21 de julio de 2022 5:16 pm

Beato Salesiano Artémides Zatti es nombrado protector de enfermeras en Cuidados Paliativos

Por Abel Camasca

Pintura del Beato Artémides Zatti. Crédito: Salesianos de Don Bosco

Los integrantes del centro de cuidados paliativos “Casa de la Bondad” en Córdoba, Argentina, eligieron al Beato salesiano coadjutor Artémides Zatti, próximo a ser canonizado por el Papa Francisco, como protector de las enfermeras que laboran atendiendo a los pacientes terminales en esta institución.

De acuerdo a la Agencia de Noticias Salesianas (ANS), esto se realizó con la entronización de una imagen del Beato en las instalaciones del centro, el domingo 17 de julio, y se celebró una Santa Misa.

Entre los asistentes se encontraban la directora de la “Casa de la Bondad”, Mónica Brunetto, el secretario inspectorial de los Salesianos de Argentina Norte (ARN), Hermano José Sobrero, el sacerdote salesiano Adrián Botta, director de la obra Pío X; así como voluntarias, enfermeras y residentes de la casa.

También se hicieron presente algunos familiares del Beato, como su sobrino nieto, Ricardo Zatti, y su sobrino bisnieto, Adrián Zatti, quienes compartieron algunas anécdotas y el cariño de la familia por el recordado tío.

Casa de la Bondad

El Centro de cuidados paliativos “Casa de la Bondad” brinda atención médica especializada a personas necesitadas y desamparadas que tienen alguna enfermedad terminal o que están en su fase final. 

La Casa de Córdoba es una de las 4 casas que pertenecen a la Fundación Manos Abiertas que surgió en 1992, en Buenos Aires, por el impulso de unos voluntarios que eran asesorados por el sacerdote jesuita Ángel Rossi, actualmente Arzobispo de Córdoba.

De acuerdo a su sitio web, la Fundación tiene hogares para adultos, niños y mujeres, centros de salud, escuelas y talleres, asilo para refugiados, entre otros.

Además, brinda acompañamiento, asesoramiento y ejercicios espirituales. Está presente en 11 ciudades de Argentina.

El salesiano coadjutor Artémides Zatti

Don Bosco quiso que sus salesianos sirvieran a los jóvenes como sacerdotes y como coadjutores, quienes son laicos religiosos con votos de obediencia, pobreza y castidad que viven en comunidad con sus hermanos presbíteros y reciben una constante formación específica para su misión en el sector laboral.

Uno de los coadjutores que más ha avanzado en el camino de la santidad es Artémides Zatti, quien fue un joven migrante italiano que llegó a Argentina en 1897. Allí asistió a una parroquia salesiana en Bahía Blanca, donde se entusiasmó por el carisma de Don Bosco e ingresó a vivir en comunidad.

Enfermó de tuberculosis y prometió a María Auxiliadora que al curarse se dedicaría a ayudar a los enfermos. Se curó y de esta manera se entrega por completo a esta misión como salesiano coadjutor, llegando a ser director del hospital administrado por los salesianos en Viedma, ciudad al centro de Argentina.

Etiquetas: Salesianos, cuidados paliativos, Beato Artemides Zatti