2 de octubre de 2015 3:25 pm

Ante el caso de Andrea, Mons. Reig Plá recuerda doctrina sobre alimentación asistida

Por Blanca Ruiz

Imagen referencial / Foto: Flickr Steven Depolo (CC-BY-2.0)

Ante el caso de Andrea, la niña de doce años para quien sus padres piden la eutanasia, el Obispo de Alcalá de Henares (España), Mons. Juan Antonio Reig Plá, recordó el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe que señala que la alimentación y la hidratación artificiales no pueden ser interrumpidos a una persona en estado vegetativo permanente, pues ella no ha perdido su dignidad humana.

Andrea padece una enfermedad degenerativa y sus padres Antonio Lago y Estela Ordóñez pidieron que se le retire la alimentación artificial que recibe en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela. Sin embargo, los médicos se han negado a aceptar la petición por tratarse de un soporte vital y básico.

En ese sentido, Mons. Reig Plá citó el documento del Magisterio de la Iglesia aprobado por Benedicto XVI en 2007 y que responde a algunas preguntas de la Conferencia Episcopal Estadounidense sobre la alimentación e hidratación artificiales.

Suministrar alimento y agua por vías naturales o artificiales es, según precisa este documento, “un medio ordinario y proporcionado para la conservación de la vida. Por lo tanto es obligatorio en la medida y mientras se demuestre que cumple su propia finalidad, que consiste en procurar la hidratación y la nutrición del paciente”.

“De ese modo se evita el sufrimiento y la muerte derivados de la inanición y la deshidratación”, precisa. En el caso de que la nutrición e hidratación se suministre por vías artificiales a un paciente en “estado vegetativo permanente”, éstos “no pueden ser interrumpidos cuando los médicos competentes juzgan con certeza moral que el paciente jamás recuperará la consciencia”.

Ya que según precisan un paciente en “estado vegetativo permanente” es una persona, “con su dignidad humana fundamental, por lo cual se le deben los cuidados ordinarios y proporcionados que incluyen, en principio, la suministración de agua y alimentos, incluso por vías artificiales”.

Benedicto XVI junto con el Cardenal William Levada, por entonces Prefecto para la Doctrina de la Fe, aprobó esta información y pidió que se hiciera pública en agosto de 2007.

Para más información http://www.obispadoalcala.org/eutanasia.html

También te puede interesar:

Etiquetas: España, Eutanasia