3 de febrero de 2022 8:12 pm

Cardenal Marx propone el fin del celibato sacerdotal

Cardenal Reinhard Marx. Crédito: Daniel Ibáñez (ACI)

El Arzobispo de Múnich y Freising (Alemania), Cardenal Reinhard Marx, propuso el fin del celibato para los sacerdotes en la Iglesia Católica, al decir que "sería mejor para todos crear la oportunidad para los sacerdotes célibes y casados".

En una entrevista con el medio alemán Süddeutsche Zeitung, el Arzobispo dijo que "algunos sacerdotes estarían mejor si estuvieran casados. No solo por razones sexuales, sino porque sería mejor para sus vidas y no estarían solos".

Según el Cardenal Marx, como forma de vida el celibato sacerdotal es "precario, al menos, les sigo diciendo eso a los sacerdotes jóvenes".

"Y algunos dirán: ¡Si ya no tenemos el celibato obligatorio, todos se casarán ahora! Mi respuesta es: ¡Y si es así! Si todos se casan, eso sería aún más entonces una señal de que no está funcionando bien", añadió.

Cuando se le preguntó si veía una conexión entre esta soledad y el abuso sexual, el Arzobispo de Múnich respondió: "No se puede decir eso en general. Pero esta forma de vida y este vínculo masculino también atraen a personas que no son adecuadas, que son sexualmente inmaduras".

En el informe sobre abusos en la Arquidiócesis de Múnich y Freising, publicado el 20 de enero, los expertos han acusado al Cardenal Marx de mala conducta al tratar con las personas afectadas por abusos en dos casos.

"Atascos activados"

En la entrevista con el Süddeutsche Zeitung, el Cardenal Marx también cuestionó la moralidad sexual de la Iglesia Católica.

Sin embargo, fue más cauteloso sobre si las mujeres pueden ser ordenadas sacerdotisas en la Iglesia Católica. "No puedo responder a eso todavía. No sería útil responder ahora porque es parte de seguir conversando entre nosotros. No solo soy alguien que tiene una opinión, también tengo que mantener el lugar unido".

Advertencia sobre el "alivio" del celibato

En vista de las nuevas demandas, una destacada teóloga advirtió en octubre de 2019 sobre el "aburguesamiento" de los cargos eclesiásticos. Ni el celibato ni la consagración tienen que ver con funciones o poder, subrayó Marianne Schlosser. La causa fundamental de la crisis del celibato es, en última instancia, la misma que la de la crisis del matrimonio: una crisis de fe.

"El celibato y la vida matrimonial tienen algo en común: una elección permanente para toda la vida", dijo Schlosser. Afirmó que este tipo de decisiones están en crisis, cuya causa es una crisis de fe.

La ganadora del Premio Ratzinger le dijo a EWTN.TV que el celibato se inspiró en el mismo Jesucristo, y por una buena razón.

"El celibato es la voluntad encarnada de crecer en un amor como el del mismo Jesucristo, por la salvación de la humanidad", afirmó.

Por su parte, el Arzobispo de Colonia (Alemania), Cardenal Rainer Maria Woelki, advirtió en 2019 contra el peligro de "inventarse una nueva iglesia uno mismo" y "querer jugar al Espíritu Santo" debido a la crisis de la Iglesia, propagando una desviación de la doctrina y la tradición. La solución no es la abolición del celibato, la ordenación de mujeres al sacerdocio o una nueva moralidad sexual, dijo el Cardenal Woelki en febrero de 2019.

Declaración del Papa Benedicto XVI

El Papa Benedicto XVI respondió el 10 de junio de 2010 a las preguntas de los sacerdotes en un "Encuentro Internacional" durante el Año Sacerdotal: "Es importante que nos dejemos penetrar de nuevo por esta identificación del 'yo' de Cristo con nosotros, por este 'ser arrastrado’ al mundo de la resurrección".

En este sentido, el celibato es un presagio, según el entonces Pontífice. "Trascendemos este tiempo y vamos más allá, y así nos 'arrastramos' a nosotros mismos y a nuestro tiempo hacia el mundo de la Resurrección, hacia la novedad de Cristo, la nueva y verdadera vida".

Esto significa que el celibato es una anticipación "hecha posible por la gracia del Señor, que nos 'atrae' hacia sí mismo, hacia el mundo de la Resurrección; nos invita siempre de nuevo a trascendernos a nosotros mismos, hacia esta presencia, al verdadero presente del futuro, que hoy se hace presente. Y aquí hemos llegado a un punto muy importante".

“Un gran problema del cristianismo en el mundo de hoy es que ya no se piensa en el futuro de Dios: la mera presencia de este mundo parece ser suficiente. Solo queremos tener este mundo, solo vivir en este mundo. Así concluimos la puerta a la verdadera grandeza de nuestra vida", enfatizó.

El sentido del celibato como anticipación del futuro es precisamente la apertura de estas puertas, para hacer crecer el mundo, para mostrar la realidad del futuro, "que ya debemos vivir como presente. Así vivimos en el testimonio de fe: creemos realmente que Dios existe, que Dios tiene un papel que desempeñar en mi vida, que puedo edificar mi vida sobre Cristo, sobre la vida venidera", expresó Benedicto XVI.

Traducido y adaptado por Eduardo Berdejo. Publicado originalmente en CNA Deutsch.

Etiquetas: Sacerdocio, Alemania, celibato, Celibato sacerdotal, Cardenal Reinhard Marx, Cardenal Marx