezar contra el aborto

Por Nicolás de Cárdenas

Imagen referencial. Crédito: 40 días por la Vida España

40 Días por la Vida convoca su primer congreso en España los próximos 10 y 11 de septiembre de 2022 bajo el lema “La persecución y la perseverancia en la misión”, con la idea de animar a sus miembros ante la ley que criminaliza a quienes rezan o ayudan a las madres a las puertas de los negocios del aborto.

La Coordinadora Nacional de 40 Días por la Vida en España, Nayeli Rodríguez, explica que el congreso pretende “animar a la gente, inspirarla e informarla de la importancia de rezar y combatir el aborto pese a la ley injusta que pretende criminalizarnos”.

Rodríguez se refiere a la modificación del Código Penal que entró en vigor el pasado mes de abril por la que se establece “pena de prisión de tres meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días” para quien, a juicio del legislador, menoscabe la libertad de las madres que se dirigen a un centro de aborto. 

En concreto, el Código Penal se refiere a la persona que “para obstaculizar el ejercicio del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo acosare a una mujer mediante actos molestos, ofensivos, intimidatorios o coactivos que menoscaben su libertad”.

En su sitio web, 40 Días por la Vida en España advierte que la nueva normativa “no nos afecta” por cuanto sus campañas se limitan a “rezar en un punto fijo de forma pacífica y silenciosa”, sin interpelar a nadie (mujeres o personal de los abortorios).

Sin embargo, reconoce su coordinadora general, el congreso tiene entre sus objetivos “dar tranquilidad” a sus voluntarios y, en última instancia, trasladar el mensaje de que la amenaza de esta ley “no es tan importante cuando te juegas el Reino de los Cielos”. 

No en vano, una de las ponencias estrella del congreso es la titulada “Los mártires en la actualidad” a cargo del Obispo de Orihuela-Alicante, Mons. José Ignacio Munilla. 

En relación con esta ley, los asistentes también podrán conocer a través de Santiago Fernández y Antonio Alberca con una ponencia en la que aprenderán a solicitar y apoyarse en una red de abogados si la situación lo hace necesario.

Experiencias inspiradoras del extranjero

El I Congreso Nacional de 40 Días por la Vida en España contará con la participación de su director ejecutivo internacional Tomislav Conovic, que hablará de la situación de las zonas de exclusión de providas cerca de los abortorios en Europa. 

También con el director de campañas internacionales de la organización en el Reino Unido, Robert Colquhoun, que ilustrará a los participantes sobre cómo la acción de 40 Días por la Vida ha llevado al cierre de 7 centros de aborto en el país. 

Asimismo contarán con la visión del panorama hispanoamericano de la mano de Pamela Delgado, coordinadora de 40 Días por la Vida en Colombia, o las particularidades del caso croata con Dijana Brozovic y Lidija Dugan. 

Por otro lado, hay interés de capacitar de la mejor manera a los asistentes, mediante la realización de talleres que versarán sobre “Cómo hablar a un policía”, “Protocolo ante la nueva ley”, “Cómo actuar ante los medios de comunicación” o “Cómo argumentar en un debate provida”. 

El congreso también quiere hacer las veces de crisol en el que se logre una mejor coordinación y cohesión entre los diferentes equipos distribuidos en 21 de las principales ciudades del país, algunas de las cuales realizan más de una campaña al año. 

En total, más de 3.600 personas voluntarias estuvieron movilizadas durante la última Cuaresma, según detalla a ACI Prensa Nayeli Rodríguez. 

Para inscribirse en el I Congreso Nacional de 40 Días en España las personas interesadas pueden ponerse en contacto con la organización a través del correo 40diasporlavidaespana@gmail.com o mediante la inscripción en un formulario.

Etiquetas: Aborto, España, Rezar, 40 días por la vida, movimientos provida, Rezar no es delito, Nayeli Rodríguez