27 de julio de 2020 9:45 pm

Arquidiócesis en Chile se prepara con este material gráfico para la reapertura de iglesias

Imagen referencial. Crédito: Thomas Vitali en Unsplash.

En el marco del plan de desconfinamiento en Chile, la Arquidiócesis de Santiago presentó una señalética para indicar algunos resguardos que se deberán tomar en las iglesias al momento de reanudar las Misas con fieles.

El material disponible en formato digital surge a raíz de las recientes medidas de desconfinamiento paulatino presentado por el Gobierno de Sebastián Piñera, en momentos que el número de contagiados es de 347.923 personas y 9.187 fallecidos. 

El proceso contempla cinco etapas, que serán evaluables en el tiempo. De la actual “cuarentena”, con movilidad limitada para evitar la propagación del COVID-19, se pasará a la etapa de “transición”, donde se mantendrá el confinamiento para el fin de semana y festivos.

De lunes a viernes habrá mayor movilidad en algunos sectores y se permitirán actividades sociales con un máximo de 10 personas. 

Luego se pasará a la etapa de “preparación” donde se permitirán las actividades sociales y recreativas en cualquier día de la semana con un máximo de 50 personas, pero se mantiene el toque de queda.

En la etapa cuatro se realizará la “apertura inicial” de ciertas actividades de menor riesgo de contagio. Recién en esta etapa se permitirá la apertura de restaurantes, cines y teatros con un 25% de su capacidad.

Hasta ese momento los grupos de riesgo, mayores de 75 años, seguirán con restricción de movimiento.

Por último, se avanzará a la “apertura avanzada” donde se permitirán actividades sociales con un máximo de 150 personas, cualquier día de la semana. 

En ese contexto, la Arquidiócesis de Santiago explicó en su sitio web que la propuesta eclesial "Cuídate para cuidar a los demás" “contiene indicaciones simples pero imprescindibles, que permitirán proteger la vida y la salud de las personas, apelando siempre a la responsabilidad de la comunidad cristiana y a su compromiso por el bien común”.

Las indicaciones guían las actitudes sanitarias básicas al momento de ingresar, permanecer y abandonar el templo.

Se indica por ejemplo el uso obligatorio de mascarilla, la aplicación de alcohol en gel, la distancia de 1,5 metros entre los fieles, recibir la comunión en la mano, que las personas del grupo de riesgo sigan la Misa desde sus hogares, entre otras medidas.

El Obispo Auxiliar de Santiago, Mons. Cristián Roncagliolo, explicó que la señalética permitirá “celebrar nuestra fe en condiciones de seguridad, previniendo contagios y ayudándonos todos a ser agentes de cuidado y protección del bien común”.

Mons. Roncagliolo agregó que “las indicaciones están justamente al servicio de que podamos retornar a las celebraciones con presencia de fieles, pero lo hagamos siendo tremendamente responsables del bien personal y el de los demás. Esto es coherente con lo que ha pedido la autoridad sanitaria, de poner indicaciones claras y visibles”.

Además, para apoyar a las parroquias en el cumplimento de estas normas, el Obispo anunció la entrega de implementos que permitan la sanitización de los recintos, como alcohol gel y paños para limpieza.

En el texto de actualización de medidas pastorales, la Arquidiócesis se explica que las decisiones se toman “en armonía con las indicaciones de la autoridad sanitaria y consientes que el culto y, particularmente, la vida sacramental son una necesidad insustituible para el bien espiritual del Pueblo de Dios”.

“Sabemos que este camino requiere de la generosa colaboración de sacerdotes, consejos parroquiales y de todo el pueblo cristiano. La buena realización de este proceso nos permitirá avanzar sin prisa, pero sin pausa, en una progresiva normalización, respetando los tiempos y modos que la autoridad sanitaria indique".

“Un aspecto que será molesto, sin duda, serán las limitaciones en número y la necesaria inscripción para las misas, pero esto resulta necesario en esta etapa para la trazabilidad y para el adecuado orden del proceso”.

En ese sentido, el documento precisa que la etapa de transición considera un máximo de cinco personas en la iglesia de lunes a viernes. 

“Hacemos propias las palabras del Papa hace algunos días: ‘¡Estén atentos, ¡no canten victoria aún! ¡no canten victoria demasiado pronto!’. La prudencia nos ayudará a avanzar sin tropiezo pero también sin retrocesos”, citó el documento.

Más información del plan “Cuídate para cuidar a los demás” AQUÍ.

Etiquetas: Arzobispado de Santiago de Chile, pandemia, Misas públicas, medidas sanitarias, reapertura de iglesias, Misas con fieles