3 de julio de 2022 5:05 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 6 de julio de 2022 8:54 am

Cardenal asegura que Sínodo es “autopista de la comunión” pero lamenta poca participación en España

Por Nicolás de Cárdenas

Cardenal Juan José Omella y otros obispos españoles en presentación de la síntesis diocesana del Sínodo de la Sinodalidad. Crédito: Conferencia Episcopal Española (CC BY-SA 2.0).

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Cardenal Juan José Omella, aseguró que la fase nacional del Sínodo de la Sinodalidad ha favorecido una “autopista de la comunión”, pero lamentó que “muchos no han podido participar”.

En efecto, el número de fieles que han formado parte de los trabajos del Sínodo en España no ha sido numeroso en proporción al número total de católicos del país.

El Centro de Investigaciones Sociológicas sostiene en su última encuesta general mensual del mes de junio que en España 8,5 millones de personas se declaran católicas practicantes.

Y, según las cifras oficiales aportadas por la CEE, han participado directamente en el proceso sinodal unos 215 mil fieles, que representan un 2,5% de los católicos más constantes en sus prácticas religiosas, según las cifras del CIS.

En general, la participación en el sínodo ha contado con un 80% de laicado adulto, y el  70% de este grupo lo representan mujeres.

Del resto, un 10% han sido jóvenes y un 5% niños y adolescentes. El porcentaje de participación de los consagrados, religiosos y sacerdotes ronda el 10% según las mismas fuentes oficiales.

Pese a todo, el también Arzobispo de Barcelona, en una entrevista concedida a la cadena de televisión TRECE, propiedad de la CEE, asegura que ha vivido el proceso sinodal “con mucho gozo”, por el entusiasmo de los participantes y porque sus contribuciones, discernidas a la luz del Evangelio y del Espíritu Santo, llevan a “un compromiso común para evangelizar el mundo de hoy”. 

A su juicio, lo más apreciable de este proceso es que “la gente ha descubierto que tiene un papel dentro de la Iglesia, que no son solamente consumidores, receptores de un mensaje, de una doctrina” sino que “son protagonistas y quieren colaborar y aportar”.

Respecto de la síntesis final de las aportaciones, el Arzobispo de Barcelona señala que “lo importante no son las preocupaciones” planteadas por los participantes, sino haber entrado en un dinamismo de reflexión común que lleve a la renovación y a ser signo de esperanza. 

“No somos los guardianes del pasado, sino que somos los profetas del futuro, porque Jesucristo es Dios ayer, hoy y siempre”, ha concluido sobre esta cuestión el Cardenal.

En la síntesis final de la fase diocesana del Sínodo de la Sinodalidad, clausurada el 11 de junio por la Conferencia Episcopal Española, se incluye que “aunque se trata de cuestiones suscitadas solo en algunas diócesis y, en ellas, por un número reducido de grupos o personas, vemos conveniente incorporar a esta síntesis, por su relevancia en el imprescindible diálogo eclesial y con nuestros conciudadanos, la petición que formulan acerca de la necesidad de discernir con mayor profundidad la cuestión relativa al celibato opcional en el caso de los presbíteros y a la ordenación de casados; en menor medida, ha surgido igualmente el tema de la ordenación de las mujeres”.

Estas propuestas habían sido recogidas previamente en los documentos de las Archidiócesis de Barcelona y Zaragoza.

Abusos en la Iglesia

Por otro lado, el Cardenal Omella dijo que el drama de los abusos en el seno de la Iglesia es una realidad dolorosa que también se vive “con esperanza”, por el proceso de reflexión, conversión y puesta en marcha de medidas para que no se repitan. 

El Cardenal indicó que es necesario que este proceso interno de la Iglesia, que ha contado con una auditoría externa en España, se haga extensivo a toda la sociedad, no con la intención de “echar balones fuera, sino con intención de que todos mejoremos en ese camino”.

Roe vs. Wade y el supuesto “derecho” al aborto

Consultado sobre la reciente sentencia de la Corte Suprema de Estados Unidos, que el 24 de junio falló mayoritariamente a favor de anular el supuesto “derecho” al aborto legal en el país, derogando el fallo del caso Roe vs. Wade de 1973, el Purpurado expresó su confianza en que suponga un cambio y un estímulo para otros estados en la defensa de la vida humana: 

“Va a marcar caminos y nos tiene que hacer reflexionar a todos”, aseguró el Cardenal Omella, quien ha incidido al respecto en que “la vida es un regalo que nosotros no podemos destruir”.

Etiquetas: España, Iglesia en España, Obispos de España, Sínodo, proceso sinodal, Sínodo de la Sinodalidad