10 de noviembre de 2021 7:50 pm

Bendicen imagen del futuro santuario dedicado a la Divina Misericordia

Por Giselle Vargas

Cristo de la Divina Misericordia. Crédito: Santuario Santa Faustina, Santiago de Chile.

Con la bendición de una escultura de Cristo de la Misericordia, avanza el sueño de la construcción de un santuario dedicado a esa devoción en Santiago de Chile.

La efigie de 6.500 kilos, hecha de mármol travertino, material traído de la ciudad norteña de Calama, fue bendecida por el Nuncio Apostólico en Chile, Mons. Alberto Ortega.

El Cristo de la Misericordia fue instalado a unos 800 metros del futuro santuario de la Divina Misericordia, obra impulsada por la parroquia Santa Faustina de Chicureo, en la comuna de Colina.

La ceremonia se realizó el 6 de noviembre luego de una sesión del congreso virtual sobre la Divina Misericordia y de un momento de adoración Eucarística al interior de la parroquia.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/ZB0JPBVyqsQ?start=6373" title="YouTube video player" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

Luego, los participantes se trasladaron hacia la explanada, donde se ubica la imagen de Cristo de la Misericordia, y escucharon las palabras del escultor Juan Vergara Cubillos, artesano que dirigió la creación de la imagen.

En representación de los artesanos de las ‘Canteras de Colina’, Vergara explicó que la obra tomó siete meses con la ayuda de canteros, maestros, ayudantes y aprendices.

Emocionado, Vergara agradeció la oportunidad y explicó que “este acto de confianza del padre Juan Ignacio -párroco del lugar- depositó en nuestro pequeño pueblo, enriquece y dignifica el oficio de ser cantero”.

La alcaldesa de Colina, Isabel Valenzuela, también manifestó su felicidad porque la comunidad tendrá este “espacio de recogimiento, de ayuda, de cercanía a Dios. Creo que es lo que el mundo necesita”.

A su turno, Mons. Ortega manifestó que con ese hito “empieza una bendición para la comunidad de Colina, una bendición para la Iglesia en Chile y para toda la sociedad. La presencia de un santuario de la Divina Misericordia es una buena noticia para todos hace de este lugar, un lugar de gracia y de bendición”.

“Esta estatua que hoy bendecimos nos ayuda a contemplar la misericordia de Dios en Jesucristo, nos ayuda a acudir a Él para decir ‘Jesús Confío en ti’, para ponernos en manos de la Misericordia”, sostuvo.

Construcción del santuario de la Divina Misericordia

El sueño de levantar un santuario de la Divina Misericordia surgió en el 2003 y fue creciendo en la medida que la comunidad de base ‘Las Canteras’ fue creada como tal, en 2010. De la mano de la parroquia Inmaculada Concepción de Colina, la comunidad tendría como objetivo convocar y atender pastoralmente a los fieles del sector de Las Canteras, Chicureo y Chamisero.

Mientras avanzaba lentamente la primera etapa de la búsqueda del terreno, en 2009 se creó la fundación canónica Divina Misericordia y la comunidad de base se constituyó como parroquia en diciembre de 2012.

Finalmente, un grupo de particulares donó el espacio donde se levantará el santuario a la Divina Misericordia y se ubica al lado de la parroquia Santa Faustina.

En medio de ese caminar y confiados en Dios, la comunidad preparó con alegría y mucha humildad una capilla de Adoración perpetua que aún en tiempos de pandemia continuó funcionando gracias al compromiso de los fieles y el apoyo de las religiosas del sector.

En la segunda y tercera etapa de construcción, se proyecta el financiamiento de la obra de unos 3 mil millones de pesos chilenos, los que podrían reunirse a través de la donación de los mismos fieles, donantes particulares y a través de distintas actividades comunitarias.

El arquitecto, Osvaldo Fuenzalida, precisó que la construcción se realizará con materiales “simples pero nobles” como el hormigón, ladrillo y madera, que darán paso a una capilla destinada al bautisterio, otra para la adoración perpetua, un velatorio, una capilla de uso diario y la nave central. Tendrá capacidad para unas 600 personas sentadas.

“Será de brazo abiertos” para “todos los que se acogen a la misericordia del Señor”, dijo Fuenzalida.

En conversación con ACI Prensa, el P. Schramm manifestó que esta obra responde a “los caminos del Señor” porque cualquiera podría pensar que “socialmente, económicamente es el momento más inoportuno. Pero desde la fe es el momento más necesario, porque hoy más que nunca vemos la necesidad de suplicar la misericordia para Chile”.

“En el último tiempo de un Chile de odio, de desencuentro, de rencillas interminables, vemos que humanamente no podemos salir. Pero siempre debemos recurrir a Dios porque lo que es imposible para el hombre es posible para Dios”.

Junto con alentar la confianza en Dios de la Misericordia, el sacerdote invitó a “irradiar y reflejar su amor con las obras de misericordia espirituales y corporales” porque “la fe sin obras, por fuerte que sea, está muerta, y que debe dar frutos de misericordia”.

En ese sentido, “el gran llamado para nuestra sociedad es confiar en Dios y realizar obras de misericordia, porque sólo así construiremos una sociedad que refleje los valores que Jesús nos enseña en el Evangelio”, concluyó el P. Schramm.

Para colaborar con la construcción del santuario de la Divina Misericordia:

Fundación Santuario Divina Misericordia
RUT: 65.011.849-9
Banco Santander
Cuenta Corriente: 0-000-6294567-2
Correo: donacionconstruccion@divinamisericordia.cl
Mensaje: Donación construcción

Más información AQUÍ.

Etiquetas: Chile, Divina Misericordia, construcción de iglesias, Santuario de la Divina Misericordia, Arquidiócesis de Santiago, parroquia Santa Faustina